Palabra de Pritzker

La palabra de los arquitectos en veintitrés entrevistas

Aranda, Pigem y Vilalta fueron los ganadores en 2017 del premio de arquitectura más prestigioso que existe, el Pritzker, que en sus cuarenta años de vida solo había recaído una vez, en 1996, en un español: el tudelano Rafael Moneo.

Ciudad de México, 8 de julio (MaremotoM).- A poca distancia del río Fluvià, en Olot (Girona), se encuentra el Espai Barberí, una antigua fundición que en 2004 se convirtió en el estudio de la firma de arquitectura RCR; un espacio en el que, según dicen Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta, los tres integrantes de la compañía “pervive la memoria del fuego”.

Los arquitectos han ido realizando intervenciones mínimas desde entonces, con el fin de adaptarlo como espacio de trabajo, pero manteniendo su esencia: los muros continúan ennegrecidos por la actividad de la fundición, y entre las paredes crecen plantas típicas de la Garrotxa, la comarca en la que se encuentra.

El Espai Barberí se podría considerar una de las construcciones icónicas de RCR, en las que “suele predominar el acero corten y las formas rectilíneas, abstractas y sin embargo estrechamente conectadas con la naturaleza o el medio urbano en el que se levantan”; construcciones entre las que también encontramos la Biblioteca de Sant Antoni, en Barcelona y el Museo Soulages de Rosez.

Aranda, Pigem y Vilalta fueron los ganadores en 2017 del premio de arquitectura más prestigioso que existe, el Pritzker, que en sus cuarenta años de vida solo había recaído una vez, en 1996, en un español: el tudelano Rafael Moneo.

Palabra de Pritzker
Aranda, Pigem y Vilalta fueron los ganadores en 2017 del premio de arquitectura más prestigioso que existe. Foto: Cortesía

Nos adentramos en el Espai Barberí y el resto de la obra de estas “seis manos que se expresan con una sola voz” gracias al libro Palabra de Pritzker, que acaba de publicar Llàtzer Moix, en el que recoge entrevistas a veintitrés arquitectos merecedores del premio, de Norman Foster a Rem Koolhaas, pasando por Richard Meier o el propio Moneo.

Te puede interesar:  Subasta Navideña de arte mexicano

Un libro que nos descubre los estudios de estos creadores y los entresijos del arte arquitectónico a través del testimonio directo de sus principales representantes, tratando temas que van desde la importancia de la luz (“La emoción de la luz y el espacio: esos son los materiales con los que construyes”, dice Renzo Piano) y del espacio público (Norman Foster: “La infraestructura del espacio público y de la conectividad es más importante que los edificios individuales que articula. (…) Calles, plazas, parques, puentes y transportes definen el disfrute de la ciudad o de otros lugares mucho más que una obra de arquitectura”) hasta nuestra relación con la arquitectura (“La arquitectura apela a todos nuestros sentidos. (…) Los materiales y los espacios se huelen, se sienten, se oyen o se ven de un modo diferente”, dice Jacques Herzog).

Y mientras los arquitectos nos cuentan sobre sus edificios más icónicos y sus proyectos más controvertidos, sobre su relación con la creación y con el entorno, vamos vislumbrando, de la mano de Llàtzer Moix, algunas certezas alrededor de esta disciplina compleja, mezcla de arte y ciencia, de entelequia y utilidad, que es la arquitectura. Como dijo Roland Barthes: «La arquitectura es siempre sueño y función, expresión de una utopía e instrumento de una conveniencia.»

Comments are closed.