Niño de Elche

La práctica artística significa para mí quitarse nudos: Niño de Elche

Este cantador atípico y ex flamenco, nació como Francisco Contreras. Se trata de un artista indisciplinario que ha sabido aunar en sus diferentes propuestas artísticas géneros como el flamenco, la libre improvisación, el krautrock o las músicas electrónicas, electroacústicas o contemporáneas junto con la poesía, la performance, la danza o el teatro.

Ciudad de México, 15 de marzo (MaremotoM).- Dice Niño de Elche que él es testimonio de estos tiempos. Hay que pensar muy bien las palabras para referirse a este artista único y que como bien dice el usuario de twitter: No me había muerto porque antes tenía que escuchar a Niño de Elche.

La circunstancia se dio en la Casa del Lago (UNAM), donde transcurrió FICUNAM, con propuestas realmente vanguardistas y sensibles, un gran festival, donde en el marco de las actividades de la décima segunda edición y como parte de la sección Umbrales se presentó el concierto performance de Niño de Elche, en colaboración con Lois Patiño y Raúl Cantizano.

Niño, nacido en 1985, dio un concierto en México y fue apoteósico. Dicen los que fueron a verlo que el hecho fue trascendente y emotivo.

Niño de Elche
Con C.Tangana. Foto: Cortesía

Este cantador atípico y ex flamenco, nació como Francisco Contreras. Se trata de un artista indisciplinario que ha sabido aunar en sus diferentes propuestas artísticas géneros como el flamenco, la libre improvisación, el krautrock o las músicas electrónicas, electroacústicas o contemporáneas junto con la poesía, la performance, la danza o el teatro.

Claro, para los que todavía no lo han escuchado con alevosía y esmero, sepan también que es uno de los artistas que acompañan a C.Tangana y que como tal, vendrá al Vive Latino el fin de semana entrante.

Niño de Elche viene de otras guerras y aquí, en Latinoamérica, ojalá pronto se haga famoso para que pueda vislumbrar su carrera con más tranquilidad. Claro, no se ha quejado, pero la verdad es que a estas alturas ¿qué nos importa si el flamenco de Rosalía, de Diego El Cigala, de ese Enrique Morente mismo al que tanto recordamos y por supuesto de este artista a quien hemos tenido la fortuna de entrevistar es puro o no?

¿Es fruto de la raza, de la nacionalidad, del yo soy pero tú no que todos los años tenemos que ser testigos de esta discusión inútil y que tanto mal le hace a la música del mundo? ¿Esto de si el flamenco era puro o no, no lo habíamos oído en los años de Camarón de la Isla, cuando sacó La leyenda del tiempo, hoy un verdadero clásico, porque entre otras cosas tenía bajo eléctrico?

Desde la participación en la Documenta 14 bajo el espectáculo La farsa monea junto a los artistas Pedro G. Romero y el bailaor Israel Galván, hasta la colaboración musical con grupos como Los Planetas o C. Tangana, Niño de Elche también ha protagonizado películas como Niños somos todos, del director Sergi Cameron y escrito ensayos en clave autobiográfica.

Por último, cabe destacar el trabajo realizado para la Colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía la obra Auto Sacramental Invisible, una representación sonora a partir de Val del Omar, donde se aprecia su predisposición a la investigación y la reconstrucción histórica.

Su nuevo disco se llama La exclusión, donde el artista parte de la colaboración con el escritor y filósofo Ramón Andrés y su libro Pensar y no caer para reflexionar, entre otros aspectos, sobre la alteridad con lo animal, su humanidad y la domesticación del hombre. También sobre la idea del excluido con Europa como contexto, los cuerpos problemáticos, el dolor, así como la concepción de la muerte y la nada. Junto al músico y compositor Raúl Cantizano, las imágenes que acompañan la propuesta de Niño de Elche pertenecen a la colaboración que ha desarrollado para dicho proyecto con el cineasta Lois Patiño. El proyecto está grabado en ADEBO – Asociación para la Defensa del Borrico- fundada en 1989 por Pascual Rovira en la Sierra de Rute (Córdoba). Este admirable proyecto, además de dar cobijo a más de 100 asnos, trata de concienciar sobre la situación dramática de estos animales en España, para evitar que desaparezcan algunas de las razas autóctonas. Una simbología de los males de nuestro tiempo.

Te puede interesar:  Cristina Pacheco, en su regreso a Canal Once, conversará con la soprano Olivia Gorra

ENTREVISTA EN VIDEO A NIÑO DE ELCHE

“Yo no me considero antiflamenco, sino ex flamenco. Más allá de eso, la verdad es que no sé qué clase de artista soy. No es una mis prioridades crear una identidad, mi prioridad es más en el estar, donde me coloco, con quién estoy, hacia dónde voy. La identidad del ser es cambiante, no defiendo en exceso las identidades, no defiendo el posicionamiento inmóvil ni las expresiones culturales que tienen que ver con la tradición”, dice el Niño de Elche al tratar de definirse.

Lo llaman “Paco” por Francisco, aunque yo en la entrevista siempre le diré Niño y para que quede todo claro, es probable que él elija la palabra “experimental” a la hora definirse.

“Experimental es una palabra que muchas veces olvidamos, pero viene de la experiencia. Experimental no es una experiencia estética, ni una deconstrucción, pero para mí no tiene que ser una propuesta experimental”, dice.

Las preocupaciones tienen que ver con respecto al flamenco “muy endogámicas, pero no son importantes”.

“Siempre hay una forma de desactivar el debate y tiene que ver con que a mí no me interesa qué son las cosas, sino que me interesa cómo son las cosas. Hay veces que la esencia, sobre todo cuando hablamos de arte, es muy difícil. El arte del flamenco es bastardo, paradójico, contradictorio. Cómo funciona y cómo puede funcionar a partir de que un artista pueda considerarse flamenco”, afirma.

Niño de Elche sacará pronto un libro sobre el flamenco y sus mentiras, se ha hecho otra película sobre él que se llama El canto cósmico, está haciendo la música para una película con Rocío Molina, una gran bailaora de flamenco, unas exposiciones sobre Goya, un espectáculo sobre las memorias y el olvido de su vida flamenca. “Es una de mis enfermedades, hacer muchas cosas, no es nada recomendable”, dice.

“La colaboración con C.Tangana tiene que ver con la amistad. Hicimos la canción “Veneno”, me lo presentó Rosalía, que era mi pareja y ahora vengo al Vive Latino a acompañarlo. Es un gran talento C.Tangana, un buen conocedor de música. Siempre lo más difícil es saber rodearse de gente talentosa y los grandes artistas lo hacen”.

Niño de Elche
Poster de Canto cósmico. Foto: Cortesía

“El concierto de ayer en la Casa del Lago, representó la primera vez que hice mis cosas. El Ficunam representa varios de mis intereses y estoy muy contento de que mi presencia en Ciudad de México haya sido en este contexto. Se está hablando de que probablemente venga a fin de año, pero hay que seguir hablando, porque mi agenda siempre está muy concurrida”.

El coronavirus ha sido terrible para todos y sobre todo para él. “A nivel personal, a nivel político, a nivel profesional, ha expresado lo mejor y lo peor. Veías la solidaridad y también veías el miedo. El conservadurismo de la gente ha sido duro, el trato de la muerte, cómo hemos perdido todo tipo de espiritualidad”, afirma.

¿Cómo podemos conocer a un artista más allá de los medios?

“Soy de las personas que vienen de la tradición. Todo lo que destilo artísticamente tiene que ver conmigo. Soy seguidor de gente como John Cage, que entendía que la práctica artística es la vida. No entiendo la vida sin el arte y eso es para mí vivir. Tengo un programa de radio en Radio 3, doy muchas entrevistas y trato de hablar siempre desde una perspectiva honesta”, expresa.

“Desnudarse es un término que me gusta mucho porque es un término que significa quitarse nudos. La práctica artística significa para mí quitarse nudos”.

Comments are closed.