La mujer moderna

La mujer moderna en la familia o el patriarcado a full

Ciudad de México, 13 de febrero (MaremotoM).- Hay un instructivo y ameno capítulo en el Libro de la Mujer y la Familia (Montaner y Simón Editores, Barcelona, 1907) que reproduce conversaciones entre señoras sobre diversos tópicos relativos al buen manejo de la vida doméstica y conyugal, incluyendo temas como la economía del hogar y las formas correctas de veranear. Charlas a través de las cuales se nos brinda una sana moraleja que se desprende de anécdotas, como la de la dama joven e inexperta que comete errores de apreciación al intentar ahorrar a toda costa.

“Al principio de mi matrimonio me fue fácil gobernar la casa, porque teníamos una criada que llevaba muchos años de servicio en el hogar de mis padres”, dice esta buena señora. “Pero la dicha duró poco porque la muchacha dio oídas a un oficial carpintero de la vecindad que la requirió de amores y al poco tiempo casó con él”. Al quedarse huérfana de asistencia, la susodicha debió optar entre dos posibilidades: una muchacha recomendada por una excelente familia de toda confianza, pero que exigía un salario alto, “y una novicia recién llegada de su aldea que se contentaba con una paga ínfima. Este último detalle me instó a tomarla, con la intención de guisar yo misma”.

Pero he aquí que la joven del campo la primera semana rompió un preciado barómetro del dueño de casa al querer lustrarlo a fondo; la segunda quemó el gabán de su amo al intentar secarlo al fuego; la tercera tiró —siempre en entusiasta plan de limpieza— un aparadorcito colmado de finos cristales. “Al cabo —reconoce la relatora—, al calcular los perjuicios ocasionados, comprendí que habría resultado mucho más económico pagarle el sueldo que pedía a la criada de más experiencia”. La conclusión salta a la vista y prueba la sabiduría del refrán: “Lo barato sale caro”.

Te puede interesar:  Ñamérica: demasiado real para ser inventada (pero de que parece, parece)
La mujer moderna
Un libro de 1907, ayer nomás. Foto: Cortesía

En otra ocasión, tres tertulianas departen acerca de la mejor manera de pasar las vacaciones. “Mi esposo y yo —dice la primera— nunca veraneamos juntos. Como nos tenemos el uno al otro durante todo el año, nos conviene un poco de variación. Él visita a los amigos que lo invitan a distintas quintas, en tanto yo me voy a los baños de mar o a un establecimiento termal. Al volver a casa, nuestro amor se remoza. Como no tenemos hijos, nos va de maravillas este sistema”.

La segunda señora opina así: “En tiempos normales puedo disponer poco de mi marido, por lo tanto no me quiero separar en vacaciones. Además, me parece peligroso romper, aunque sea poco tiempo, el lazo matrimonial. Aprovecho la ocasión para que vivamos exclusivamente el uno para el otro, desprendiéndome de la casa y de mis hijos, que quedan al cuidado de los abuelos o de algún pariente de confianza. No pueden ustedes imaginar lo deliciosos que resultan estos viajes”.

A continuación, habla la tercera señora: “Creo que mi modo de veranear es el mejor; tengo dos hijos y sé que con nadie estarán mejor que con la madre, que ve cosas que los parientes más bien dispuestos no advertirían. Además, para mí no hay dicha posible sin ellos. La inquietud no me dejaría gozar del viaje, y a mi esposo le pasa lo mismo, ya que por sus negocios los ve poco durante el año”.

La tertuliana que así se expresaba se despidió amablemente de sus interlocutoras, que se quedaron pensativas, como quizá también tú, atenta lectora, que ahora debes responder con el corazón la siguiente pregunta: ¿cuál de las tres casadas crees que dio en la tecla correcta?

Fuente: Damiselas en apuros / Original aquí.

Comments are closed.