Juan José Arreola

Juan José Arreola, una herencia cultural literaria

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara puso la mesa para recordar a Juan José Arreola, en el vigésimo aniversario de su muerte.

Guadalajara, 5 de diciembre (MaremotoM).- La oralidad de Juan José Arreola es única y pasa de generación en generación. A 20 años de su muerte, la Feria Internacional de Guadalajara preparó un espacio para conmemorar el aniversario luctuoso del autor de La feria, en una actividad que contó con la presencia de Jacobo Sefamí, Rafael Olea Franco, Sara Poot-Herrera y Alonso Arreola, nieto del escritor zapotlanense.

“Arreola vive en todos nosotros”, comentó la escritora y reconocida arreolista Sara Poot-Herrera para que Alonso iniciase un discurso que escribió + rememorando justamente la importancia o la de la figura de su “abuelo, abuelito, abuelo José, abuelito, abuelo”. Alonso le dedicó un discurso conmovedor, en donde expresó su admiración y respeto no sólo al Juan José Arreola escritor, sino al personaje que iba más allá del oficio.

Juan José Arreola
El recuerdo de Juan José Arreola. Foto: Cortesía FIL en Guadalajara

Arreola es recordado como un escritor cosmopolita que en sus textos ahonda en la ironía de la autocrítica y la autoficción, que se puede ver reflejado en sus obras burlándose de sí mismo, dejando a un lado la solemnidad, siendo estos una odisea en la cultura.

Juan José Arreola sigue cosechando nuevos lectores que se asoman hacia las puertas literarias que su oralidad les permite cruzar. Y no sólo es leído en países hispanohablantes: su obra se ha traducido a muchos idiomas. “La traducción es un arte”, mencionó Sara Poot-Herrera al mencionar que las obras del escritor cosmopolita llegan a muchos países, y que el trabajo del traductor va no sólo más allá de pasar las palabras de un idioma a otro, sino que se requiere entender la cultura.

Te puede interesar:  Chuck Palahniuk y la saga de Fight Club: Las pesadillas son una buena señal
Juan José Arreola
La increíble Sara Poot. Foto: Cortesía FIL en Guadalajara

Al principio de la carrera de Arreola, los críticos siempre quisieron ponerlo en pugna con Juan Rulfo, generar una pelea entre los autores, al presentarlos como un escritor de lo cosmopolita (Arreola) y otro de lo local (Rulfo). Sin embargo esto no cuajó, ya que ambos jamás quisieron crear un conflicto por el respeto mutuo que se tenían. Y ese respeto no solamente era entre ellos. Jorge Luis Borges le tenía una gran admiración a Arreola. Tanto que cuando se conocieron Borges le besó la mano, “por ser las manos que le enseñaron a escribir”.

Lecturas que concluyen para moldear generaciones, en eso se podría resumir el trabajo de Juan José. Como un referente para la literatura contemporánea, que ayuda a descubrir nuevos autores los cuales terminan por obtener una trayectoria impresionante.

Comments are closed.