La orfandad se agudiza con la maternidad: Isabel Zapata

Desde Alberca vacía, pasando por su poemario Y una ballena es un país, hasta llegar a In vitro, Zapata mira por el ojo de buey de la vida y todo es como un círculo que envuelve a su literatura y la hace siempre interesante, siempre movilizadora.

Ciudad de México, 30 de agosto (MaremotoM).- In vitro (Almadía) es un ensayo que reúne una colección de textos cortos en los que Isabel Zapata escribe parte de su experiencia con el embarazo y la maternidad.

A través de sus tratamientos médicos, de recuerdos y citas de otras obras literarias, así como de la experiencia de otras mujeres, la autora da cuenta del proceso tan duro como emocionante que conlleva ser madre a través de la fertilización in vitro y en realidad de todas las fertilizaciones en un acto que va más allá del discurso feminista, pues extiende la mano a las mujeres sobre un tema que poco ha sido tratado en la literatura.

Aunque Isabel, una investigadora natural y una poeta contumaz que mueve la sensibilidad hacia sus objetivos, también tiene sus obsesiones y todas ellas se van concentrando en sus libros.

Isabel Zapata
El libro, por Almadía. Foto: Cortesía

Desde Alberca vacía, pasando por su poemario Y una ballena es un país, hasta llegar a In vitro, Zapata mira por el ojo de buey de la vida y todo es como un círculo que envuelve a su literatura y la hace siempre interesante, siempre movilizadora.

Isabel Zapata es una escritora, traductora y editora nacida en 1984.   En 2015 fundó Ediciones Antílope con cuatro amigos, que bajo el lema “hacemos libros que nos gustaría leer” ha consolidado un catálogo que abarca la narrativa, la crónica, la poesía y el ensayo.

ENTREVISTA EN VIDEO A ISABEL ZAPATA

Su nuevo libro es como un tratado que deberíamos de leer las mujeres que tampoco hemos tenido hijos. Es una apertura a una experiencia que ha sido en siempre en solitario.

“Yo creo que hay una parte de la maternidad que es solitaria. El cuerpo transita por cosas que son muy difíciles de transmitir, por más que haya personas empáticas a tu alrededor”, dice la autora que en una parte del libro dice que el bebé es el final de algo.

“Yo digo que son ambas cosas. El final y el principio de algo. Es el final del proceso de búsqueda del embarazo. Todo el camino que algunas mujeres recorremos para quedar embarazadas es tan sinuoso, tan lleno de obstáculos, el bebé es el final de ese camino, es el éxito de ese recorrido”, agrega.

Somos madres de diferentes maneras, dice In vitro.

“Esa idea de Sheila Heti siempre me ha interesado mucho. Es una idea a la que vuelvo, la maternidad se ejerce de maneras diferentes, hay muchas maneras de ponerla en práctica que no pasa por la biología y que ni siquiera pasa por la hijitud. Tiene que ver con el cuidado, con la ternura, con la crianza”, expresa Zapata.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura
Isabel Zapata
La maternidad se ejerce de maneras diferentes. Foto: Cortesía Twitter

El libro está dedicado a su hija Aurelia, quien para su madre también es un misterio.

“Totalmente, es muy chistoso, por un lado es lo más cercano que tengo, carne de mi carne, uno pensaría que es alguien a quien conozco perfectamente. Mi hija tiene un año y medio, de pronto me doy cuenta de que su existencia y su temperamento me rebasan completamente. No responde a mis expectativas, mis deseos, ni a mi imaginación sobre ella”, afirma.

Hay intelectuales como Ariana Harwicz, como Margarita García Robayo, que cuestionan un poco la “literatura femenina” y la maternidad tan en boga. ¿Qué dice Isabel Zapata sobre ello?

“Es curioso, porque ambas han escrito sobre el tema también. Son dos escritoras que admiro mucho y que he leído mucho, pero creo que es una trampa pensar que la ola de libros sobre maternidad responde a un tema de mercado, a un tema de moda. Seguramente habrá personas que escriban de la maternidad porque está en boga, pero ha sido un tema latente sobre el que las mujeres quisieron escribir, pero no estaba en el canon. Es un tema muy literario, para el debate, la cantidad de libros que he leído sobre el tema son súper distintos entre ellos. No se agotará fácilmente. Hay que explorarlo, porque es tan amplio, que quiero escuchar más historias”, dice.

Sus ensayos tienen muchas obsesiones que son propias. “Las personas tenemos temas que nos obsesionan, a los que volvemos siempre. Para mí sí hay vasos comunicantes entre mis libros. Hay un elemento como desesperanzador, porque me gusta mucho el tema de la pérdida, el tema de cómo transitamos el duelo, las pérdidas no se cristalizan, las pérdidas se siguen transformando”, expresa.

“La orfandad se agudiza con la maternidad. Me sacó mucho de equilibrio, sentía que tenía transitado ese duelo. Sentí que era algo que debía dar por cerrado, pero tener una hija me hizo recordar cosas que no recordaba, me hizo hacerme preguntas que nunca me había preguntado. Aprender a ser madre yo, cómo ser madre sin una madre que me enseñe”, afirma.

Comments are closed.