La cultura trasciende nacionalidades

La “Nación”, esa entelequia al servicio de los grandes intereses en el mercado ideológico, es la bandera de la derecha en Ucrania, España, Brasil, etc. hoy día en un “mundo globalizado”, pero el hombre alado de mallitas negras y voz de fumador crónico no podrá ser visto en Rusia.

Ciudad de México, 4 de marzo (maremotoM).- Esta semana se estrena The Batman en las salas de cines, la más reciente entrega de este personaje surgido del cómic gringo. ¿Han decidido no estrenarla en Rusia como medida de protesta ante la ofensiva en Ucrania? Como lo escucha.

Paralelamente crecen las cancelaciones y presiones a los artistas rusos en el mundo por no posicionarse ante el conflicto. En Florencia, Italia, núcleo urbano del Renacimiento, que tanto alarde hace de los valores artísticos europeos occidentales, piden derribar una estatua de Dostoievski. Y en la Universidad Bicocca de Milán y por poco cancelan a un profesor universitario un curso sobre el escritor ruso Fiódor Dostoievski.

En Alemania, a un director de la Orquesta de la Filarmónica de Múnich, se le destituyó de su cargo, por no ceder a las presiones del alcalde de esa ciudad alemana de condenar el ataque ruso a Ucrania. La barbarie cultural.

¿Y mientras que hace la poderosa industria fílmica estadounidense? ¿Vetar Batman? ¿’Really’? El otro día en pleno zapping de YouTube, no di crédito que en el ‘late show’ de Stephen Colbert, haya una escalada propagandística anti rusa y pro Ucrania. Más allá de posicionarse, habría que entender el conflicto y en las redes ni en los medios tradicionales no tenemos las dos versiones de la historia. Facebook, Twitter y YouTube censuran medios rusos como Rusian Television.

Te puede interesar:  ¿Los técnicos van a elecciones?

Y mientras el súper héroe de ciudad gótica que combate el crimen castiga con su ausencia a Rusia, los medios europeos nos hablan de cómo se ataca a “personas rubias con ojos claros, que son europeas y que no son como las de Irak” (así lo dijo un reportero).

¿Se entera el mundo que hay artistas rusos que condenan la guerra? ¿Sabe nuestro “interconectado” mundo cultural digital de la férrea oposición de las Pussy Riot a Putin, su homofobia, misoginia y deseos de extenderse en el poder?

La cultura trasciende nacionalidades. El metarrelato del nacionalismo, que alguna vez se anunció diluido contra el fin de la historia nunca se fue. En un mundo de interconexión global económica, y de aparente globalización cultural, hegemónica anglo para ser más precisos, la idea de Estado-Nación se trae de nueva cuenta.

La “Nación”, esa entelequia al servicio de los grandes intereses en el mercado ideológico, es la bandera de la derecha en Ucrania, España, Brasil, etc. hoy día en un “mundo globalizado”, pero el hombre alado de mallitas negras y voz de fumador crónico no podrá ser visto en Rusia.

Comments are closed.