Ulises Hadjis

“La producción artística no puede estar supeditada a los gustos del gran público”: Ulises Hadjis

El cantautor venezolano Ulises Hadjis se presentará este domingo en Foro El Tejedor. En diciembre pasado estrenó dos canciones, con las que abre un nuevo ciclo sonoro.

Ciudad de México, 15 de enero (MaremotoM).- El cantautor venezolano Ulises Hadjis se presentará este domingo en Foro El Tejedor. En diciembre pasado estrenó dos canciones, con las que abre un nuevo ciclo sonoro. Los temas “Ulises Nadie” y “Corazón en Vano” formarán parte de un nuevo álbum de Hadjis y fueron escritos por él, grabados en Madrid bajo la producción del ibérico Carles Campi Campón (ganador del Latin Grammy y colaborador de artistas como Jorge Drexler, Natalia Lafourcade y Vetusta Morla) y mezclados por el mexicano Roy Cañedo.

Ulises nadie fue una canción que escribí el año pasado, es una reflexión sobre mi propio nombre y Corazón en vano es una canción que habla más sobre una ruptura de una relación amorosa”, cuenta el cantautor que este domingo tendremos oportunidad de conocer.

El próximo disco de Hadjis, que está radicado en México, incluirá 11 canciones. La mayoría son de creación individual, aunque cuenta con las colaboraciones de El David Aguilar (en un tema) y Silvana Estrada (en otro de los cortes) y la participación de Natasha Tiniacos en la letra de dos canciones más.

El anterior álbum, Pavimento (2015), fue producido por el ganador del Grammy Andrés Levin y en 2008 dio a conocer el álbum Presente y su tercer disco, Cosas Perdidas (2012), recibió tres candidaturas al Latin Grammy en las categorías Mejor Nuevo Artista, Mejor Álbum Alternativo y Mejor Canción Rock.

Hadjis es uno de los representantes más innovadores del actual pop latinoamericano e hizo su debut en vivo en EU, en 2012, con shows en Nueva York, Filadelfia y Miami.

–El arte latinoamericano parece estar en una disputa entre lo colectivo y lo individual, ¿te parece eso?

–Sí, es cierto. El arte latinoamericano, sobre todo lo venezolano, está más tirado a lo colectivo. En mi generación, se prima más lo colectivo, desde el hecho de preguntarnos cómo hago para que me escuche más gente, cómo logro hacer una canción que llegue a la mejoría. Pero siempre he ido contracorriente y en mi caso privilegio más lo subjetivo, lo individual.

–¿Tú crees que el individuo tiene más respuestas o menos preguntas desde el punto de vista social?

–Alguien dijo que cuando Bob Dylan escribía tenía en sus manos el pulso de su generación, hay gente que es así. Conozco a personas que entiende el colectivo, que se parece al colectivo y pueden hacer una buena obra a partir de eso, pero no es mi caso.

–Independientemente de tu subjetividad, haces pares con gente que se parece a ti. La canción hace su lucha entre el reggaetón y la música electrónica

–Sí. Justamente el colectivo de cantautores busca ser un foco de cosas. En la historia de la música, nuestra canción tiene una movida más subalterna. Quizás en el 2010, en el 2012, la canción estaba más de moda, era llamada la “música alternativa”, pero ahora está de moda el reggaetón, el trap, dentro de algunos años llamará la atención otra cosa, el gran público se va interesando de acuerdo a la corriente. La producción artística de cada uno no puede estar supeditada a eso.

Te puede interesar:  Es un libro de muchas preguntas, dice Yolanda Segura, al presentar su libro en la FIL

–Sergio Rotman decía que la gente que hoy escucha reggaetón es que no conoce el rock. Los de generaciones anteriores sí teníamos algo que aprender…

–Lo que pasa es que el rock sí se convirtió en una industria demasiado aceitada. En algún momento el rock era algo contracultural, escuchabas discos de Café Tacvba o de Fito Páez y era algo contracultural. Los chicos de hoy prefieren escuchar a Bad Bunny en lugar de Fito Páez, ahora el rock pertenece al aparato capitalista, los chavos de 16 o 17 años prefieren a Bad Bunny en lugar de Foo Fighters. Es una banda simpática, tiene canciones lindas, pero no se ve reflejada.

–Lo veo en los festivales, las bandas no te dejan absolutamente nada

–Es muy duro decir que las bandas no dejan absolutamente nada. Son horribles las bandas de rock de los 90, quedaron muy pocas, entre ellas Los Fabulosos Cadillacs y Café Tacvba. Es algo como lo que dijo Rubén Blades: La salsa comenzó, era un sonido muy bajo, de bajo perfil, poco a poco se fue puliendo. No quiero ser abogado del diablo. Nunca escuché trap ni reggaetón, porque es música que no me interesa. Pero tampoco escucho el metal progresivo ni música dodecafónica…hay muchas músicas que no me interesan. El tema del reggaetón ha sabido venderse muy bien y muchos artistas ganan muchísimo dinero. La gente escucha a Bad Bunny o a Maluma, pero no puedo decir que eso me interesa sólo porque está aceptada por las masas.

Ulises Hadjis
Lo que pasa es que el rock sí se convirtió en una industria demasiado aceitada. En algún momento el rock era algo contracultural. Foto: Cortesía

–Hablando de Blades, contaba que cuando sacó Siembra, casi lo tiran a la basura, creían que era malísimo. Hacer estos discos que cambie algo la música siempre está vigente…

–Pasa un poco como la metáfora de los perros callejeros. Un perro callejero que entra a una taquería y come delicioso, tiene atrás a 99 perros callejeros que los atropellaron, los envenenaron o los asesinaron. Eso pasa con discos como Siembra o el Revés de Café Tacvba. Son obras que fueron castigadas en el momento que salieron, pero hay un montón de discos increíbles que no tienen esta revancha y pasan sin ser advertidos. Es fácil hablar de la transgresión del pasado cuando eres alguien que logró tener éxito. Pero es duro hablar antes, a priori, los artistas sacan discos o hacen giras que tienen poca cobertura y poco público.

–¿Qué dices de tu disco?

–El disco se llamará El Mundo y la Nada. Mi nombre es Ulises y mi apellido es raro, comenzó como un prefijo que se colocaban las familias en Jerusalén. Es mi quinto disco. México es una gran ciudad para hacer arte, recibe mucha información, hay muchas cosas que están pasando, no es tan cara como Nueva York o Los Ángeles. Me encanta estar aquí.

Comments are closed.