Santiago Roncagliolo

La herencia de Neyra y los autores peruanos con la espada desenvainada

Las cosas no han sido del todo así. Un día antes de la asunción de Castillo y su equipo, el ministro de cultura de entonces, Alejandro Neyra, dejó una lista de los autores designados para ir a la invitación de la FIL como “País Invitado de Honor”. Fue su última medida de gobierno, “antes de que les den las 12, como a la Ceninicienta”, dice el periodista y editor Gabriel Rimachi, en una entrevista por correo.

Ciudad de México, 24 de septiembre (MaremotoM).- Rosa Montero, escritora española, autora de La buena suerte (Alfaguara), la historia que participa como finalista en el Concurso de Novela en la cuarta Bienal Mario Vargas Llosa, denunció hoy que muchos escritores peruanos no irán a la Feria Internacional de Guadalajara “porque muchos otros escritores han sido sacados por el Presidente Pedro Castillo”.

Las cosas no han sido del todo así. Un día antes de la asunción de Castillo y su equipo, el ministro de cultura de entonces, Alejandro Neyra, dejó una lista de los autores designados para ir a la invitación de la FIL como “País Invitado de Honor”. Fue su última medida de gobierno, “antes de que les den las 12, como a la Cenicienta”, dice el periodista y editor Gabriel Rimachi, en una entrevista por correo.

Gabriel Rimachi
Director del Círculo de Lectores Perú y Editor de Cultura en el diario La Prensa. Foto: Cortesía

“Neyra pertenece a la una casa editorial independiente, con mucho poder en el Perú y siempre ha puesto a sus amigos en diferentes puestos importantes. La lista que dejó Neyra tiene muchos autores que durante años han sido representantes en las ferias internacionales, en el Hay Festival y eso siempre ha causado mucho escozor”.

“Entre las autoras que han sido retiradas, no por el ministro sino por su ayudante, Santiago Alfaro, que ha sido despedido hoy a la mañana, son escritoras que forman parte del Movimiento Feminista en el Perú”, dice Rimachi, dando explicación a los muchos (unos nueve aproximadamente hoy en la mañana mexicana), que se han solidarizado y han rechazado la invitación formal del gobierno peruano a la FIL.

Renato Cisneros
Sin duda, Vargas Llosa es un referente ineludible. Es el último referente de una larga etapa de cierto tipo de escritor. Foto: Facebook

Estamos en la Cuarta Bienal Vargas Llosa, donde hay algunos escritores peruanos, entre ellos Santiago Roncagliolo, quien acaba de decir en twitter que “tras varias contradicciones, el Ministerio peruano de Cultura ha retirado la invitación a FIL Guadalajara a escritores -y sobre todo escritoras- indiscutibles. La lista final solo parece representar los caprichos erráticos de un ministro. Con gran tristeza, declino la invitación”. También está Renato Cisneros, uno de los principales afectados pues ha sido sacado de la lista.

Mario Vargas Llosa todavía no se ha pronunciado y la FIL en Guadalajara mantiene hasta ahora una neutralidad que la hace mantener callada. El gobierno del Perú ha hecho correr entre los periodistas una declaración en la que dice que el Ministerio de Cultura “amplió la delegación oficial, que representará al Perú como País Invitado de Honor en la 35 Feria Internacional del Libro de Guadalajara, el evento más importante del rubro en el mundo de habla hispana, con la finalidad de contar con una mayor diversidad de autores de las regiones.”

Te puede interesar:  Restitución de tierras y respeto a pueblos originarios: el reclamo de la Caravana de la Dignidad y Conciencia Wixárica que llega a la Ciudad de México

“En esta nueva lista fueron considerados diversos representantes de todas las regiones, tal como lo anunció el ministro de Cultura, Ciro Gálvez, quien pidió que se consideren escritores del interior del país que no participaron anteriormente. Es necesario que los participantes representen a todas las regiones el país, considerando el lineamiento 2.4 de la Política Nacional de Cultura, por la cual, se debe: facilitar la accesibilidad económica y social a bienes, servicios y actividades artístico – culturales. Asimismo, se desestimó la participación de algunos escritores que ya habían participado en delegaciones oficiales en ferias del libro internacionales en años recientes.”

Parece ser que este problema con los autores peruanos resulta una cortina de humo para los verdaderos problemas que vive el país. “Ellos están recibiendo el apoyo mediático de unos organismos que siempre los han apoyado. Pero sinceramente no es un drama nacional, como ellos lo quieren hacer ver. Los canales de televisión, los noticieros, que jamás promocionan un libro ahora son todos pro escritores. Hoy quemaron el cadáver de Abimael Guzmán, el asesino más despiadado que hemos tenido en el Perú y la gente habla de los autores”, afirma Rimachi.

Gabriela Wiener
Gabriela Wiener, autora feminista, descartada por las autoridades peruanas. Foto: Cortesía

También es cierto que “hay muchos autores de provincia que son muy valiosos, que se autoeditan la más de las veces y que jamás han tenido la oportunidad de formar parte de representación alguna. Si bien es cierto que tenemos autores valiosos en la capital, también es cierto que ya es hora de darle voz y presencia a quienes nunca han tenido acceso a una vitrina importante. Cierto es también que jamás se han conocido los criterios de selección ni de esta lista ni de ninguna otra, y eso es algo que, con el silencio de los escritores, es una práctica que se ha ido normalizando. Hay un error de parte del gobierno en este asunto y es la falta de claridad y de método, pues da la sensación de que todo se ha dado al caballazo bajo la excusa de las “cuotas” y la “inclusión”, concluye.

Comments are closed.