Ariana Harwicz

La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura

Ariana Harwicz, la literatura comprometido con lo bello

La débil mental es uno de los grandes libros que están en las librerías y que obedece a la voluntad de presentar escritores que hacen buena literatura.

Ciudad de México, 29 de junio (MaremotoM).- Probablemente Ariana Harwicz sea una de las escritoras más interesantes y prolíficas que salió de Argentina, ese país donde llueven escritores y donde la literatura a veces parece ser lo único bueno para sobrevivir.

Acabo de leer La débil mental (Dharma Books) un intenso diálogo entre una madre y su hija, donde el sexo aparece como único vínculo, un sexo donde la intolerancia y la falta de saciedad revelan una vida oscura y maléfica.

Son las palabras que nos atrapan de esta autora que nunca establece bordes para sus creaciones, donde siempre está a la búsqueda de algo que descontracture el presente y nos lleve a los lectores a un abismo difícil de escaparse.

Es ahí donde la raíz de la literatura firma sus acuerdos y sus desacuerdos y donde la vida se sumerge más allá de la historia, de la anécdota, creando una espiral ascendente, como si las oraciones fueran un pico de heroína, un pase de una droga hacia un universo imposible.Ariana Harwicz

La débil mental forma parte del trío que completa Degenerado (Anagrama) y Mátate, amor (Dharma Books), donde la voz de Ariana taladra el cerebro y es importante ver lo que queda después de esa lectura vertiginosa y fantasmal.

Te puede interesar:  ¿Alguien quiere que le regalen un osito? 

“Nacida en Buenos Aires, pero emigrada a Francia desde 2007, Ariana Harwicz escribe sobre la extranjería, la opresión de la maternidad, la violencia, el goce y la extrañeza del sexo y todo ello haciendo uso de una experimentación estilística que conjuga poesía con prosa narrativa y en la que los párrafos largos, sin punto y aparte, corren cual caballos desbocados, feroces”, escribió Irma Gallo.

“Ahí se arma un núcleo identitario. Yo no era escritora antes de ser extranjera y yo no era escritora antes de ser madre. Y justo dio la casualidad –que no es una casualidad– en que tuve un hijo, me volví extranjera, por elección las dos cosas, y escribí Matáte, amor y luego las otras novelas y ensayos. Entonces, en mi escritura va unida esa búsqueda estilística de la que hablabas antes con la experiencia profunda, perturbadora de ser madre y de ser extranjera, las dos cosas. Y quizá ser madre es ser extranjera también. Entonces se arma todo un nudo ahí, que si fuera al psicoanalista se lo diría, pero como no voy, te lo digo a vos que no me vas a cobrar”, afirmó durante la entrevista para La libreta de Irma.

La débil mental es uno de los grandes libros que están en las librerías y que obedece a la voluntad de presentar escritores que hacen buena literatura.

Comments are closed.