Felipe Ríos Baeza

La nueva literatura chilena fue una oleada que no tenía mucha sustancia: Felipe Ríos Baeza

“La idea del fragmento es para lo que yo había escrito anteriormente, la novela Clowns y Los cuentos de Sartori, no era una narrativa que a mí se acomodaba. Yo había estado leyendo los textos de Álvaro Bisama, los textos de Emilio Gordillo, me parecía que había un trabajo interesante, en el fragmento había más riesgos que desembocara en otra cosa”, dice Felipe Ríos Baeza.

Ciudad de México, 21 de septiembre (MaremotoM).- Hay una plaga, gente infectada por todas partes. Santiago y Chile tambalean. Políticos y militares pretenden, debido a la pandemia, eternizarse. Nadie quiere ni puede creer en nada… Al final, ¿qué permanece? Esa es la sinopsis de Infectados, la nueva novela del escritor Felipe Ríos Baeza, editada por Periférica.

Un estudioso y crítico de la literatura chilena, es precisamente esa motivación lo que mueve al protagonista, que va a hacer una tesis sobre Virgilio Mondragón.

“El virtuosismo de Felipe Ríos Baeza en esta novela consiste en narrar el estallido de un virus pero mostrar entre líneas cómo se cuenta dicha historia, en medio de peregrinaciones del protagonista, un estudiante que escribe su tesis, a casa de Virgilio Mondragón, un decepcionado y poco convencional escritor. En el camino aparecen y se ensombrecen personajes igual de entrañables, como Enzo el Mutante o Blanca, ‘la chica del pelo raro’, además de otros que conectan con historias que Ríos Baeza ya nos había dado a conocer en libros anteriores”, dice su profesor inventado Mario Valdovinos.

El hecho de que es importante haber leído Clowns, la anterior novela de Felipe, pero si no la has leído, esta historia de Infectados, un tanto profética, vamos a decir, te capturará y a veces te hará disparar, lejos de los infectados que pueblan la ciudad.

Esta nueva aventura novelística, por fragmentos, que narra la vida de un estudiante, que va a hacer una tesis sobre Virgilio Mondragón, obedece también al objetivo del autor.

Felipe Ríos Baeza
Infectados, la nueva novela de Felipe Ríos. Foto: Cortesía

“La idea del fragmento es para lo que yo había escrito anteriormente, la novela Clowns y Los cuentos de Sartori, no era una narrativa que a mí se acomodaba. Yo había estado leyendo los textos de Álvaro Bisama, los textos de Emilio Gordillo, me parecía que había un trabajo interesante, en el fragmento había más riesgos que desembocara en otra cosa”, dice Felipe Ríos Baeza.

“En el presente de este profesor que está en medio de una pandemia, que ha quedado en una actitud contemplativa, mira el pasado donde se ironiza mucho el mundo académico”, agrega.

La novela muestra visibles a estas dos historias, en donde las páginas impares mostraran el pasado y las pares el presente.

Te puede interesar:  Centroamérica es una región que sorprendentemente respira y vive una frecuencia similar a México: Diego Olavarría

“Esta novela no se escribió en pandemia. Tiene varios años ya. Hasta que encontré en contacto con Periférica, en 2019”, cuenta.

“Hay un momento en que el foco de atención se pone en la literatura chilena en el 2000, por el proyecto de Roberto Bolaño. La literatura de Bolaño es tan potente que permite leer toda la literatura de un país, que es Chile, hacia atrás y hacia adelante. La nueva literatura chilena fue una oleada que no tenía mucha sustancia. Collier y Fuguet fueron los más destacados en determinado momento”, afirma Ríos Baeza.

“Para adelante nos hicieron comprar gato por liebre, en esa cosa llamada la literatura de los hijos, una acepción que se le ocurre a Alejandro Zambra. Era un sujeto con alguna propuesta interesante, pero luego se fue diluyendo, hasta llegar a Poeta Chileno, que es una obra que terminé con mucho esfuerzo y casi por una especie de obligación escolar”, agrega.

Infectados que narra la historia de este estudiante, rechaza la narrativa, pero acepta la poesía, sobre todo la poesía de Jorge Teillier”, expresa.

 Felipe Ríos Baeza
Para adelante nos hicieron comprar gato por liebre, en esa cosa llamada la literatura de los hijos. Foto: Cortesía Facebook

La concepción a Diamela Eltit, tanto del Premio Carlos Fuentes como el de la FIL, obliga a pensar en una escritora menor. Como decía Bolaño: “Estoy seguro, querida Maristain, de que no lo ganaré, como también estoy seguro de que algún atorrante de mi generación sí que lo ganará y ni siquiera me mencionará de pasada en su discurso de Estocolmo”.

¿Qué piensa Felipe Ríos de Diamela Eltit?

“Es una escritora que en el momento que surge Lumpérica, necesitaba el contexto del final de la dictadura, para entender que es lo que hace esta mujer en una plaza que lo asume como un entorno teatral. Esa novela es valiosa, asumiendo en la lectura también de Raúl Zurita. Luego, sus proyectos experimentales, no son los que yo leería ni los que yo analizaría en mi fase como ensayista”, afirma este docente de Querétaro, amante de la música y del cine.

“Hay una frase de César Aira que dice que experimental es un experimento que salió mal”, agrega.

“Hay una actitud más que reverencial al ejercicio literario en Infectados. El protagonista cree que la esencia de la literatura se puede descubrir a través de la academia y poco a poco se va diluyendo esa creencia. La idea del infectado y la idea del clowns, del payaso, estaba en aquellas personas que habían contraído un virus real”, afirma.

Comments are closed.