Sara Sefchovich

La violación ha sido y sigue siendo un arma de guerra, un arma más poderosa que una bomba: Sara Sefchovich

El sufrimiento individual y colectivo en la voz de la novelista y socióloga Sefchovich, durante la conferencia: El sufrimiento de las mujeres en el Medio Oriente actual, llevada a cabo el Día de la Mujer, que muchas celebran, otras conmemoran, casi todas luchamos y cuando se dice que hemos avanzado en nuestros derechos, no se habla precisamente de las mujeres en el Medio Oriente.

Ciudad de México, 15 de marzo (MaremotoM).- La novelista y socióloga Sara Sefchovich dio una conferencia: El sufrimiento de las mujeres en el Medio Oriente actual, llevada a cabo el Día de la Mujer, que muchas celebran, otras conmemoran, casi todas luchamos y cuando se dice que hemos avanzado en nuestros derechos, no se habla precisamente de las mujeres en el Medio Oriente.

A ellas quiso Sara, reciente autora de Demasiado odio (Océano), con los comentarios de Sandra Lorenzano, dedicar ese día que también es un poco de reflexión. Cuando Sara habla de estas mujeres, lo va a hacer sobre las mujeres que sufren, porque por supuesto, decir “las mujeres de Medio Oriente” es ser demasiado amplio y no dar en el clavo.

FIL EN GUADALAJARA
Sara Sefchovich y su conferencia en el Día de la Mujer Foto: Cortesía FIL

“En la palabra sufrimiento también cabe mucho”, dice Sara. Son muchas las causas y la conferencista las enumeró una a una. Ese es el sufrimiento individual. “Son de cada persona”, dice.

“Hay otros sufrimientos que son colectivos. Su origen está en la manera de funcionar de la economía, de la cultura”, afirma la socióloga, quien en este tramo nombró al sociólogo francés Pierre Bourdieu y a la poeta Anna Ajmátova.

“Son situaciones en que las personas comunes que no participan de las decisiones políticas ni económicas ni militares son las que más las sufren”, afirmó.

“Ahí está la tifa, de Afganistán”, cuando los talibanes ingresaron al poder obligaron a una visión draconiana del Islam y las mujeres tuvieron que quedarse en su casa, no podían manejar ni ejercer su profesión ni ir a la escuela y además sufrir el castigo por la mínima trasgresión.

Ahí están las violaciones y la destrucción de los templos en Bangladesh, las mujeres castigadas por ser musulmanas en un país budista como Myanmar, las mujeres de las castas más bajas de la India, las africanas que habitan un continente cargado de armas, miles de emigrantes, los niños soldados, las centroamericanas que huyen de sus patrias azotadas por la violencia. “Son pues millones de mujeres que huyen, con los nervios de punta, el cuerpo tambaleante y los ojos bien abiertos, porque saben que en cualquier momento las pueden echar donde logran poner pie”, afirma Sara Sefchovich.

Te puede interesar:  Salen a Subasta Dos Libros de Alcohólicos Anónimos, de Bill W., fundador del Programa

Habló del Líbano, donde mujeres etíopes van a trabajar como inmigrantes y se suicidan mucho o son matadas por los empleadores, habló de Israel, habló de Gaza… “Hablo de dos mujeres una israelí y una palestina que desearían vivir una vida normal”, dijo Sara. Habló también de Irak, donde se ataca a los cristianos, de las comunidades yazidíes de Kurdistán que son atacados por el ISIS.

“Según la teórica feminista Rita Segato, la guerra se hace sobre el cuerpo de las mujeres, para así humillar y vencer a los hombres”, afirmó. “Por eso la violación ha sido y sigue siendo un arma de guerra. Un arma más poderosa que una bomba”, agregó, en una conferencia coordinada por Carlos Martínez Assad, director del Seminario Universitario de Culturas de Medio Oriente..

La socióloga y novelista habló de Irán, de Egipto, de Siria, “un país que ha estado en Guerra Civil desde hace muchos años. Tan grave es la situación en Siria que cada día las cosas empeoran, como lo ha dicho un joven, que dice que todos los días extraña el día anterior”.

Sandra Lorenzano
Sandra Lorenzano hizo los comentarios finales. Foto: MaremotoM

Habló de Yemen, un país atosigado por la desnutrición.

“Hablar del Medio Oriente es hablar de una región donde las guerras pasan de país en país”, dijo Sara Sefchovich, en una conferencia absolutamente cálida y de mucho aprendizaje, donde el mundo pareciera ser que ya se vino abajo. “Una conferencia que conmueve y enoja”, como dijo un asistente.

Sandra Lorenzano, también visiblemente emocionada, leyó un discurso donde entre otras cosas habló de la tensión ética que existe entre querer enterarse o preferir ignorar todos estos dramas.

Comments are closed.