Camila Sosa Villada

“La cuarentena aceleró los procesos de odio irracional”: Camila Sosa Villada

Las malas es un retrato literario de un grupo de travestis que refleja la transición del miedo y el desprecio en la actitud inquebrantable de Camila y sus compañeras. Es un relato de infancia y un rito de iniciación.

Ciudad de México, 28 de agosto (MaremotoM).- A veces vienen esas novelas cargadas de verdad que todos quisiéramos tener para siempre en la mesa de luz. Hace unos años fue Canción de tumba, de Julián Herbert. Ahora es Las malas, de Camila Sosa Villada, editada por Tusquets/Planeta.

Le decimos a ella esa apreciación y se ríe. “Siempre –dice- empecé por el lenguaje”. Parece ser que el lenguaje fue su amigo en las buenas y en las malas en su ciudad natal, la cordobesa Mina Clavero.

“A veces digo, perdón, me hice trans a los 15 años, ¡en Mina Clavero! En un pueblo de 5000 personas. ¿Cómo no voy a ser resentida?”.

Confinada por el coronavirus, Camila dice que esta época “aceleró los procesos de odio irracional. Una vertiente de odio que no termina nunca de expulsar veneno y que tiene que ver con los medios de comunicación. El poder político está enfrentado a los medios de comunicación”, afirma.

A los nueve años vendía helados en la calle y ya tenía que soportar ultrajes. En casa sufría las amenazas de su padre: todo lo que le diera vida, cada deseo, cada amor, cada decisión tomada, él la amenazaría de muerte. Cuando cumplió los trece y no lograba entender lo que pasaba dentro de ella, apareció en televisión la primera vedete travesti de la Argentina, Cris Miró: “Yo asistí a su aparición siendo un niño todavía y pensé: Yo también quiero ser así.”

Te puede interesar:  LECTURAS | La primera novela del universo de Heartstopper, Nick y Charlie

La última pregunta que le hago a Camila es si sobreviviremos a los padres y ella dice, muy tranquilamente: “Yéndose”. Razón no le falta. Talento tampoco.

Camila Sosa Villada
Cuando empecé me daba vergüenza mi barba áspera, mi nariz torcida, mis dientes chuecos. Foto: Cortesía

“Cuando empecé me daba vergüenza mi barba áspera, mi nariz torcida, mis dientes chuecos. Me daba vergüenza tener que hacerme tetas con las esquinas de un colchón. Me daba vergüenza mi falta de estudio, mi falta de mundo, mi torpeza para expresarme.”

Las malas es un retrato literario de un grupo de travestis que refleja la transición del miedo y el desprecio en la actitud inquebrantable de Camila y sus compañeras. Es un relato de infancia y un rito de iniciación.

Camila Sosa Villada nació en 1979 en La Falda (Córdoba, Argentina). Estudió cuatro años de Comunicación Social y otros cuatro de la licenciatura de Teatro en la Universidad Nacional de Córdoba. En 2009 estrenó su primer espectáculo. Carnes tolendas, retrato escénico de un travesti. En 2011 da vida al personaje de Ale en la película Mía. En 2012 actuó en la miniserie La viuda de Rafael. En 2014 protagoniza El bello indiferente, de Jean Cocteau. En 2015, Despierta, corazón dormido/Frida. En 2016, Putx madre y en 2017 El cabaret de la Difunta Correa y la miniserie La chica que limpia. Además, es autora del libro de poesía La novia de Sandro (2015) y de un ensayo autobiográfico titulado El viaje inútil (2018). Fue prostituta, mucama por horas y vendedora ambulante. A veces canta en bares.

Comments are closed.