Miguel Ángel Villanueva

La actividad cultural no para, no cesa, dice el flautista Miguel Ángel Villanueva

Es un gran solista de México y uno de los más importantes generadores y promotores a nivel mundial de música nueva para la flauta transversa. Pensamos a veces en ese rock progresivo, obviamente en Jethro Tull y él nos hace acordar de Jean-Pierre Rampal, un músico que hizo realmente popular la flauta transversa.

Ciudad de México, 14 de enero (MaremotoM).- Miguel Ángel Villanueva toca la flauta transversa, un instrumento que lo ha llevado por el mundo y adentrarse en ese universo interior que es la música. Hablar con él de la flauta, implica también hablar de una carrera que de acuerdo con sus principios, nada tiene que ver con la música.

Es un gran solista de México y uno de los más importantes generadores y promotores a nivel mundial de música nueva para la flauta transversa. Pensamos a veces en ese rock progresivo, obviamente en Jethro Tull y él nos hace acordar de Jean-Pierre Rampal, un músico que hizo realmente popular la flauta transversa.

Ha grabado con muchos músicos mexicanos, entre ellos Eugenio Toussaint, Lucía Álvarez, Patricia Moya, Horacio Uribe, Hugo Rosales, René Torres y Roberto Peña, además de obras de música de cámara de diversos autores nacionales y extranjeros.

Fue invitado como solista por importantes orquestas en todo el país, así como en Francia y Alemania. Su actividad musical lo ha llevado a presentarse en Francia, Alemania, Inglaterra, Irlanda, República Checa, Austria, Eslovaquia, EUA, Canadá y México.

En 2003 fue seleccionado por el FONCA para realizar una residencia artística en el Banff Centre, en Alberta, Canadá. Ha participado como flautista invitado en la National Flute Convention de EUA y en el World Harp Congress.

Miguel Ángel Villanueva
Uno de nuestros más grandes músicos. Foto: Cortesía

También es docente, Coordinador General de la Convención Internacional de Flauta Transversa, creador y Director Artístico del Concurso Nacional de Flauta Transversa y profesor titular de flauta transversa en los niveles de Iniciación Musical, Propedéutico,  Licenciatura y Posgrado en la Escuela Nacional de Música de la UNAM.

¿Este instrumento está de moda o no? ¿Qué pasa con la flauta transversa?

“Es un instrumento bastante versátil, lo encontramos en la música celta, en el bossa nova, en el cha cha chá, en el jazz, con grandes exponentes como Hubert Laws, en el jazz latino hay muchos flautistas. Está Ian Anderson, con Jethro Tull, aunque en el rock no tanto”, dice Miguel Ángel Villanueva.

“Yo soy maestro de la Facultad de Música de la UNAM. La flauta transversa es un instrumento muy demandado. Hay muchos muchachos que quieren aprender a tocar el instrumento. En el marco de la universidad, lo que ofrecemos como formación es la técnica clásica del instrumento. Soy una persona que está muy abierta a los distintos géneros musicales, sin embargo, la técnica clásica ha tenido una estructura de enseñanza que no la han tenido otros géneros. Ya hay escuelas de jazz, hace algún tiempo”, agrega.

“Conocí a la flauta a los 15 años, a través de un disco que trajo mi hermano, donde estaban grabadas las sonatas de Bach para flauta y clavecín. A partir de ahí dije que quería tocar ese instrumento. Mi madre quería que estudiara piano, pero elegí la flauta. Ya comprometerme con los estudios profesionales, a los 18 años, más o menos”, afirma.

“Para mi madre era muy importante la formación musical. A mí me gustaban los deportes, pero mi madre me obligó e incluso compró un piano para que me entusiasmara, con tal de que no estuviera en la calle después de la escuela. Mi hermano me compró una flauta en una casa de empeño y con ella empecé”, afirma.

Te puede interesar:  Maroon 5 vuelve en marzo al Foro Sol

La carrera es una cosa y la música es otra.

“Cuando uno entra a una escuela de música uno piensa que una cosa llevará a la otra. La relación con la música es algo muy interno, la relación con la carrera es algo totalmente externo. Uno tiene que identificar aspectos muy importantes que juegan a que una persona se destaque. Hay factores raciales, incluso, estamos frente a un público cada vez más visual. Para mí ha sido difícil qué factores juegan un papel importante en determinada orquesta o en determinada institución y entonces elaborar una propuesta que concilie todos esos factores”, explica Villanueva.

Miguel Ángel Villanueva
La carrera es una cosa y la música es otra. Foto: Cortesía

El instrumentista precisamente ha analizado los aspectos de una carrera. Dice que ahora estamos en una situación muy lamentable, pues la sala de conciertos está cerrada. Este es un país donde la cultura es lo último, donde se ve como algo que no es necesario, que no es de primera necesidad. Cuando tenemos gobernantes que piensan así o medios, donde aparece la sección cultural al final, en las mismas universidades, donde el sector de arte no tiene el mismo peso que el sector de ciencia, estamos en una sociedad donde el artista no está protegido de ninguna manera.

¿Qué piensa de los conciertos en streaming? “Es una actitud loable para mantener la presencia, la actividad cultural no para, no cesa, la gente que realmente ha entendido el arte como alimento de su propia vida es la que busca incluso conciertos en internet. En realidad jamás van a sustituir la música en vivo”, afirma.

“El primer proyecto que tengo es mantener una relación de calidad con la música, que no me desanime para tener una buena relación con la música. Sigo practicando, leyendo algún concierto nuevo, ahora estoy estudiando un concierto de Carl Reinecke, un compositor alemán, un concierto muy poco conocido, que se compuso en 1908, es de un romanticismo tardío, sin embargo, este compositor hizo esta obra, que es muy bonita. Por otro lado, estoy haciendo mi tesis de doctorado, sobre la flauta en el siglo XXI”, expresa.

“La academia y la música son complementarias. La universidad nos exhorta a mantenernos actualizados y por el otro lado el maestro es el eslabón entre la vida profesional y la vida de estudiante. Tenemos que mantenernos fuertes para que los muchachos no pierdan el ánimo”, agrega.

¿Hay algún músico, instrumentista, autodidacta, que lo haya impresionado? “Sí, por supuesto. El que más me ha impresionado es Herbie Mann, un flautista de jazz, era una persona que era un gran músico y que eligió la flauta como su voz. Si lo evaluamos con criterios de la técnica clásica, podemos hacer varias críticas, pero escuchando sólo la música era un gran flautista”, dice.

“Para mí fue determinante Jean Pierre Rampal y luego James Galway. Yo pude conocer a los dos. A partir de ahí hay varios flautistas muy buenos, de la joven generación que me han gustado mucho. Una flautista que se llama Sophie Cherrier, que me encanta. Rampal vivió una época que fue muy afortunada para él. Tiene una gran formación y en ese tiempo había una gran demanda de flautistas para hacer grabaciones. A partir de ahí su nombre empezó a sonar a todo el mundo”, dice.

“A alguien que quiere adentrarse en este instrumento le diría que no confunda su relación con la música con su relación con la carrera”, concluye.

Comments are closed.