La poesía catalana, en todo su esplendor: “Lo que intenta explicar la poesía es la razón de estar aquí”

Un amplio estudio sobre la poesía experimental catalana, publicado por Ediciones Del Lirio, realizada por Jordi Marrugat y coordinada por JM Calleja. Incluye una gran cantidad de imágenes facsimilares que corresponden a poemas visuales.

Ciudad de México, 7 de enero (MaremotoM).- Un libraco sobre casi toda la poesía catalana es lo que presenta Poéticas experimentales catalanas. Estudio y antología, un libro que Ediciones del Lirio, con Jordi Marrugat, responsable del estudio y selección y J. M. Calleja, coordinador del título.

Los apartados que integran esta obra son: Estudio introductorio, La tradición catalana: convención y revuelta, orden y aventura, continuidad y ruptura; La literatura catalana y las primeras vanguardias; La radicalización de las vanguardias: dadá y surrealismo; La reconstrucción vanguardista catalana bajo la dictadura franquista; Joan Brossa, poeta experimental; Dos más para la tríade: Guillem Viladot y Josep Iglésias del Marquet; Estallido experimental: la década de 1970; De los años ochenta al siglo XXI; Carles Hac Mor; Andreu Terrades; Bartolomé Ferrando; J. M. Calleja; Patrick Gifreu; Perejaume; Retos presentes y futuros del experimentalismo catalán; Criterios de selección y organización y Bibliografía, así como una Antología de 6 creadores, Textos originales en catalán de Carles Hac Mor, Patrick Gifreu y Perejaume y su traducción al inglés.

El estudio introductorio, de esta obra, se inicia con la relación entre la literatura catalana y las primeras vanguardias del siglo XX hasta nuestros días, haciendo hincapié en algunas figuras que dejaron una huella en la propagación de la experimentación poética como son: en la primera época Junoy y Salvat-Papasseit y en la segunda época Joan Brossa y Guillem Viladot.

“Este libro no ofrece una antología de poemas, sino una selección de textos y obra plástica que permitan hacerse cargo de unas poéticas diferentes entre sí pero basadas todas en el cuestionamiento de lo literario y en la desaparición de fronteras entre géneros o entre literatura y artes plásticas”, ha dicho Jordi Marrugat.

J.M. Calleja es artista visual, performer, conferenciante, editor y dinamizador cultural. Ha participado en numerosos encuentros exposiciones, tanto nacionales como internacionales, de Poesía Experimental & Visual, Performances y Mail Art. Ha realizado performances e instalaciones en España, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Brasil, México, Uruguay, Argentina y Chile. Ha publicado, entre otros, los libros: Llibre de les hores (1981), Mixtures (1993), Transfusions (1996), Alfàbia (2000), Altri (2004), Homenajes (2007), Pets (2009), Mes de María (2011), Huellas. Poemas visuales 1974-2006 (2013), Album 013 (2016) y Dietario 015 (2018).

Portada del libro
Portada del libro. Edicios del Lirio. Foto: Cortesía

–Es un gran esfuerzo de los editores traer este libro a México…

–Sí, es cierto, es un gran esfuerzo de los editores traer este libro y también de lo que lo hicimos. Han pasado ya cuatro años, toda una preparación a partir de la invitación de Rubén Mendieta, el editor de De Lirio. El libro ha quedado muy bien. Es importante porque recoge toda la experimentación poética de principios de siglo hasta nuestros días. Unimos eso sí toda la experimentación a las vanguardias literarias europeas, para demostrar que no son casos aislados, sino que van ligados al futurismo, al dadaísmo, al surrealismo, un movimiento que tiene toda una historia detrás. Con este libro definimos toda la trayectoria de la experimentación poética catalana.

–Toda la historia y todo el talento detrás, ¿verdad? La poesía catalana tiene como norma el lenguaje, ¿de qué cosas trata la poesía?

–La poesía visual también es poesía, lo que intenta explicar la poesía es la razón de estar aquí, de estar en el mundo y encontrar las soluciones de los enigmas que tenemos todo. Poéticas experimentales se llama porque hay una variedad de diferentes características y hemos intentado abrir el campo de todas las posibilidades que da la experimentación. Encontrar esa experimentación que en un momento determinado fue una repulsa a todo lo establecido. Tienen unas pautas en determinados años concretos, los ’20, los ‘80 y ’90 y actualmente, una serie de jóvenes que continuamos la poesía desde ese ángulo.

Te puede interesar:  El podcast de FIL Guadalajara regresa para la edición 2021

–A veces a uno le cuesta esa forma de poesía, estamos más acostumbrados a leer el poema en papel

–Es cierto. Lo que hacemos aquí es romper la imagen típica de la poesía como una cosa para ser leída en la intimidad o en los actos públicos. Aquí entramos en lo que es la poesía sonora, la poética es romper ese límite con el que nos hemos acostumbrado a hacer casillas: la narrativa, la poesía, etcétera. Juntamos la danza con el video y con el grito, por ejemplo.

–¿Usted es poeta?

–Sí, el libro consta de dos partes muy importantes, por un lado está todo el estudio que ha hecho Jordi Marrugat, que son casi unas 300 páginas, con mucha documentación gráfica y después está la antología, que son seis poetas, con características diferentes. Hay uno que es pintor también y sus poemas son como una serie. Hay autores que vienen de la performance, otros son más visuales, otros son más permutativos que juegan con las letras en sí, cambian vocales…los seis autores son muy diferentes entre sí, nos permite el amplio abanico que queremos mostrar.

J.M.Calleja
Me interesa mucho la performance teniendo en cuenta los espacios. Foto: MaremotoM

–¿Cuáles son sus perspectivas?

–Mi nombre J.M.Calleja, soy poeta, tengo una exposición en Barcelona y continúo experimentando con la poética y pronto tendré mi próximo libro. Mi performance es jugar con los sonidos y con el cuerpo, dentro del espacio. Me interesa mucho la performance teniendo en cuenta los espacios. Los espacios son muy importantes para dar un contexto y una fuerza a lo que uno quiere expresar mediante la sonoridad de las palabras o de la proyección de imágenes.

–¿Qué temas toca, pensando que forma es contenido?

–Siempre he pensado en el tiempo. Me ha marcado bastante, siempre intentaba jugar con el tiempo, pero sabiendo que a veces está, pero no está. Me ha interesado mucho también estudiar sobre la propia experimentación, tengo un libro que se titula Homenajes, que recuerda a todos los que nos precedieron. La tradición experimental no es demasiado conocida, me interesó mucho estudiar y tratar de conectar en el pasado esa línea tan delgadita de autores que tocaron de alguna manera diferente la palabra o la imagen. Las vanguardias europeas de principio de siglo rompieron todos los márgenes sonoros, las palabras en los poetas futuristas, Mallarmé y el espacio en blanco, casi abrieron todas las puertas de la experimentación. Luego ya nosotros nos hemos aprovechado de la tecnología para añadir nuestro granito a esa historia.

–Ahora han vuelto a salir los poetas a la calle

–Claro, pero eso estaba en los trovadores de hace siglos. Salen a la calle para romper esos moldes tan estructurados, que te dice que la poesía tienes que leerla en la intimidad de tu casa. En 2014 estuve invitado en Guadalajara y sobre el muro de la Escuela de la Universidad, puse un poema visual mío. Romper un poco la publicidad que nos invade y poner poesía ahí.

–La poesía es un grito, no sé si leerla “flojito” en una casa

–Creo que las dos cosas son compatibles. Creo que toda poesía tiene su campo de acción, su momento y su espacio. Para alguien la poesía será un grito de euforia y para otro será un recogimiento como más íntimo. No hay contraste, hay esa gama de grises que cada uno escoge y valora. Todos son positivos.

Comments are closed.