Andrés Spokoiny

¿La ciencia o la religión para comprender el mundo? El impío, una novela histórica y pre Spinoza

“La idea de la novela surgió a partir de una nota al pie de página en un libro sobre la secularización del mundo. Aparecía, junto al racionalista Baruch Spinoza (1632-1677), como uno de los que había iniciado la revolución filosófica que llevó a la modernidad. Empecé a buscar y me di cuenta de que es una figura olvidada”, expresa el autor que expone un debate muy actual: ¿La religión o la ciencia para comprender el mundo?

Ciudad de México, 26 de julio (MaremotoM).- ¿Pueden los personajes secundarios, inexplorados por la gran historia oficial, hacer una nueva visión de todo lo que ha pasado? Vimos primero a la esclava de Sor Juana, con una novela impresionante de Ignacio Casas, que ganó, entre otras cosas, por el Concurso del Claustro Sor Juana y editada por Grijalbo, La esclava de Juana Inés.

Ahora aparece Juan de Prado, un médico judeoespañol del siglo XVII, quien es considerado el padre olvidado de la modernidad y hacia quien Andrés Spokoiny ha realizado una novela monumental que se llama El impío y donde cuenta que Juan de Prado ha sido como una especie de sombra paterna de Baruch de Spinoza.

Andres Spokoiny
La idea de la novela surgió a partir de una nota al pie de página en un libro sobre la secularización del mundo. Foto: Cortesía

“La idea de la novela surgió a partir de una nota al pie de página en un libro sobre la secularización del mundo. Aparecía, junto al racionalista Baruch Spinoza (1632-1677), como uno de los que había iniciado la revolución filosófica que llevó a la modernidad. Empecé a buscar y me di cuenta de que es una figura olvidada”, expresa el autor que expone un debate muy actual: ¿La religión o la ciencia para comprender el mundo?

La sinopsis de la novela explica que Juan de Prado tuvo en su contra dos condiciones: ser de origen judío y fiel creyente de la razón y la ciencia. En una época en que la Inquisición perseguía fervientemente no solo otras doctrinas religiosas, sino también todas aquellas corrientes de pensamiento que no fueran dogmáticas, el universo filosófico de Juan de Prado se consideraba el de un hereje. Tras muchas desventuras en su natal España y otros países europeos, se asentó en Ámsterdam, donde tuvo oportunidad de conocer al gran Baruch Spinoza.

Basada en una profunda y rigurosa investigación, El impío es también una novela cargada de aventuras. Las tribulaciones de un intelectual creyente.

“Juan de Prado es un personaje fascinante, el que pronuncia los desafíos del mundo moderno. Se trata de un médico sefaradí, una persona que había crecido como católica tras conversiones forzadas que había en el siglo XV. Empieza a practicar el judaísmo en secreto, bajo el peligro de ser apresado en la Inquisición”, explica.

Te puede interesar:  No hacemos mejoralitos, dice la editora de Pax, Danu Hernández

“Él se vuelve una especie de líder de una comunidad de judíos secretos en España. Llega a Ámsterdam. Era la ciudad en ese momento más libre del mundo y vuelve al judaísmo. Descubre que así como había dudado de los dogmas católicos, empieza a dudar de los dogmas judíos. Entonces comienza a desarrollar la filosofía deísta”, agrega.

Dios y las leyes naturales son lo mismo es una de las ideas que empieza a generar Juan de Prado. Analiza las relaciones entre la religión y el Estado. Empieza a formar un grupo de jóvenes, a quienes les mete sus ideas en la cabeza y entre esos jóvenes está Baruch Spinoza.

“La constante en Juan de Prado es la duda. Es un dudador compulsivo. Eso es un poco el pensamiento moderno, someter todo a una revisión científica, no tomar a una verdad como una verdad revelada”, afirma Andrés Spokoiny.

Pensar libremente, no conformarse con los dogmas, no rendirse frente a la inquisición del pensamiento, identidad, ciencia y razón, son cosas que le pasan a Juan de Prado en el siglo XVII.

En tiempos de coronavirus, estamos otra vez en la duda ancestral y como tal vemos a Juan de Prado como un visionario.

“El ser humano siempre busca certezas, nos confrontamos con los límites de nuestra propia racionalidad. La pandemia nos muestra que no sabemos lo que no sabemos”, explica.

Andrés Spokoiny
El impío, una gran novela histórica. Foto: Cortesía

“El método científico nos da la vía para investigar. Todo surge por no buscar respuestas espúrias y respuestas fáciles”, expresa.

Juan de Prado es además una figura de renombre mundial en el campo de la filantropía, el desarrollo comunitario y las entidades sin fines de lucro y este es un gran libro a su figura dedicado, realizada por el Presidente y CEO de Jewish Funders Network (JFN), una de las instituciones centrales de la comunidad judía a nivel internacional.

Andrés Spokoiny nació en Argentina y se graduó en 1994 como Licenciado en Administración en la Universidad de Buenos Aires; también cursó estudios de Teología y Educación en el Seminario Rabínico Latinoamericano. Cursó también estudios de postgrado en Educación y Comportamiento Organizacional en la Universidad Hebrea de Jerusalén, amén de cursos de especialización en universidades diversas.

Comments are closed.