Wendy Briceño

“La violencia acaba con la autoestima, corta los contactos, te va aislando”: Diputada Wendy Briceño, sobre el feminicidio

“Todas las violencias que hemos vivido las mujeres han tenido una justificación, la mayor de las cuales es que “puedo hacerlo”, cierta normalización. Me decía una académica de Hermosillo que las mujeres vivimos todo el día defendiéndonos”, dice la diputada.

Por Mónica Maristain y Gloria Reverte

Ciudad de México, 11 de febrero (MaremotoM).- “¿Qué mente tan nauseabunda pudo filtrar las fotografías del caso de Ingrid? Vivimos entre chacales del dolor humano”, dice en su Facebook el escritor Antonio Ramos Revillas, probablemente como un vocero de todo lo que sentimos en el día.

Si alguien no sabe el caso, es que la pareja de Ingrid, en la colonia Gustavo Madero, la mató, luego la descuartizó y tiro sus restos al drenaje. Una foto horrible de cómo quedó el cuerpo de la víctima circula por Internet. Más allá de eso, pensar en el feminicidio en México, tiene que ver con un grado de inasistencia de las autoridades tremendo. Tanto es así que entre los delitos más graves que atenderá la FGR no está el feminicidio. Su titular, Alejandro Gertz Manero, entre la polémica gestada por no haber incluido ese delito terrible en nuestro país (creció el 111% en los últimos cuatro años) no es eliminado sino “tipificado”.

Hoy se reúnen los diputados para hablar sobre el tema y mientras tanto, en un inicio de podcast (que ya daremos a conocer) la periodista Gloria Reverte y yo hemos entrevistado a la diputada Wendy Briceño Zuloaga, originaria de Hermosillo, Sonora. Maestra en Estudios de Género, Procesos Políticos y Transformaciones Culturales por El Colegio de México y Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora.

Desde muy joven inició un camino como activista en temas sociales y de género. De igual manera fortaleció su experiencia en el servicio público a nivel municipal y federal; particularmente en proyectos estratégicos, de educación y participación ciudadana.

Ha participado como ponente en talleres, cursos y diplomados y ha sido analista de temas políticos y sociales en diversos espacios de radio y prensa.

Le interesan particularmente los temas de la participación política de las mujeres como un instrumento de transformación de nuestra sociedad de manera amplia.

En el proceso electoral 2014-2015 fue candidata por Morena a Diputación Local por el distrito 11 Hermosillo Costa y actualmente es Diputada Federal por el Distrito 5 Hermosillo y presidenta de la Comisión de Igualdad de Género en Cámara de Diputados.

Wendy Briceño
El Estado mexicano, sigue sin entender la raíz de esas violencias. Foto: Facebook

–MM Hablar de feminicidios en México a veces parece ridículo: vamos a hablar de un tema que no tiene soluciones ni avances ¿Es así?

Creo que el feminicidio nos habla de impunidad, de un Estado mexicano que no ha cumplido su responsabilidad de que las mujeres vivamos libres de violencia y tranquilas. Vivimos defendiéndonos. Nos habla de una serie de procesos sin instituciones. Hace falta un compromiso y un entendimiento en relación con la violencia que vivimos las mujeres en nuestra relación con los hombres. Se han ido formando instituciones, por exigencia de las víctimas. Se ha creado un tipo penal autónomo, que es el de feminicidio, gracias a las organizaciones. Pero el Estado mexicano, sigue sin entender la raíz de esas violencias. Un homicidio es distinto a un feminicidio. Si logramos entender que el feminicidio nos habla de un crimen de género, nos habla de un crimen de odio hacia las mujeres, nos habla de que esta idea patriarcal de que la vida de las mujeres vale menos, las mujeres entonces pueden ser asesinadas en todo el país, sin que nadie haga nada.

Te puede interesar:  El sol candente de Ozono, la novela de Laetitia Thollot

–GR Con lujo de violencia, además…

–Con una gran normalización. Las características del crimen de género son con lujo de violencia

–Eres de Hermosillo, hace poco mataron a una gran intelectual, ¿qué sentiste?

–Sentí una gran incredulidad y una gran impotencia. Ubicamos a veces contextos de riesgos, que se hablan de municipios más violentos como el caso de Ecatepec, en Sonora hay un municipio tremendo que es el de Cajeme, el Estado de Veracruz con violencias desatadas. Ubicamos esos contextos y ubicamos casos y te imaginas que hay mujeres que no les puede pasar.

–GR Es el caso de Raquel Padilla, investigadora, que fue asesinada por su marido

–Sí, una mujer muy vinculada a los trabajos de historia con los yaquis, gran defensora del territorio, de la autonomía…Murió con una gran saña y ese es un crimen de género. No es un homicidio simple, fue asesinada y fue asesinada con saña, a manos de alguien en quien ella confiaba. Todos los días hay que explicarle a mucha gente, particularmente hombres, que no entienden esa definición o esa clasificación. No lo entienden porque no lo han vivido.

–MM Él debe de haber hecho violencia durante muchos años y él después qué dijo

–Cuando sucede algo así, empiezas a preguntarte muchas cosas. ¿Qué viene detrás?

Wendy Briceño
La violencia es un círculo, la violencia atrapa a las mujeres. Foto: Facebook

–GR ¿Cómo se gesta un feminicidio?

–Exacto. Nos llenó de rabia y de impotencia hacernos estas preguntas con respecto a Raquel Padilla. El asesino asumió el asesinato. Si una mujer con características muy admirables vive violencia y asume vivirla, hay que analizarlo. La violencia es un círculo, la violencia atrapa a las mujeres. No es tan sencillo salir, sobre todo hablarlo, es mucho más complejo, la violencia va acabando con la autoestima, va cortando los contactos, te va aislando. ¿Qué mujer quiere hablar de eso?

–GR Incluso el asesino te aísla, como fue el caso de Lesvy (Lesvy Berlín, asesinada por su novio), la joven que fue asesinada en la UNAM, durante el proceso de todo un año, la pareja la fue aislando de sus amigos, de la familia…

–MM Además, un golpeador, un asesino, no va a cambiar nunca…

–Es un planteamiento interesante y a la par se va al extremo. Creo que tenemos que apostar por una toma de consciencia. Seguramente habrá quien no cambie, pero todas las violencias que hemos vivido las mujeres han tenido una justificación, la mayor de las cuales es que “puedo hacerlo”, cierta normalización. Me decía una académica de Hermosillo que las mujeres vivimos todo el día defendiéndonos. Lo que pasa con el feminicidio es que es un asunto de poder. Hay que ubicar que todas las violencias cotidianas están relacionadas con el poder desigual. Ahora bien, ha subido el nivel de críticas y de protestas y esto es bueno. Hay una reacción y las redes ayudan muchísimo. Sí está subiendo el nivel de violencia a mayor participación de mujeres, pero esa participación se va a ir normalizando.

Comments are closed.