Woody Allen

La verdad que la existencia es un mal negocio: Woody Allen

El presentador le agradece a Allen por recibirlo y él dice: “Imagina, no estoy haciendo nada desde hace 10 meses”. Vestido con un pullover anaranjado, sentado en una silla que al parecer es de su estudio, Woody conserva esa ironía y ese don de gentes para expresar esa ironía.

Ciudad de México, 16 de febrero (MaremotoM).- Pedro Bial ( Río de Janeiro , 29 de marzo de 1958 ) es un presentador de televisión , periodista , escritor , cineasta y poeta brasileño . Actúa principalmente en televisión, siendo conocido por presentar los programas Fantástico (1996-2007), Gran Hermano Brasil (2002-2016) y Na Moral (2012-2014). Actualmente presenta el programa de entrevistas: Conversación con Bial.

Fue precisamente en ese programa, donde el gran cineasta y escritor Woody Allen otorgó una entrevista larga, donde no obvió los temas, destinado quizás a promover su autobiografía A propósito de nada (Alianza Editorial) o a pasársela bien, conversando a sus 85 años, pues claro está que no puede salir por el coronavirus.

El presentador le agradece a Allen por recibirlo y él dice: “Imagina, no estoy haciendo nada desde hace 10 meses”. Vestido con un pullover anaranjado, sentado en una silla que al parecer es de su estudio, Woody conserva esa ironía y ese don de gentes para expresar esa ironía.

Cuenta que esa mañana se tomó un té (nunca café, por su edad), un jugo de ciruela y un muffin inglés con mermelada. Dice que no ha demorado mucho en hacer esta autobiografía porque a diferencia de los trabajos de ficción escribe sobre su propia vida “y sé perfectamente lo que va a pasar. No me he demorado en escribir, pero sí soy un reescritor compulsivo. Así que he estado puliendo cosas, cambiando algunos datos, elaborando algunos relatos, pasé mucho tiempo en eso”, afirma Woody Allen.

La autobiografía le resultó divertida escribirla, sobre todo por su infancia, a pesar de ser contrario a la nostalgia, diciendo entre otras cosas que jamás ve sus filmes antiguos. “Cuando me invitan a un panel a ir hablar de alguno de mis filmes, yo no acepto. No me gusta vivir en el pasado. En mi autobiografía escribí con la nostalgia la primera parte del libro y eso se tornó peligrosamente seductor, entonces voy a evitar eso”, afirmó.

También habló del coronavirus, que lo tiene ahora prácticamente amarrado a su departamento de Nueva York. “Siempre he estado esperando que la vida me diera un golpe. Me pasé la vida esperando tener una noticia ruin, pero tuve mucha suerte, porque ese golpe terrible y catastrófico nunca pasó. Tuve a mis padres toda la vida. Mi padre falleció después de los 100 años, mi madre a los 92, nunca estuve en el hospital, así que ese golpe nunca ha llegado. Sin embargo, nunca me relajo ni aprovecho nada, siempre me parece que algo terrible va a pasar”, dice.

“El coronavirus no me afectó personalmente, yo me quedé en casa, nunca me aglomeré con otra gente, así que mi familia y yo vivimos sin virus. Ahora me pusieron la primera dosis de vacuna.”, agregó.

https://www.youtube.com/watch?v=OXi5MPyApQY&t=3s

“Nueva York es un lugar para salir, para pasear, la ciudad tiene vida, cuando sales hay mucha gente linda alrededor. Todo es fascinante, hay museos abiertos, teatros, es una ciudad bella. Una de las cosas que más siento es que los restaurantes estén cerrados. Íbamos con mi mujer a la noche a cenar a un buen restaurante, a encontrarnos con los amigos, charlar con ellos, todas las mujeres están vestidas bonitas, los hombres son hermosos, el robalo está lindo en el plato, me gusta mirar todo eso, pero ya no puedo. Estoy preso en mi casa y soy muy cobarde, salgo a la defensiva cuando salgo”, expresó Woody Allen, director de la reciente Rifkin’s Festival, una comedia romántica con los actores Wallace Shawn, Gina Gershon, Elena Anaya, Louis Garrel, Sergi López, Christoph Waltz.

Te puede interesar:  La ONU-DH condena los asesinatos de los periodistas Alfonso Margarito Martínez Esquivel y José Luis Gamboa Arenas

Cuando le preguntan qué personaje se parece más a él en las películas, Woody Allen contesta que es Cecilia, la protagonista (Mia Farrow) de La rosa púrpura del Cairo. “Cecilia tiene una vida terrible y quiere entrar al cine, que es un mundo de fantasía y salir de la realidad. Yo siempre sentí eso. El mundo es triste, terrible, brutal, para vivir en él hay que hacer una lucha tremenda, yo tengo una visión muy triste de la vida en general y crecí viendo filmes y hubiera sido muy feliz, como Cecilia, poder entrar en la escena y tener esa vida de cine”, dice.

“Con respecto a mis papeles en el cine, tengo la misma apariencia de ellos. Charlie Chaplin, por ejemplo, no se parecía al vagabundo en la vida real, pero los personajes que he interpretado en el cine, han sido muy exagerados. Si yo llevara mi vida a la escena, ustedes caerían de sueño. Soy razonablemente competente para mi trabajo, pero luego no hago nada. Las personas piensan que soy yo en los personajes que interpreto, pero soy muy diferente. Soy una persona aburrida y mi vida no es muy divertida”, expresa.

Woody Allen
Dice que Donald Trump “fue un fenómeno pasajero”. Foto: Cortesía

Dice que Donald Trump “fue un fenómeno pasajero” y que tener el control de todas sus películas ha sido una obtención “accidental” y que “los productores dejan en paz a los comediantes. Sienten que hay algo místico”, afirmó.

Al respecto de las acusaciones de Mia Farrow, tuvo que decir eso porque estaba escribiendo de su vida “y cuando llegó a ese punto, tuve que escribir. Cuando las cosas se estaban poniendo polémicas o tenían un sentido ambivalente, tuve que poner la perspectiva de otra persona. Yo citaba a psiquiatras, a jueces, investigadores, todos los involucrados para que no pareciese que era yo diciendo algo”, dice Allen.

“Cuando Hachette dice que no va a publicar mi libro, cuando hay actores que dicen que no van a trabajar conmigo o que se arrepienten de haber trabajado, yo estoy siendo boicoteado y digo que ellos están cometiendo un error. Alguna vez lo entenderán, o no, pero esa es mi perspectiva sobre eso”, afirmó.

Libros especiales
Foto: Cortesía

“Con respecto a mis hijos, Dylan y Ronan, yo no podía verlos. Estoy abierto a encontrarme con ellos, a tener una relación, eso me haría inmensamente feliz de encontrarme con ellos y verlos. Mi otro hijo, Moses, ha querido tener una relación y somos muy próximos. Él es muy bueno. Espero tener con ellos una relación, sé que no va a ser así, pero me gustaría que pasase”, agregó.

Dicho esto, la vida no tiene sentido para Woody Allen. “La verdad que la existencia no está buena, es un mal negocio. Uno puede ver el sentido donde quiera, en el arte, en la familia, en la religión, pero la verdad es que se está engañando”, dijo.

“Encuentro que estoy sereno frente a mi propia muerte. No estamos preparados para la muerte, si alguien entrara aquí con un arma yo lucharía por sobrevivir. Eso está en nuestra sangre, en nuestro ADN”, agregó.

Comments are closed.