Juan Carlos Hidalgo

“La música y el arte en general se convierten en el asidero para poder sobrevivir”: Juan Carlos Hidalgo

No más canciones de amor (Gato Blanco) es su tercera novela. En ella, un músico se acerca a los cincuenta años y se enfrenta a un corte de caja radical con lo que ha sido su vida. Debe asimilar cómo se siente ante el relativo éxito que ha conseguido, comprobar que la composición y las canciones le siguen provocando sensaciones que y sentimientos poderosos.

Ciudad de México, 4 de febrero (MaremotoM).- Juan Carlos Hidalgo habla mucho. Habla sobre todo de música y uno cuando está con él tiende a escuchar, sobre todo para aprender. No se sabe si el arte, si la palabra, lo que sí se sabe es que la música, las canciones, esos rasgueos de guitarra han plagado su vida desde que nació en Pachuca, hace ya cincuenta años.

Explorando la poesía ha publicado: Loop traicionero (2008), Suave como el peligro (2010) y Combustión espontánea (2011). Rutas para entrar y salir del Nirvana (2012) es su primera novela y está a cargo no sólo de Marvin, sino de los libros que la revista ha sacado, como el homenaje a Morrissey y otro a David Bowie.

No más canciones de amor (Gato Blanco) es su tercera novela. En ella, un músico se acerca a los cincuenta años y se enfrenta a un corte de caja radical con lo que ha sido su vida. Debe asimilar cómo se siente ante el relativo éxito que ha conseguido, comprobar que la composición y las canciones le siguen provocando sensaciones que y sentimientos poderosos.

Juan Carlos Hidalgo
Juan Carlos Hidalgo y su tercera novela, Ya no más canciones de amor. Foto: Cortesía

–La novela me parece que circunda todo lo que sabes de la música

–La música siempre será el detonante de la creación, busco entreverarlo con otros temas que vayan más allá. Por un lado está la soledad, que en la sociedad contemporánea que muchos de nosotros terminemos solos y por el otro lado está la relación del artista para con su propia creación. La posibilidad de tratar de entender el éxito y el fracaso, ¿por qué seguir adelante en cualquier disciplina? Ante una crisis de la mediana edad, el músico debe hacer un corte de caja. En medio de una depresión se entera de que su padre está en fase terminal.

–Tú hablas de la soledad, pero pones a los libros, a la música, al cine, como algo que nos acompaña a lo largo de la vida. ¿Con la música uno vive mejor la soledad?

–Exacto. La música y el arte en general se convierten en el asidero para poder sobrevivir del protagonista. De mucha gente como nosotros que no entenderíamos la vida sin el alimento que nos da el arte. El libro es la bitácora de este músico que va rodeándose de costumbres añejas, de música nueva, pero que va diciendo ¿por qué seguir leyendo los periódicos? ¿por qué seguir tomando el aperitivo? ¿por qué volver a los discos de vinil? Escucha música nueva como Diesel o James Blake que le siguen llenando el alma. Es un rompecabezas multiforme de toda una generación.

Juan Carlos Hidalgo
Me imaginaba a una Cataluña independiente, que es el espíritu que está en la novela, cuenta. Foto: Facebook

–¿Qué tiene que ver Cataluña con todo esto?

–De alguna manera uno siempre busca poner distancias, para que la historia transcurra en Barcelona. Elegí el lugar porque amo profundamente esta región, pero además porque es un centro cultural de Europa. Lo dejo como Cataluña, como una región. Me imaginaba a una Cataluña independiente, que es el espíritu que está en la novela.

–El protagonista no tiene hijos, cada tanto lo atosiga un poco ese pensamiento

–Al final él toma la decisión de no querer asumir la paternidad. Creció con un padre completamente inexpresivo, que únicamente cumplía con la misión de llevar dinero a la casa y cuando los llevaba a pasear, únicamente los llevaba a lotes baldíos donde podría haber un complejo industrial y él vender los terrenos. Es algo atroz, bastante feo. Su mujer sí tiene como el gusanito de tener hijos y se presenta como un tema de conflicto en la pareja.

Te puede interesar:  Cuatro aspectos que definen a los nuevos líderes de la revolución turística en Latinoamérica

–Es llamativo que el hombre asuma no tener hijos

–Sí, de alguna manera es como una de las obsesiones que tiene que lidiar. Sí se pregunta críticamente el hecho de haber tomado la decisión, hubiera allanado el camino para mantener viva su relación.

–La relación con el padre marca que él mismo termina pareciéndose a su padre, un poco egoísta

Esta línea de reflexionar acerca del tema kafkiano del padre, uno comprende que el padre está al otro lado del espejo. Este ejercicio de escribir esta novela me permitió más entender la figura del padre en mi vida.

–Entenderlo a partir de los errores, más que de los aciertos

–Sí, claro, la vida es la escuela del dolor. Creo que a partir de los tropiezos y los largos fracasos, alguien se puede reconstruir, como este músico de la novela.

Juan Carlos Hidalgo
La vida es la escuela del dolor, dice el fanático de The Smiths. Foto: Facebook

–Has hecho un libro de música, con el que la gente puede interactuar

–Lo interesante es poder crear estas ligas con gente mucho más joven, como la gente de la editorial Gato Blanco, gente muy entusiasta, la portada y los dibujos interiores son de Salvador Verano, un artista muy joven, que trabaja con bandas como Wilco. Es un formato lúdico, acorde a los tiempos, yo fui escribiendo la novela acumulando una gran cantidad de músicos. Me di cuenta como un lector de la literatura rock que no hubiera una novela que le prestara la atención al new romantic. Es rock, pero mucho new romantic, está Depeche Mode, Roxy Music, Ultravox, fue un momento interesante para reivindicar en la historia de la música. Cuando el libro ya existía, a la editorial se le ocurrió integrar ese código qr para que los lectores puedan escuchar la música.

Juan Carlos Hidalgo
Nick Hornby es para todos los apasionados de la música es como una especie de chamán. Foto: Facebook

–El libro tiene la mirada de cómo leen los más jóvenes, pensaba en el autor de Fiebre en las gradas, si es una inspiración para ti

–Total. Nick Hornby es para todos los apasionados de la música es como una especie de chamán. Un escritor tremendo y uno busca que el libro también llegue a los lectores jóvenes, que son con quienes yo me he identificado. La novela funciona como una especie de literatura fragmentaria, son como estructuras cortas, hay posibilidad de que toda la experiencia vaya fluyendo. Esta es mi tercera novela. Tengo una novela La vida sexual de PJ Harvey, que publiqué a cuatro manos con otra amiga escritora, que tiene que ver mucho con Kurt Cobain y con el grunge. Esta novela la disfruté en el sentido de que laboralmente alguien te quiere hacer un mal, termina haciéndote un bien. Estaba en un trabajo donde personas me quisieron congelar y lo que hice fue que tuviera un tiempo propicio para dedicarme a escribir con mayor concentración.

–Yendo al tema de la música, al final, luego de que bailaran las chicas con ropa interior, que se presentara una banda de rock que no es de rock (Aerosmith), terminó ganando el Grammy Billie Eilish, ¿qué piensas?

–Ganó un personaje totalmente atípico en la industria musical, lo interesante es que el hermano Finneas es un productor totalmente talentoso. Su disco tiene una densidad muy particular, musicalmente llega a ser crepitante, pero es una chica muy talentosa, que se desmarca del resto de divas que lo que venden es mucho cuerpo. Debemos de celebrar que figuras como ella haya tenido varios premios, de un galardón que sabemos muy cuestionado y muy cuestionable a lo largo de los años.

–¿Qué piensas del regreso de John Frusciante a Red Hot Chili Peppers?

–John Frusciante es un músico de leyenda, un músico icónico. Hace muchos años, creo que alrededor de 20, él propició una novela en Italia, que lleva por título John Frusciante dejó el grupo.

Comments are closed.