Samuel Kishi

La migración para mí siempre está acompañada de la esperanza: Samuel Kishi, director de Los lobos

Los lobos cuenta la historia de dos niños que esperan en un gris departamento que su madre regrese de trabajar. Esperan en Santa Ana, California, una zona violenta y marginal, donde no sólo están las drogas y la delincuencia, sino también la perpetuidad de la identidad. Uno busca ser alguien de donde vino, para sentirse cuidado e identificado.

Ciudad de México, 24 de diciembre (MaremotoM).- Enterarse de esta película Los lobos es también ver la experiencia de la migración y la multiculturalidad.

Samuel Kishi (Guadalajara 1984) borda un poco su autobiografía para construir un discurso global, latinoamericano, que nos incluya y nos descubra la experiencia amarga de la migración.

Los lobos cuenta la historia de dos niños que esperan en un gris departamento que su madre regrese de trabajar. Esperan en Santa Ana, California, una zona violenta y marginal, donde no sólo están las drogas y la delincuencia, sino también la perpetuidad de la identidad. Uno busca ser alguien de donde vino, para sentirse cuidado e identificado.

Samuel Kishi filmó en un vecindario de las afueras de Alburquerque, Nuevo México, que semeja el sitio donde vivió con su madre y su hermano. Un territorio de calles solitarias, donde circulan las drogas, los migrantes, pero donde hay cierta solidaridad.

ENTREVISTA EN VIDEO A SAMUEL KISHI

Samuel Kishi es de Guadalajara, una ciudad que guarda noticias terribles con el crimen relacionado con el cine. No es posible olvidar que Salomón Aceves, Marco García y Daniel Díaz fueron raptados por miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación el 19 de marzo pasado, según las investigaciones. Habían ido a las afueras de Guadalajara para hacer un ejercicio cinematográfico para la escuela.

“Siempre ha sido complicado hacer cine, sobre todo fuera de la capital. La violencia que se vive en varias partes del país, en el Estado de Jalisco, es tremenda”, opina Samuel.

Te puede interesar:  Amelio, mi coronel, de Ignacio Casas: la vida de un personaje transgénero en la Revolución mexicana

La película anterior es Somos Mari Pepa y Los lobos es “una historia semiautobiográfica. La madre, cuando se va y deja a estos dos niños en el departamento, deja una grabadora donde pone las reglas de la casa. Los niños empiezan a construir un imaginario a partir de las grabaciones que le deja su madre”, dice Kishi.

Samuel Kishi
La historia es autobiográfica. Foto: Cortesía

“Esta película habla del fin de la infancia, está basada en los recuerdos de mis niños de migrantes. La película es una ficción, nutrida por fragmentos documentales y por fragmentos de animación. Necesitamos encontrar un hogar y lamer nuestras heridas”, agrega.

Entre los migrantes hay muchísimas cosas, “hay muchas historias de migración, distintas y a la vez unidas por una motivación: buscar una mejor vida. Nadie sale de su casa, de su país, sino es para mejor”, expresa.

“La migración para mí siempre está acompañada de la esperanza. Migrar es un derecho universal”, dice el joven director de cine que ha presentado su película en el Busan International Film Festival de Corea del Sur, Corea del Sur y en la 70° Berlinale.

El pasado 10 de diciembre Los lobos fue programada por Oim, Onu Migración, donde la gente pudo disfrutar de una película honda y a la vez entretenida, en el ciclo Cine y Migración.

Samuel Kishi
Los hermanos crean un imaginario a partir de las grabaciones de su madre. Foto: Cortesía

“El futuro tiene esperanza, la formación de un hogar, ¿en qué momento un espacio vacío se puede transformar en un hogar, con el sentido de pertenencia”, afirma Samuel Kishi.

“La película se ha mostrado en festivales, tiene un contenido rico, pero los mexicanos tienen que verla. Pronto se estrenará en plataformas, todavía no puedo decir en qué empresa, pero estos temas tienen que ponerse sobre la mesa”, agrega.

Los lobos cuenta con guión de Samuel Kishi, Luis Briones y Sofía Gómez Córdova; fotografía de Octavio Arauz y las actuaciones de Martha Reyes, Maximiliano Nájar y Leonardo Nájar.

Comments are closed.