Claudia Marcucetti

La vida y la muerte de Tina Modotti alrededor de Vidali y el comunismo: Claudia Marcucetti

“Toda persona que llega al poder se corrompe. Entran todas las debilidades que son relativas a ejercer el poder: abusarlo”, dice esta novelista que también ha escrito Los Inválidos, Heridas de agua, Donde termina el mar.

Ciudad de México, 15 de noviembre (MaremotoM).- Cuando el cadáver de Tina Modotti llega a la morgue del doctor Zárate para que le practique la autopsia, Armando, fotógrafo aficionado e hijo del forense, se escabulle para intentar hacerle un retrato a la mujer que fuera modelo, artista y revolucionaria. ¿Realmente fue una falla del corazón la causa de su deceso o hay algo más que se está ocultando?

Con esta pregunta la novelista Claudia Marcucetti inicia su nuevo libro Fuego que no muere (Planeta) sobre la icónica Modotti, una mujer fuera de su tiempo, pero que supo vivirlo y representarlo como ninguna.

Claudia Marcucetti
Este libro presenta a una Tina luchadora, pero también a una Tina frágil. Foto: Cortesía Marisol Cid

He leído todas las novelas de esta mujer inquieta y noble, que ama la literatura como a su propia ropa y que a ella le dedica gran parte de su tiempo. Es una escritora rara. A veces me dice, como hace unos años, antes de la pandemia, que tiene información sobre esta fotógrafa que tanto amamos en México y ella, como italiana, como nacida en algún lugar de Trieste, sabe cómo buscar el hilo que conduzca a muchos datos que no se saben de Modotti. Transcurre algún tiempo y aquí está, con este libro que considero el mejor que ha escrito, producto de una investigación a fondo, que no sólo habla de Tina, sino que también da contexto a una política y a una sociedad de la época, donde mirar de costado o hacerse el que uno no miraba, igual era fruto de condena.

Hoy, que todos los grupos de ultraderecha surgen por todos lados, es necesario mirar la historia y ver cómo esos hombres y mujeres, hoy icónicos, algunos desconocidos, lucharon contra las SS del mal. Cómo, además, la clave para expandir su antinazismo se vio reflejada en un sistema que creó la Guerra Fría. El comunismo, el nazismo, la Segunda Guerra Mundial y Tina Modotti en el medio de todo aquello, tratando de encontrar alguna respuesta.

Te puede interesar:  Stephen King y George R. R. Martin: Las ratas han sido muy buenas con nosotros

ENTREVISTA EN VIDEO A CLAUDIA MARCUCETTI

“Este libro presenta a una Tina luchadora, pero también a una Tina frágil. Creo que fue una mujer con una increíble fuerza y esa contradicción que vive en todas las mujeres. Si bien no fue nunca una luchadora feminista, fue un ícono feminista”, dice Claudia Marcucetti.

“Para mí el gran descubrimiento de la novela es Vittorio Vidali, el lado oscuro de la vida de Tina Modotti. Tuve oportunidad de conocerlo más cuando leí los once libros que él había escrito, más algunos textos inéditos que me proporcionó la familia, que vive en México, porque él, luego de separarse de Tina, se casó inmediatamente con Isabel Carabajal”, agrega.

El reto de discernir a través de las palabras a Vittorio Vidali fue el reto más fuerte que vivió Marcucetti. “Contar la historia de Vittorio fue contar la historia del comunismo”, como me lo comentó el historiador Hugh Thomas.

“Fue difícil separarse de la mentira y de la verdad y por otro lado es un hombre convencido de sus ideas y yo se lo respeto mucho”, afirma.

“Toda persona que llega al poder se corrompe. Entran todas las debilidades que son relativas a ejercer el poder: abusarlo”, dice esta novelista que también ha escrito Los Inválidos, Heridas de agua, Donde termina el mar.

Claudia Marcucetti
Fuego que no muere rescata todo el compromiso político de Tina Modotti. Foto: Cortesía Marisol Cid

Fuego que no muere rescata todo el compromiso político de Tina Modotti. Según Marcucetti “ella se radicaliza, un poco por Vittorio Vidali y porque era una mujer súper apasionada y creía que en sus ideas políticas había una solución para las masas. Hay anécdotas tremendas como cuando intentan asesinar a “La Pasionaria” y Modotti manda a matar a un grupo de personas sospechosas de ese intento de homicidio. Tina tenía un compromiso muy grande con la causa”, expresa.

“Es mi visión de la vida ligar a la vida con los sentimientos y el amor más que la política. Creo que Vittorio se enamoró de Tina después de muerta, él se sentía culpable de haberla matado como mujer, como artista”, agrega.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*