Todo es cierto

Kenneth Branagh hace de Shakespeare y produce una de las mejores películas de su carrera

Sabemos que Branagh dirige esta película, que Ben Elton la escribe, que tiene escenas geniales como las que protagonizan Kenneth y Ian Mc Kellen, donde se sospecha de la homosexualidad de William Shakespeare o los encuentros con su mujer Anne (que protagoniza Judi Dench, quien ahora interpreta a la esposa del gran actor británico). Y todo esto, parafraseando la película, es cierto.

Ciudad de México, 13 de agosto (MaremotoM).- ¿Qué pasa con los actores? ¿Son personas normales, son gente que la podríamos tratar así nomás o viven en una burbuja, son excéntricos y lo mejor es no conocerlos, sino disfrutarlos desde la pantalla o sentado en una sala de teatro?

Ha muerto Anne Heche, dando de sí una vida torturada, llena de problemas, ¿la actuación no le sirvió para encarrilar su existencia? Escribo esto porque soy absolutamente fan del actor Kenneth Branagh (1960, Irlanda del Norte, Reino Unido). Lo vi en Wallander, lo vi en esa película maravillosa Los amigos de Peter, que él mismo dirigía (con un Stephen Fry del que me hice también fanática entonces, era 1992) y lo acabo de ver en Belfast (bueno, no a él, sino a las criaturas que dirigía, con una Judi Dench que esta vez hacía de su madre)

Más allá de sus incursiones en Marvel y toda su obra comercial, que también me gusta, a mí me gusta todo lo que hace Branagh, hace dos semanas vi en Netflix Todo es cierto, donde como dice el periodista de Tijuana Jaime Chadez Bonilla: “William Shakespeare no existió, en realidad es un seudónimo del actor – director Kenneth Branagh, que ya lleva varias reencarnaciones el chamaco”.

Todo es cierto
Con la enorme Judi Dench. Foto: Cortesía

Tiene mucha razón, nadie conoce tanto y le habla de tú a William Shakespeare como él. Además de todas sus obras de teatro, el cine ha estado marcado por el pensamiento y la sensibilidad del gran dramaturgo inglés. Debutó como director en Enrique V, adaptó Mucho ruido y pocas nueces, Hamlet, una película que tomando como base el montaje de Adrian Noble con la Royal Shakespeare Company, que Branagh ya había protagonizado, el cineasta británico retomó el papel del torturado príncipe de Dinamarca para escribir y dirigir la adaptación más completa y exhaustiva hasta la fecha, rodada en épicos 70 mm. y 4 horas completas de duración.

Te puede interesar:  Sam Waterston y el regreso de La ley y el orden: Fue como ponerse ropas muy familiares

Todo Shakespeare respira Kenneth y si bien es cierto que ha participado en otras adaptaciones, ha hecho muchas obras en el teatro, pero faltaba lo que tiene Todo es cierto, que sea el rol del dramaturgo, un hombre frágil, en el final de su vida, que idealiza y lamenta la muerte de su único hijo. Es en esta visión de Branagh con el guionista Ben Elton, donde pone una visión feminista y confronta a la hija (como en el mismísimo Rey Lear), quien reclama una ceguera frente a las niñas, en momentos en que las mujeres para las familias no valían nada.

Sabemos que Branagh dirige esta película, que Ben Elton la escribe, que tiene escenas geniales como las que protagonizan Kenneth y Ian Mc Kellen, donde se sospecha de la homosexualidad de William Shakespeare o los encuentros con su mujer Anne (que protagoniza Judi Dench, quien ahora interpreta a la esposa del gran actor británico). Y todo esto, parafraseando la película, es cierto.

Pero también es verdad que es ese gran actor británico que nos sacamos el sombrero y vemos su gran capacidad artística para hacer lo que probablemente sea una de sus mejores películas en muchos años.

Kenneth Branagh es ese actor diseñado por un lenguaje de actor, por una tradición que no sólo es británica sino del mundo y que la entrega palmo a palmo en la pantalla. Una delicia.

Comments are closed.