Caja de espejos

La fotografía comienza a formar parte de un todo: Jesús Cornejo

Integrada por 23 fotografías de Cornejo —quien acompaña su trabajo visual con breves narrativas y con la banda sonora de Clouser, compuesta ex profeso para las imágenes de cada personaje retratado—, la muestra explora 15 historias que buscan quedar en la mente del espectador como un autorretrato a través del otro, del desconocido, además de conectar con los sentidos.

Ciudad de México, 29 de abril (MaremotoM).- El fotógrafo Jesús Cornejo se pregunta si es fotógrafo o si todo lo que hace lo convierte en un creador comunitario. “Ya no es la foto”, se repite, al anunciar Caja de Espejos, una propuesta con el músico y compositor Todd Clouser, haciendo “un retrato por cada canción”.

La cita es el 5 de mayo, a las 2030 horas, en el Teatro de la Ciudad.

Integrada por 23 fotografías de Cornejo —quien acompaña su trabajo visual con breves narrativas y con la banda sonora de Clouser, compuesta ex profeso para las imágenes de cada personaje retratado—, la muestra explora 15 historias que buscan quedar en la mente del espectador como un autorretrato a través del otro, del desconocido, además de conectar con los sentidos.

ENTREVISTA EN VIDEO A JESÚS CORNEJO

“En realidad este proyecto nació en el 2018 por una propuesta de Todd. Con él yo venía trabajando desde hace unos años. Yo hago foto documental y me gusta mucho escribir sobre mis imágenes y de pronto empezamos a pensar en hacer algo juntos. Hicimos una exposición sonora que presentamos en la Galería El Rule. Tuvo mucho éxito. Las personas podían entrar y cada foto montada de un metro, tenía su dispositivo de audio y leían las historias y ahora montamos algo, pero con el formato de concierto”, dice Jesús Cornejo.

La banda tocará sobre las imágenes, donde el espectador escuchará y mirará 12 historias latinoamericanas.

Además de Todd Clouser, estarán el pianista Emmanuel Chopis Cisneros, el contrabajista Aarón Cruz, los cantantes Israel Ramírez (Belafonte Sensacional), El David Aguilar y Vivir Quintana, así como la poetisa Guadalupe Galván.

“Cuando yo hago una foto tiene mucho que ver lo que estoy escuchando, lo que estoy oliendo y lo que estoy sintiendo. Los estímulos llegan por todos los sentidos y ahora me he dado cuenta que las experiencias humanas no entran solamente por la vista”, compartió Cornejo, egresado de la Academia de Artes Visuales en la Ciudad de México.

Te puede interesar:  No hacemos mejoralitos, dice la editora de Pax, Danu Hernández

Algunas piezas con las que el público podrá conectar son “Hombre paloma”, “Dioses”, “Nana Mago”, “El camino del fuego”, “Festejos”, “El mar negro”, “Las amigas de Cayohueso” y “Esperando al diablo”, entre otros títulos que reúnen más de una década del trabajo fotográfico de Cornejo, realizado en diversas regiones de México y otros países como Colombia, Chile y Cuba.

¿Qué necesita un espectador para un a un espectáculo con tantas propuestas?

“Este proyecto lo que le pide al espectador es como entrar al cine. Se trata de un momento en que el espectador necesita soltarse para poder conectar y simpatizar con las historias de cada personaje. Por eso se llama Caja de espejos, para que el espectador vaya a reconocerse en cada imagen que va viendo”, explica.

“Es como si nos viéramos a nosotros mismos a través de personajes que vemos todos los días”, agrega.

Caja de espejos
Todd Clouser y Jesús Cornejo, música y fotografía. Foto: Cortesía

Son 12 composiciones las que se van a tocar, en un abanico muy grande. De pronto son canciones con letras y hay una serie de fotografías e historias en donde se promueve mucho la improvisación.

“Luego pasamos al rap, una melodía con el piano, todo un viaje musical por Latinoamérica, que escucharemos en el concierto. Esta música nace del momento y ninguna de ellas es igual a la otra.

“Esa sensación es muy interior, es muy lindo el proyecto”, dice Chucho, quien se ha puesto a pensar si es en realidad un fotógrafo o un artista multidisciplinario.

“Me parece un ejercicio muy lindo hacer un proyecto donde la foto sea la partida de música, de historias, de seres comunitarios. El crear juntos es una experiencia increíble. El darme cuenta como fotógrafo que la imagen pasa a un segundo plano y comienza a formar parte de un todo”, expresa.

Comments are closed.