Alberto Lati

“Las mejores historias olímpicas están en las personas de carne y hueso”: Alberto Lati

El gran contador de historias del deporte, un mago hablando y escribiendo, nos llevará a los Juegos Olímpicos, con una pasión irreemplazable.

Ciudad de México, 11 de marzo (MaremotoM).- Alberto Lati es uno de los mejores periodistas de Deportes que hay en México. Decimos que es uno de los mejores porque sabe escribir y sabe explicar. Lo ha hecho el año pasado con Los 100 genios del balón (Plan B) y ahora, merced al enorme éxito que ha tenido, lo hace con Los 100 Dioses Olímpicos (Plan B), para esperar los Juegos de Tokio 2020, siempre y cuando se vaya la pandemia.

Así es, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, oficialmente conocidos como los Juegos de la XXXII Olimpiada, tendrán lugar entre el 24 de julio al 9 de agosto de 2020 en Tokio y nosotros no debemos esperar mucho, tal vez algo del tae kwon do, algo del boxeo si el sorteo nos favorece, según explica Lati, pero por supuesto que estaremos en la capital de Japón para ver ese deporte mágico, que alcanza aquí su máximo explendor.

Estas historias y anécdotas fascinantes detrás de cada uno de estos portentos de los Juegos Olímpicos, nos harán saber que el ídolo de la natación, el estadounidense Michael Phelps (con 28 medallas en su haber) detestaba la piscina, Usain Bolt se negaba a competir por miedo a perder, Nadia Comaneci fue detectada en un recreo de la escuela, Yelena Isinbáyeva  estaba deprimida porque su estatura la hizo dejar la gimnasia.

El gran contador de historias del deporte, un mago hablando y escribiendo, nos llevará a los Juegos Olímpicos, con una pasión irreemplazable.

–¿Qué dices de los Juegos Olímpicos ahora, despiertan lo mismo?

–Sí, por supuesto, tienen que seguir despertando lo mismo. Tengo muy claro que el logro de un humano es el logro de la humanidad. Una gran carga filosófica, una carga poética, que el hombre logre correr los 100 metros en tal tiempo, son hazañas de la humanidad.

–De Zatopek a Michael Phelps, cuántas cosas fueron pasando por los atletas, hoy se ven menos ídolos

–Hay un mayor acceso a quién es el atleta. Es alguien con demasiados grises, no podemos pretender que una persona tenga esa perfección. Sí claro que cuando compiten tengan ese perfil de perfección. Sobre todo yo reparo mucho en que hay algo que no cambia, es la tenacidad. Estamos muy tercos en creer que la gente nace para lo que hace, pero no es así. Hay personas que escriben inmensamente bien, pero todo es muscular.

Los 100 dioses olímpicos
Los 100 dioses olímpicos, según Alberto Lati. Foto: Cortesía+

–Ahora por otro lado también es cierto que hay algunos atletas que son únicos, como Sergei Bubka. Los atletas ahora son distintos…

–Ha cambiado mucho el paradigma, hasta los 80 el olimpismo disimuló que era amateur. Pierre de Coubertin lo marcó así para que el deporte siga siendo aristocrático. ¿Quién puede darse el lujo de entrenar todos los días? La gente que ya tiene dinero. El que tiene que llevar pan a la casa no lo puede hacer. Me encanta la historia de Spiridon Louis, demostrando su triunfo en maratón con una escuela distinta, su escuela era la calle. En los 80 se abren las puertas al profesionalismo y se quita la doble moral. De paso entran los basquetbolistas, los tenistas y es más justo que tengan una remuneración. Puede cambiar que se sacian antes los atletas, quitando Phelps o quitando Bolt, que son insaciables.

­­­–¿Cómo ves Tokio 2020?

–El Comité Olímpico Internacional está buscando tener más audiencia y su gran tentación es abrirse a los videojuegos, porque el dinero que esto implica es tremendo. Es mucha audiencia, son grandes personalidades aclamadas. Han entrado deportes mediáticos como la escalada, el surf, el karate, que es porque Japón es el anfitrión, aunque esto será provisional.

–¿Cómo medirán la competencia de surf?

Te puede interesar:  Las mujeres en Afganistán durante el régimen talibán

­–El surf tiene medidas de puntuación muy elaboradas que a los puristas de este deporte no les gusta. Pasa lo mismo con la escalada, que se mide de acuerdo al tiempo, cuando en realidad el deporte no es por tiempo. Es la antítesis de la escalada. Aunque serán muy vistosos.

­–¿Y el tenis como se hará esta vez?

–Por supuesto, está el tema del Coronavirus y vamos a ver cómo se desarrolla la pandemia. Por primera vez, desde Beijing 2012, esperemos que estén los tres grandes: Djokovic, Federer y Nadal. Porque lo que pasó en Londres es que Nadal se lesionó, en Río de Janeiro, Federer se lesionó. A Federer le falta la medalla de oro en single.

–Demuestras en estas historias olímpicas que el deporte de alto rendimiento lo sostuvieron también las mujeres

–Sí, no quise complicarme la vida e hice 50 diosas y 50 dioses. Está Luciana Aimar, la jugadora de hockey sobre pasto de Argentina, está Lisa Leslie, la jugadora de baloncesto. Lo que representó Fanny Blankers-Koen, que era madre, que todos le decían que fuera a cuidar a sus hijos y lo que esta mujer logró en la Holanda de la posguerra, venciendo al hambre de su país, compitiendo con pantaloncitos naranja o pensar en Mildred Babe Didrikson, una de las mejores atletas de la historia. Esta mujer fue  multicampeona en golf, lanzó una pelota a altísima velocidad en béisbol, compitió en baloncesto, tuvo medallas en los deportes que me digas, la mejor atleta como tal. Nadia Comaneci que tiene una historia genial, en dos Juegos Olímpicos tuve la oportunidad de compartir mucho con ella y conocer a la verdadera Nadia, que se esconde detrás de esa imagen ruda y severa que trae.

–No hablas del romance entre Javier Sotomayor y Ana Fidelia Quirot…

–No quise hablar de eso. Se da el incendio de Ana Fidelia, con una historia muy cubana, no me meto a la vida personal. Věra Čáslavská también tuvo una vida trágica. Humberto Mariles fue el gran olímpico mexicano y tuvo un final trágico en una cárcel de París.

–¿Cómo ves los medios periodísticos? ¿El de Ana Fidelia y Javier fue un tema que no se trató en el momento?

–Es un tema que se enterró mucho. Estamos en dos extremos, antes se tapaba gran parte de la realidad de acuerdo a lo que se quisiera decir. Hoy se dicen tantas cosas, que ya cuesta descifrar lo que es verdadero. A veces siento que estamos más claros con las versiones únicas de antaño. Ahora hay tanta paja y tanto excremento que quitar para llegar a la verdad. Vas quitando de la piedra hasta llegar a la esencia, el periodismo de hoy es una labor de esculpir.

Alberto Lati
El Comité Olímpico Internacional está buscando tener más audiencia y su gran tentación es abrirse a los videojuegos, porque el dinero que esto implica es tremendo. Foto: MaremotoM

–¿Qué cosas te preocupan del olimpismo?

­–El dopaje. Aparecen en el libro personajes muy perseguidos por el tema del doping. Alemania Oriental fue una cuestión de Estado con el tema del doping.  Florence Griffith Joyner, quien murió repentinamente. Están los chinos, ahora hay un caso del campeón olímpico Sun Yang,  quien trituró con un martillo su prueba de sangre. Lo que pasa es que los medios necesitamos superhéroes y no queremos entender que las mejores historias están en las personas de carne y hueso. Nuestros dioses olímpicos se equivocaron y enmendaron, algunos sí, otros no, pero de eso se trata el deporte.

–¿Qué va a pasar con México en Tokio 2020?

­–No podemos ser muy optimistas. Alguna sorpresa nos dará el taekwondo, alguno en clavado sincronizado, tiro con arco femenil, a partir de ahí tal vez el boxeo, por el sorteo…seamos sinceros, el tema del deporte en México no es de este gobierno, es endémico. Un país con tantos problemas de salud pública, tendrían que reflejarse directamente en el deporte. La criminalidad y la obesidad tienen una gran herramienta en el deporte.

Comments are closed.