María Fernanda Ampuero

“La ficción funciona como un juego, que aunque no quieras, está ahí”: María Fernanda Ampuero

“El cuento ha roto sus costuras buscando otros límites, otras experimentaciones”: Juan Casamayor

La autora ecuatoriana ha causado muy buena impresión con Pelea de gallos (Páginas de Espuma), su primer libro de cuentos.

Ciudad de México, 7 de octubre (MaremotoM).- Conocer a María Fernanda Ampuero es hacer contacto con una de las escritoras que más comentarios (buenos) ha recibido en Latinoamérica el año pasado.

Su primer libro, para esta periodista experta en crónicas, Pelea de gallos (Páginas de Espuma), causó muy buena impresión.

“Ha reunido en su primer libro de cuentos a un buen número de seres inocentes que se corrompen, gente enferma de amor, de soledad, de pérdida –personas que luchan, a su manera, contra la nítida crueldad de estar vivos– y lo hace con un libro demoledor y apegado a Latinoamérica, en cuyas páginas se van desgranando elementos culturales, políticos y sociales que retratan a un continente en su complejidad, en sus radicales diferencias y semejanzas”, dice la sinopsis de la editorial.

Es importante determinar por qué empresa ha salido su primer libro, Páginas de Espuma, una editorial con Juan Casamayor y todos los que están ahí, que se decidieron por los cuentos y por hacer suya la obra de quienes eligen.

María Fernanda Ampuero
Un libro que ha despertado grandes pasiones. Foto: Cortesía

Es una editorial más lenta, pero sin duda mucho más eficaz. Es probable que en las empresas más grandes, no hubiera podido Ampuero sacar su primer libro si no era una novela, se hubiera sentido presionada hasta escribir una historia larga. Sin embargo, ahora me dice: “Yo soy escritora de cuentos, nunca voy a escribir una novela”.

–Has logrado cierta fama con un libro de cuentos y tal vez un poco tarde, ¿es así?

–Yo escribo desde siempre. Siempre he tenido muy fuerte el síndrome de la impostora, creo que los ecuatorianos sufrimos ese síndrome, es una sociedad que castiga la ambición en buen sentido. La ambición en mal sentido no la castiga. En las mujeres, sobre todo. ¿Estás loca? ¿Qué pretendes? Siempre te hacen ocupar tu lugar, que es un lugar muy triste.

–En Argentina la ambición es todo…

–Ustedes hablan de sus logros todo el tiempo y tienen modelos.

–Las dos cosas son terribles

–Uno debería hacer las cosas que quiere hacer. Si quiere ser madre, sé mamá. En Ecuador es muy difícil. Yo escribía, leía, lo importante eran las matemáticas. En mi caso la impresión que tenían de mí era de una mediocridad galopante. Ya tenían al hijo mayor y no tenían grandes expectativas sobre mí. Estudié Letras. Quería ser poeta. Hice unos cuantos poemas malísimos, tuve a un profesor devastador que me dijo: ¡Es malísimo esto! Entonces entre que no tenía modelos, que el profesor me dijo que era malo, que me parecía una traición que hubiera un libro escrito por mí en una biblioteca, me lo saqué de mi cabeza. Soy periodista. He escrito muchas crónicas que me han llenado de gran satisfacción. Te juro que sentía que ya. La crónica no es un género inferior…

María Fernanda Ampuero
Ya sabes cómo funciona la ficción. Oyes una anécdota o un personaje y te dices ¿si a tal persona le pasara tal cosa?. Foto: Cortesía

–¿Cuándo empezó el tema del cuento?

–No fue una generación espontánea. Hice un brazo brutal escribiendo crónica, fueron 20 años de mi vida, tuve grandes editores, entre ellos Leila Guerriero, que pulió mi cosa barroca. También me ayudó mi búsqueda poética. Ya sabes cómo funciona la ficción. Oyes una anécdota o un personaje y te dices ¿si a tal persona le pasara tal cosa? Tenía una amiga gringa en el colegio y yo quería ir al baño y ella no me dejó, esa es la base del cuento “Nam”. Lo sigo recordando, hubo algo en su no muy raro. Eso es todo. No sé si estuvo en Vietnam, pero esa puerta cerrada despertó el cuento. Así funciona la ficción. La subasta de personas, qué ¿si hubiera un lugar donde los delincuentes van a comprar gente, a ver si les sirve? La ficción funciona como un juego, que aunque no quieras, está ahí.

Te puede interesar:  “Todas las razones para quedarse en o irse de Cuba son válidas”: Leonardo Padura

–¿Este juego te dio más valor a ti misma?

–No. Frente a mí misma no. Como soy periodista, te aterriza mucho en la realidad. Normalmente tienes momentos terribles, gente migrante, que ha superado un terremoto; como estás con un político y al rato con gente que lo ha perdido todo sentada en el suelo, tienes los pies muy bien sobre la tierra. Ni el oropel ni los banquetes ni los arreglos florales te sorprenden. No te dejas obnubilar por nada. Si te dicen que tienes que entrevistar a Paul Auster, hay cierto escalofrío en ti, pero vas y lo haces. El periodista está para buscar opiniones no para darlas. Me siento muy contenta hacer entrevistas sobre el feminismo y sobre las cosas que hay en Pelea de gallos. Esa es la única diferencia. Económicamente tampoco.

María Fernanda Ampuero
La literatura de Ecuador está viviendo el momento más impresionante de su historia. Foto: Cortesía

–¿Cómo es vivir en Ecuador?

–Acabo de volver hace dos meses. Antes vivía en España. Me ofrecieron el puesto de promoción de libros, así que he regresado. La literatura de Ecuador está viviendo el momento más impresionante de su historia. Una cosa que nunca jamás en la vida había ocurrido. Lo que importa es la calidad de la literatura. Gabriela Alemán la acaba de reseñar al Paris Review. Mónica Ojeda, con Mandíbula, ha salido destacado en Babelia. Mi libro, ya lo sabes. Se habla de la literatura ecuatoriana.

–Me hablas de las mujeres ecuatorianas

–Es un fenómeno femenino, hay unas que vienen por detrás, como Solange Rodríguez, Daniela Alcívar Bellolio, Sabrina Duque, son todas mujeres…

–Hablando de tu narrativa, ¿Vas a seguir con cuentos?

–Yo me siento cuentista, por muchas razones, sobre todo por mi profundo amor por la poesía. Siento que el género más hermano de la poesía es el cuento. Esa cosa de que cada palabra pese, exactamente como si hicieras gramos, el trabajo del lector es brutal, el lector completa al cuento. Siento como mi búsqueda y mi obsesión ha sido siempre la poesía, esta es mi forma de hacer poesía.

–Roberto Bolaño decía que el poema era imposible

–Puede ser que haya agarrado al cuento para poder ser poeta. Hay una cosa que se sucede por emociones, que nunca estés desprovista de emociones cuando lees, siento que zapatero a tus zapatos, hay que tener una conciencia de lo que sabes hacer bien. No tengo ningún interés en cambiarme de editorial, encontré en Páginas de Espuma mi casa. No lo digo con cursilería. Sé que si voy a Madrid, la casa de Juan Casamayor va a ser mi casa. Esa es la relación que tenga con la editorial. Todo lo que ha ocurrido porque Juan Casamayor ha estado desde la entrevista número uno. Juan, cada libro que elige para publicar, tiene un sentido en su catálogo.

–¿Qué vas a hacer en el Plan del Libro en Ecuador?

–Tengo que hacer la Feria del Libro de Quito, quiero que vengan todos los ecuatorianos que están triunfando afuera. Estoy muy entusiasmada de poder decirle al Ecuador: ¡Siente orgullo de tus escritoras!

Comments are closed.