Nona Fernández

“La plaza Italia es un campo de batalla en Chile”: Nona Fernández

Nona Fernández viene a presentar en el Palacio de Minería la obra Space invaders, que ha publicado el Fondo de Cultura Económica. El horror de la dictadura chilena es retratado dando voz a un grupo de niños que a partir de sueños y recuerdos reconstruyen los años de oscuridad.

Ciudad de México, 20 de febrero (MaremotoM).- Teníamos muchas ganas de conocer y de entrevistar a Nona Fernández, una escritora chilena que para nosotros pertenece a la nueva camada, junto con Alejandra Costamagna y Lina Meruane.

No podemos decir que ellas son las primeras escritoras chilenas, toda vez que el Premio Nobel ha sido para Gabriela Mistral, pero sí es cierto, que sobre todo a partir de Roberto Bolaño, son las voces de estas autoras las que han trascendido internacionalmente.

Hablar de géneros con ellas, incluida Nona, es a veces hablar de equívocos. Escriben de acuerdo a las circunstancias, escriben con una ferocidad nueva, en un medio donde la literatura es una de las actividades más requeridas. Hay que hacer la estadísticas de cuantos escritores hay en Chile, de acuerdo al número de habitantes, en ese “país chico” donde hoy pelean por la democracia, hay un gran contingente que siempre nos lleva a referirnos a algún poeta o narrador de esa nación.

Nona Fernández viene a presentar en el Palacio de Minería la obra Space invaders, que ha publicado el Fondo de Cultura Económica. El horror de la dictadura chilena es retratado dando voz a un grupo de niños que a partir de sueños y recuerdos reconstruyen los años de oscuridad, señalando las normas que regían sus vidas, la desaparición inexplicable de algún hermano mayor y la repentina partida de una compañera que de vez en vez les mandaba cartas formales firmadas con una estrella pintada con tinta.

Nona Fernández presenta a estos compañeros de primaria como testigos conscientes, protagonistas involuntarios y participantes políticos que se comunican formando una memoria donde “no hay palabras, ni nombres, sólo un cuerpo de muchas patas y manos y cabezas”.

Ahora no está pudiendo escribir. Está atada por los ritmos y las circunstancias que vive su propio país, en donde una dictadura tan terrible como la de Augusto Pinochet, encuentra eco y rebelión en la gente que puebla, entre otras, la plaza Italia.

Nona Fernández
Nona Fernández, una mujer renacentista desde Chile. Foto: MaremotoM

–¿No es la primera vez que vienes a México?

–He estado muchas veces. A pasear, de turista con mi familia. Me gané el Sor Juana, me hice habitué de la Feria Internacional de Guadalajara.

–¿Eres actriz y escritora?

–Sí, soy una mujer renacentista. Me he desarrollado en esas dos trincheras siempre.

–Desarrollarse en esas dos trincheras en un país como Chile es complicado

–Sí. Es difícil. Lo importante es hacer lo que a uno le gusta, se vuelve un desafío siempre gozoso.

–Estas escritoras chilenas marcan una innovación, ¿verdad?

–La verdad es que hay un momento en que las mujeres comenzamos a ser observadas. No diría que no han existido grandes escritoras chilenas, pero han sido bastante invisibilizadas. Ahora estamos siendo más miradas. Hay una gran generación, quizás no es la nuestra, hay una generación precedente. Hay mucha escritura de mujeres, muy diversa, un compromiso con la literatura importante. Somos las cabezas más visibles, pero lo que se viene atrás es tremendo.

–Internacionalmente, conocemos la literatura de Isabel Allende, Marcela Serrano, Carla Guelfenbein, que son novelas comerciales…con ustedes hay una renovación literaria muy interesante

–Pero tenemos a la Diamela Eltit, a la Guadalupe Santa Cruz, Sonia Montesinos, Pía Barros, que son autoras que no han sido reconocidas a nivel internacional, fundamentalmente porque no han sido reconocidas a nivel chileno. Ahora, no es que esté resuelto en lo absoluto, la pelea la seguimos dando, pero somos más visibles. Las propuestas que tú dices son propuestas convencionales, son mujeres donde la figura del hombre es importantísima para la configuración de esa literatura.

Te puede interesar:  Entre París y Acapulco, las líneas de agua de la infancia de María José Romero

–Vienes de Chile. ¿Qué ha significado Roberto Bolaño y el país a que respondió Roberto Bolaño?

–Creo que la figura de Roberto Bolaño es controversial en el ambiente literario, pero soy muy admiradora de él. Él nos hizo pensar en la literatura desde un lugar no convencional, más juguetona, más gozosa, tan alejado de lo que veía de su propia generación. Las mujeres son más experimentales, lo digo sobre todo respecto a los autores. Para mí fue una refrescada, una apertura de cabeza. Algo que me pasó es que me sentí muy huérfana cuando murió Roberto otra vez. Pensé: Uy, lo que perdimos. Es un escritorazo.

Novedades literarias
Foto: Cortesía

–Ahora pelean por la democracia en Chile…

–Lo que vivimos es a partir del 18 de octubre es algo que no pensé que iba a vivir. Tenemos una democracia muy entre comillas, con una institución redactada por los militares, una constitución profundamente neoliberal, llena de candados para que no sea modificada. Es un sistema que nos está partiendo la cara. La izquierda es muy de derechas. Es bien complejo el panorama. Mi sensación es que ya estaba cerrado, que nunca iba a ver un escenario mejor. La idea del fracaso como algo del día a día. Es ese sentimiento de que no se pudo. Hubo una cantidad de gente que lo intentó y nosotros quedamos ahí habitando ese fracaso. Lo que ocurrió el 18 fue algo inesperado, esta gran explosión colectiva. De pronto todos salimos a la calle y seguimos ahí. Todos los días hay enfrentamientos, la plaza Italia es como la plaza del Ángel es un campo de batalla.

–El Presidente de Chile se parece a Bashar al-Ásad, tirando contra su propio pueblo

–Sí, ya ha rechazado todos los informes de los derechos humanos. Ha negado la violación a los derechos humanos, los traumas oculares en unas 500 personas, estamos viviendo un carnaval emotivo, con una respuesta que es tremenda. En términos políticos, no ha pasado nada.

–Estas cosas que pasan puede pasar con libros como el tuyo, Space invaders

Space invaders está inspirado en hechos reales, de un grupo de compañeros de preparatoria que se reúnen en sueños para recordar sus viejos tiempos. Están condenados a recordar a una compañera que se llama Estrella González. Cada una la recuerda como quiere. Constata entre ellos que la memoria no es oficial y que está hecha de versiones distintas. Esa compañera era hija de un carabinero y en 1985 ocurre un caso, que fue el caso de los degollados. En la salida de un colegio detuvieron el tránsito, un inspector de un colegio y un profesor, ambos militantes comunistas, fueron secuestrados. Al día siguiente aparecieron degollados, camino al aeropuerto. Eso fue muy fuerte para nosotros. Yo no sabía qué quería decir degollados. Con el tiempo supimos que nuestra compañera, que su padre, era el jefe del comando asesino. Este es un libro muy fragmentado, como son los recuerdos.

Nona Fernández
Space invaders está inspirado en hechos reales, de un grupo de compañeros de preparatoria que se reúnen en sueños para recordar sus viejos tiempos. Foto: Facebook0

–¿Qué es Voyager, el libro que pronto saldrá por Penguin Random House?

–Es raro ese libro, es un libro híbrido. Escribí un ensayo sobre la memoria, nunca había escrito un ensayo, está escrito a modo de una constelación. Las constelaciones son estrellas, que arbitrariamente tienen una historia, son luces del pasado instaladas en nuestro presente. Las estrellas son una guía y con ese juego empecé a armar un libro.

–¿Qué estás haciendo ahora?

–Estoy involucrada en una versión teatral de Space invaders. Cuando empecé a escribirla pensé que podía ser una obra de teatro. Son cuatro personajes para el teatro. El estallido social ha sido tan fuerte que no he podido concentrarme en lo que está pasando. Me cuesta muchísimo.

Comments are closed.