“La Conquista Española arrasa, destruye, aquí hubo un exterminio”: Pedro Miguel

Hernán Cortés ronda por nuestro tiempo y se pregunta “¿Quién soy? ¿Qué soy? ¿Cómo podré volver a aposentarme en un cuerpo que es polvo?”. El libro tiene la fuerza de alguien presente, en un mirar nuestro tiempo con los ojos del conquistador que por otro lado siempre tiene miedo.

Ciudad de México, 19 de enero (MaremotoM).- El último suspiro del conquistador (FCE) es el nuevo libro de Pedro Miguel, que trata a Hernán Cortés como esa persona que sigue siendo parte de nuestro tiempo.

El alma del conquistador es el índice que “seguimos friéndonos en un caldo de sentimientos encontrados, preponderantemente muy negativos y una buena parte del México contemporáneo odia a Hernán Cortés. Yo lo odiaba. Decidí traerlo a este siglo para hacerle una gran canallada y se me pasó el odio”, dice el autor.

“En términos particulares es la gran tentación de brincar la muerte y de traer del Más Allá al Más Acá”, agrega.

Pedro Miguel
El último suspiro del conquistador, fue editado por el FCE. Foto: Cortesía

Hernán Cortés ronda por nuestro tiempo y se pregunta “¿Quién soy? ¿Qué soy? ¿Cómo podré volver a aposentarme en un cuerpo que es polvo?”. El libro tiene la fuerza de alguien presente, en un mirar nuestro tiempo con los ojos del conquistador que por otro lado siempre tiene miedo.

“México por entonces no existía. Existía Mesoamérica, que era un universo muy distinto a lo que pensamos hoy como México. Creo que el odio a Hernán Cortés es por la destrucción impía, destrucción humana, cultural, social, que produjo su empeño conquistador. A raíz de la Conquista, la población de Mesoamérica disminuyó un 90 % en menos de un siglo”, dice.

“Quizás sea un abuso hablar de genocidio, porque esa palabra se produce en el siglo XX. Para todos los pueblos había una Conquista respetuosa, te voy a poner un ejemplo, los romanos en Palestina sojuzgaron, cobraban impuestos, pero respetaron la cultura que se encontraron allí. La Conquista Española arrasa, destruye el conocimiento de milenios, en aquella época no había justificación posible para hacer quemas de miles de códices, para imponer una religión, el intento de destrucción de idiomas y la destrucción humana. Se cometieron atrocidades terribles. Aquí hubo un exterminio”, dice Pedro Miguel.

Te puede interesar:  Cuando el sueño del pibe terminó

“No reivindico a Hernán Cortés, simplemente logré entenderlo. Es mi personaje en El último suspiro del conquistador, al que pretendo explicarlo en términos literarios. Es un personaje muy dual, una máquina de destruir y al mismo tiempo es un tipo que está proyectando organizaciones sociales. Creo que Hernán Cortés fracasa, es un gran derrotado y termina dándome un poco de lástima”, agrega.

Habla de la religión, en términos de que el catolicismo está muy débil en México y en el mundo. “Aquí ha crecido el Culto a la Santa Muerte. A mucha gente le asusta, incluso, pues para mí es una madre alternativa. Se ha dicho mucho que la Virgen de Guadalupe en realidad se llama Tonantzin y que no tiene nada que ver con la Guadalupe de Extremadura. Creo que no hay un crecimiento del catolicismo, hay una diversidad en la espiritualidad”, expresa.

Pedro Miguel
Aquí hubo un exterminio, dice Pedro Miguel. Foto: Cortesía

El último suspiro del conquistador revela la derrota de Hernán Cortés. “La derrota es cuando funda Nueva España, una nación que lo detesta. La sucesión de esa nación, que es México, detesta también a Hernán Cortés. Su derrota personal es que el pobre Cortés por más que destruyó, termina muy infeliz, amargado, por las intrigas de la Corte de España. Carlos V jamás lo recibió”, dice Pedro Miguel.

Comments are closed.