Gioconda Belli

La poesía es un gozo profundo, Gioconda Belli

La poeta nicaragüense repasó su trayectoria acompañada por Yolanda Ramírez Michel dentro del Salón de la Poesía

Guadalajara, Jalisco 29 de noviembre (MaremotoM).- Ser una mujer con ganas de vivir que encuentra en la poesía su liberación. Así fue como se definió a sí misma Gioconda Belli, durante su participación en el Salón de la Poesía de la edición 36 de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

Después de ser presentada por Yolanda Ramírez Michel, la poeta nicaragüense se mostró feliz de convivir con sus admiradores en una actividad que registró un lleno total y en la que Belli, siempre vivaz, recordó sus inicios en el oficio de la escritura, recibió como regalo de una persona del público un pez de ámbar e incluso rifó un libro de su autoría.

Sentada al frente de sus fieles admiradores, quienes nunca perdieron ocasión de grabar con los celulares sus palabras, la nicaragüense leyó algunos de sus poemas más reconocidos, pero también presentó algunas novedades que no había compartido anteriormente con nadie.

Escritora, ensayista, narradora y poeta, Belli definió a la poesía como la herramienta que revolucionó Managua y se convirtió en una parte integral de su vida cuando ella estaba en sus veinte, época en la que se casó con un hombre “aburrido”.

“Para mí la poesía no es trabajo, la poesía es algo, como yo digo en uno de los primeros poemas que escribí, yo digo que me voy llenando y de repente siento que voy a estornudar flores. Que si abro la boca voy a crear un huracán, así dice el poema y realmente [aquí brindó con los asistentes] la poesía viene a mí, me asalta y yo la escribo y después la trabajo. La novela es otra cosa, pero yo pienso que la literatura es como la música: necesitas a veces una guitarra, necesitas un violín, un piano, a veces sería como decir que la poesía es como una pequeña expresión concentrada de la música”, reflexionó Belli sobre su trabajo lírico.

“La poesía es más un gozo profundo, porque cuando hago un poema es como una descarga, una catarsis tremenda; me curo el dolor, la alegría, porque hay una alegría que duele también. Siempre en los libros se sienten esa alegría y ese dolor”.

Te puede interesar:  Gabriel Orozco, entre las mejores exposiciones del año en Nueva York
Gioconda Belli
Gioconda Belli en el Salón de la Poesía. Foto: FIL en Guadalajara

Su país, Nicaragua, estuvo presente en la charla, y Belli habló de cómo se ha tenido que exiliar de él luego de constatar cómo se ha coartado la libertad de aquellos que, como ella, la ejercen desde la literatura.

“Los mitos son la historia nuestra, que de esta manera es contada como cuento, pero luego los mitos tienen una relación directa con el ser o con la existencia como tal, por eso me gustan, y hay un mito muy importante que lo he estado pensando mucho últimamente, que es el mito de Sísifo, el que llevaba la piedra hasta arriba y se le volvía a caer, nosotros decimos que Nicaragua es el país de Sísifo porque vivimos subiendo la piedra y se nos vuelve a caer. Pero leí un ensayo muy bello de Albert Camus, que se llama El mito de Sísifo donde él habla de cómo es parte de la existencia humana el subir y que la piedra se nos caiga, y tenemos que aprender a convertirlo en un acto de rebelión y hacerlo con alegría y con gozo”, expresó la poeta.

“Eso para mí fue bien importante porque Nicaragua está en una situación muy difícil y entonces yo he tenido, otra vez, a esta altura de mi vida, que exiliarme de mi país y pasé un tiempo muy difícil porque yo salí de Nicaragua creyendo que iba a regresar, yo salí y empezaron a encarcelar a todas las personas que como yo teníamos una opinión”.

El tiempo de los lectores con Belli se fue volando y, para despedirse, la poeta compartió un poema “Consejos para la mujer fuerte”, que subió en Facebook, un texto que tuvo 300 mil interacciones.

“Si eres una mujer fuerte / protégete de las alimañas que querrán almorzar tu corazón. / Ellas usan todos los disfraces de los carnavales de la Tierra: / se visten como culpas, como oportunidades, como precios que hay que pagar. / Te hurgan el alma; meten el barreno de sus miradas o sus llantos / hasta lo más profundo del magma de tu esencia / no para alumbrarse con tu fuego / sino para apagar la pasión / la erudición de tus fantasías”, leyó.

Comments are closed.