Josep Bartomeu

La judicialización del fútbol

Bartomeu no niega haber contratado a entidades que monitoreaban comportamientos digitales de la masa societaria. El objetivo es discutible. El delito que se investiga es el de malversación de fondos: cuánta plata se usó, por qué se ocultó y adónde fue. Esa es la punta del ovillo.

Ciudad de México, 6 de marzo (MaremotoM).- Un meme de Antonella Roccuzzo con un león a su lado y la leyenda: “Vaya fiera tiene Messi en casa. Se meten con su niño y sale a defenderlo”.

La difusión de contratos de Pep Guardiola con el gobierno de Qatar, banalizando sus convicciones sobre la independencia catalana.

Una foto, publicada por la cuenta Sport Leaks, de Gerard Piqué con Nole Djokovic en la presentación de la Davis.

Esas barajas de naipes informativos circulaban en las redes sociales de los afiliados al Barcelona. El último lunes, dos operativos de Mossos d’Esquadra (la policía autónoma de Catalunya) dieron a conocer una investigación bajo secreto de sumario y actuaron: por un lado, cayeron en las oficinas del club para hacer un allanamiento; por otro, detuvieron a los exdirigentes Josep Bartomeu, Oscar Grau, Román Gómez Ponti y Jaume Masferrer.

Bartomeu no niega haber contratado a entidades que monitoreaban comportamientos digitales de la masa societaria

“La verdad es que veo todo un poco raro”, declaró Messi, el día en que la Cadena Ser sacó a la luz el Barça Gate. Ese febrero de 2020 fue el comienzo del dominó que pasó por el Burofax del 10 pidiendo su salida y terminó con una moción de censura al entonces presidente Bartomeu.

¿Qué pasó? “No hubo maquinaria más grande de trolls que en México en 2012 y nosotros armamos esa maquinaria. Para que te hagas una idea: en un solo día, Twitter nos bajó 48.000 cuentas. Teníamos 150.000 cuentas.”

El empresario argentino y experto en redes sociales Gastón Douek dio una entrevista para La Nación en septiembre de 2019 y habló de su acompañamiento al expresidente mexicano Enrique Peña Nieto y de la campaña de Cambiemos de cara a las elecciones en las que Alberto Fernández se terminaría imponiendo.

Lionel Messi
Lionel Messi, el símbolo del Barcelona moderno. Foto: Barcelona FC

Nunca entendí por qué, pero hay como cierto berretín en la gente que te cambia la vida: desde dirigentes que fuman habanos relatando cómo arreglaron árbitros hasta consultores electorales que se jactan de burlarse de la democracia. Desde este personaje, surge la historia. Porque la pista que saltó la ficha en Barcelona fue que se descubrió que, durante meses, desde el club salieron unos silenciosos pagos de 200 mil euros –el monto máximo para que no tengan que pasar por la Comisión Contable– a la firma I3 Venture. El titular de la empresa es el uruguayo Carlos Ibáñez, socio de Douek, conocido como el Señor de los Trolls y parte de un entramado que culmina en Cambridge Analytica -nunca quedará viejo el documental Nada es privado-.

Te puede interesar:  Almudena y mi mamá

Bartomeu no niega haber contratado a entidades que monitoreaban comportamientos digitales de la masa societaria. El objetivo es discutible. El delito que se investiga es el de malversación de fondos: cuánta plata se usó, por qué se ocultó y adónde fue. Esa es la punta del ovillo.

La solución de la institución frente al escándalo fue contratar a la auditora PriceWaterhouseCoopers –una red global en la que confluyen famosas entidades como Deloitte o KPMG– para que diera un veredicto. Por puntos, zafaron. Como el fútbol tiene eso de que la pelota tiene que pegar en el palo y entrar para sobrevivir, a Bartomeu le pesó tanto este escándalo como que Luis Suárez se fuera por monedas al Atlético de Madrid y, a los meses, pasara de ser un viejo a convertirse en uno de los goleadores de la Liga. Terminó afuera.

Bartomeu fue liberado. Mañana serán las elecciones en el Barcelona. Mientras, los Mossos continúan la investigación. Que funciona como una persecución sin destinos físicos: al compás del poder intangible que enlaza las operaciones comunicacionales con las financieras, se viaja de cuenta en cuenta, de España a Uruguay, de Uruguay a Argentina, de Argentina a Chile, de nuevo a España, para resolver cuáles fueron los montos reales de plata que circularon.

Con el fin de sentenciar la denuncia efectuada por la agrupación DignitatBlaugrana: ¿hubo administración desleal? Hasta ahora, la investigación estima que Bartomeu le habría hecho perder al club cerca de un millón de euros en espionaje y difamación.

Comments are closed.