Karina Sosa Castañeda

La humanidad es eso: una piedra que se mueve lentamente: Karina Sosa Castañeda

“Dedico este Premio a Francisco Toledo, quien fundó la Biblioteca del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca: este libro lo escribí allí, pasé muchos años en esas instalaciones”, recordó la escritora al agradecer el premio, dando cuenta del gran legado que ha dejado el maestro a su hermosa ciudad.

Ciudad de México, 7 de marzo (MaremotoM).- La escritora Karina Sosa Castañeda, de Oaxaca, ha ganado con Caballo Fantasma (Almadía) el Premio Primera Novela 2021 en su primera edición.

Se trata de un galardón patrocinado por Amazón y el 30 de agosto de 2021, en el alcázar del Castillo de Chapultepec, el gobierno federal, a través de la Coordinación de Memoria Histórica y Cultural de México, entregó el Premio a un libro del cual señaló el jurado: “logra construir un mundo peculiar y una atmósfera que cuando cierras el libro se te queda en la piel”.

“Dedico este Premio a Francisco Toledo, quien fundó la Biblioteca del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca: este libro lo escribí allí, pasé muchos años en esas instalaciones”, recordó la escritora al agradecer el premio, dando cuenta del gran legado que ha dejado el maestro a su hermosa ciudad.

Karina tiene 34 años de edad y junto a Frida Castañeda y Guillermo Santos, editó y fundó en 2019 la revista Zopilote Rey: un proyecto de arte y literatura que busca incentivar la creación literaria, la crítica, la reflexión y ser un espacio para escritores y lectores. La revista surgió en torno a temas “microscópicos” que, como lo expresan sus creadores, son temas que no están en tendencia pero que resultan importantes para la historia cultural.

Karina Sosa Castañeda
Caballo fantasma está editado por Almadía. Foto: Cortesía

A Karina Sosa Castañeda la encontré recientemente en Oaxaca y le pregunté qué había hecho con el dinero (250 mil) y me contó que entre todas las cosas que se compró está una nueva computadora, con la que hará seguramente nuevas novelas.

“El premio representó la posibilidad de que más gente supiera la existencia de este libro. Compré una computadora nueva y la posibilidad de hacer una donación para una biblioteca, tuve para más libros. No esperaba un pago monetario tan grande”, dice con candidez Karina.

“Almadía está apostando por voces distintas, por voces nuevas, es importante que pase en una editorial mexicana. Hay editoriales que sólo publican autores muertos y Almadía hace una selección de escritores oaxaqueños para mostrar voces diferentes entre sí”, agrega.

Te puede interesar:  No hacemos mejoralitos, dice la editora de Pax, Danu Hernández
Karina Sosa Castañeda
Querer leer y luego escribir, imitar eso que te gusta tanto. Foto: MaremotoM

“Lo que más me influye es lo que estoy leyendo. Querer leer y luego escribir, imitar eso que te gusta tanto. No podemos decir que la literatura parte de la nada, hace muchos años se escribió la primera novela escrita por una mujer. En el siglo X. ¿Cómo es posible después de tantos años los temas sigan estando? Siempre queremos hablar de esas cosas que nos pasan en el camino, por eso nos interesa escribir”, afirma.

La humanidad crece de a poco, paso a paso. “En un libro de Guillermo Fadanelli, donde hablaba de las piedras que se mueven tan lentamente. La humanidad es eso: una piedra que se mueve lentamente”, afirma Sosa Castañeda.

“Pienso con respecto a la literatura de hombres y de mujeres en ese libro del que te hablaba. La historia de Genji, de Murasaki Shikibu. La escribió en el siglo X. Hace muchos años había mujeres que estaban escribiendo. Su trabajo está ahí, a pesar de todas las cerraduras que existen. En México, el caso de Elena Garro, de Nellie Campobello, ahora se lee mucho a Guadalupe Dueñas, con tanta atención. Los escritores tenían una voz de poder y ocupaban todos los espacios. Me parece importante que haya un equilibrio, es muy bueno para la literatura. Me parece interesante y justo lo que está pasando ahora”, afirma.

“Hay muchas escritoras que están diciendo cosas muy distintas”, expresa.

Tiene palabras elogiosas para Guillermo Fadanelli, sobre todo cuando escribe ensayos. “Es un gran lector, un gran escritor. Además, es mi amigo y mi maestro”, dice.

Le gusta mucho la literatura oriental. “Esta suavidad que tiene por ejemplo la literatura de Banana Yoshimoto. Tiene que ver algo con su manera tan suave de contemplar el mundo. Me encanta el haiku, algo que no puedo escribir, sobre todo ahora que soy joven y oaxaqueña. El haiku es silencio y paz interior”, explica.

“La biblioteca del Yago es muy silenciosa. Todas las bibliotecas tienen esa cualidad. Nos hacen salir de nosotros mismos para establecer diálogos con los autores del pasado”, agrega.

Comments are closed.