Claudia Duclaud

La palabra no sirve solo para compartir sentimientos, sino para dar una visión propia del mundo: Claudia Duclaud

La narrativa, cargada de humor y de reflexiones sobre la mujer que lucha hoy para mantenerse y propiciar un ambiente de cada vez más libertad, parece ser la de una escritora a tiempo completo y con mucha trayectoria, aunque se trata como dijimos de una obra que recién empieza.

Ciudad de México, 21 de abril (MaremotoM).- Pocas óperas primas como La hija de un fotógrafo (Harper Collins), de Claudia Duclaud, ha dado tantas satisfacciones. La autora, una abogada que tiene como gran pasión la literatura, ha elaborado la historia de Julia, una chica nacida en el seno de una familia de fotógrafos que ve sus empeños contraponerse a las rígidas expectativas paternas y al estricto ambiente de una sociedad minada por los prejuicios, el machismo y el fanatismo religioso.

La narrativa, cargada de humor y de reflexiones sobre la mujer que lucha hoy para mantenerse y propiciar un ambiente de cada vez más libertad, parece ser la de una escritora a tiempo completo y con mucha trayectoria, aunque se trata como dijimos de una obra que recién empieza.

Hemos hecho una entrevista en la Casa Universitaria del Libro (CASUL) a Claudia Duclaud, transmitida también por Harper Collins, su casa editorial, en la que la autora ha dicho, entre otras cosas, que la maternidad la ha ayudado a escribir su novela. “La maternidad me trajo mucha paz, aunque los niños siempre traen revoluciones, pero también me trajo esos momentos de paz y yo aprovechaba esos espacios para escribir. Al mismo tiempo, la maternidad me trajo algo opuesto a la depresión postparto. Me trajo una euforia postparto y esa alegría se fue tornando en una especie de angustia, al preguntarme si yo no iba a vivir lo suficiente para que mi hijo me conociera. Debía dejarlo por escrito”, afirma.

“La palabra no sirve solo para compartir sentimientos, sino para dar una visión propia del mundo”, agrega.

Julia parte de la vida de Claudia Duclaud y sin embargo sólo se parecen en algunas cosas. Julia es un personaje que funciona como un collage de todas esas mujeres que la autora presenta a lo largo de la novela.

Te puede interesar:  La débil mental, un diálogo entre madre e hija que salpica a los lectores buena literatura
Claudia Duclaud
La hija del fotógrafo, editada por Harper Collins. Foto: CortesíaClaudia Duclaud

“Van moldeando a Julia su madre, su tía, su abuela y le transmiten las cosas de la sociedad, de la familia, las culpas, los miedos, los prejuicios, los fanatismos religiosos. Cuando ella sale al mundo se da cuenta de que esas cosas le estorban”, dice.

La novela va en contra de los moldes que nos imponen cuando salimos a la calle. Hay un sentido de la libertad en La hija del fotógrafo.

“Todos los moldes que nos han impuesto, no sólo a las mujeres, sino también a los hombres. Lo difícil que es encajar en ese patrón. En el ejercicio de su libertad, Julia es la única responsable de su vida, pero en ese camino se tropieza con muchos descalabros”, afirma.

“Hay que tener herramientas para estar en el afuera. Cuando Julia sale al mundo hay un primer tropiezo, una metida de pata bastante importante. La fortuna le da como otra oportunidad y otra vez vuelve a meter la pata. No estaba preparada para estar en el afuera, aprendió sobre la marcha”, expresa.

Esta es una novela sobre las segundas oportunidades y está escrita por una mujer, acostumbrada a voces y a situaciones que no aparecen para los hombres. “Yo pienso que la narrativa no tiene género, también creo que las mujeres cuando escribimos plasmamos nuestra peculiar visión de las cosas. Le imprimimos una noción distinta a las cosas que pasan”, es la voz de Claudia Duclaud.

“Para ser mujer no hace falta ser antihombre. Han sido muchos años de machismo, de opresión a la mujer, las cosas son como una marea, así es como yo las percibo. Las aguas están viniendo a nuestro tren y por eso notamos ciertos radicalismos, pero es un movimiento natural. En esos andamos, camino a la equidad, como una gran aspiración”, dice la autora.

Comments are closed.