Festival Huellas

“La experiencia que viví en 2006 en Oaxaca, me va a marcar para siempre”: Diego Enrique Osorno

Diego Enrique Osorno y Eduardo Antonio Parra hablaron sobre la trayectoria del primero, una programación curada por el poeta Jorge Humberto Chávez y en el que presentaron el libro El valiente muere solo una vez (Ediciones Era), de uno de los periodistas y documentalista más inquietos de nuestro país.

Ciudad de México, 23 de septiembre (MaremotoM).- En el Festival Huellas 2020, el quinto encuentro que se celebra en el Centro de las Artes de San Luis Potosí sobre Novela Negra, se encontraron dos autores mexicanos muy queridos y admirados: Diego Enrique Osorno y Eduardo Antonio Parra.

Hablaron sobre la trayectoria del primero, una programación curada por el poeta Jorge Humberto Chávez y en el que presentaron el libro El valiente muere solo una vez (Ediciones Era), de uno de los periodistas y documentalista más inquietos de nuestro país.

Eduardo Antonio Parra preguntó a Diego si siempre quiso ser un periodista incómodo para el gobierno: “Yo empecé en el diarismo como reportero. Antes de entrar ahí trabajé en una estación de radio y era el reportero más aburrido. Hacíamos noticieros de 10 minutos cada uno. Luego fui editor de un periódico rural y el periodismo me gustaba mucho, sin embargo, en esa época me creía poeta”, dice.

“Me interesaba la literatura, gané un concurso de cuento con un trabajo que se llamaba “La vieja minga”, un cuento que tenía que ver con mi infancia en Los Ramones”, agrega.

Festival Huellas de Novela Negra
Sigue al V Festival de Novela Negra. Foto: Cortesía

Los periodistas, de Vicente Leñero, seguro que lo enamoró de la realidad, dice Parra y lo acusa de tener un libro de poesía de Osorno para chantajearlo o querer vendérselo.

“Siempre ha habido una atracción por el lenguaje, ¿en qué momento te vuelves cronista”, pregunta Eduardo Antonio.

“Cuando claudiqué en la poesía, me quise volver más radical como periodista. Cuando volví al periódico estabas tú sentado en mi banco. Lo que quería era meterme en la realidad de manera profunda, contar con la oscuridad con una incandescencia que tus cuentos tienen. En las redacciones de los periódicos hay burlas contra los que quieren escribir bien”, apunta Diego.

Te puede interesar:  Fiestas con sabor mexicano, en El Gourmet

“Pero entonces me clavé en ser cronista, al estilo anglosajón, el país estaba en la alternancia y había cierta transparencia, fui traicionando la literatura, era toda una adrenalina, pero me di cuenta de que era un periodismo cerca del poder. Era como un periodismo que se enfocaba en hablar con el poder”, agrega.

Fue en 2002 cuando Diego Enrique Osorno decidió escribir crónicas, las primeras que escribió fueron crónicas de narcos. Mandaba sus notas a México y cuando hablaba de Los Zetas no le creían en la Ciudad de México.

“La crónica me hizo reencontrarme con el lenguaje, el periodismo se volvió predominante, esencialmente me siento un reportero”, afirma Diego.

Desde el periodismo de investigación ya le gustaba ser “un periodista incómodo”, dice Parra, quien afirma que “primero estabas en la novela detectivesca y luego te pasaste a la novela negra. ¿Cuál de todos los hechos que has retratado te ha impactado a ti más como cronista?”.

“La experiencia que viví en 2006 en Oaxaca, me va a marcar como siempre. Ese año era de elecciones y en el periódico donde trabajaba, en Milenio, había una disputa para cubrir los políticos punteros. Yo no. Quise seguir al zapatismo. Marcos entonces no estaba de moda, me fui a Chiapas, un proyecto delirante en cierto sentido, pero que hoy en día tiene mucho sentido”, recuerda.

Festival Huellas
La programación de hoy. Foto: Cortesía

“Lo empecé a acompañar, era como un Quijote, estaba como en un segundo aliento y viene el siniestro en Pasta de Conchas, donde quedan atrapados 65 mineros y luego viene la represión en Atenco, que me toca cubrir. Finalmente llego a Oaxaca, donde una marcha y un plantón, donde la gente toma un canal y construyen decenas de barricadas para que no entrara la policía. ¡Era una insurrección!”, expresa.

“Ese año me marcó personalmente, me empecé a sentir cronista de verdad y al año siguiente salió mi primer libro. Encontré un aliento tratando de seguir contando historias”, afirma.

Escucha la charla en Facebook y sigue hoy el Festival Huellas, con el siguiente programa: A las 12, Orfa Alarcón y Carlos Velázquez, a las 17, Yuri Herrera y a las 20, Guillermo Arriaga.

Comments are closed.