Gabriela Conde

Las mujeres tejedoras a través de los tejidos van contando historias: Gabriela Conde

“Tlaxcala es el Estado más pequeño de la República, tiene 60 municipios a pesar de ser el más pequeño y es gracioso porque hay municipios que sólo miden 4 kilómetros. Está a dos horas de la Ciudad, se parece mucho al altiplano oeste que plasmó Carlos Fuentes, es un pueblo pintoresco, el sol se ve todos los días perfectamente, es un lugar idílico porque es una ciudad, pero se maneja como si fuera un pueblo”, dice esta incansable trabajadora de la cultura.

Ciudad de México, 4 de noviembre (MaremotoM).- La ciudad de Tlaxcala ha pasado a tener un gran protagonismo en este gobierno. De allí viene la escritora Gabriela Conde, quien recientemente ha sacado Tejidos, crónicas sobre ese lugar que antes desconocíamos.
Nació en 1979, estudió Derecho, tiene el premio estatal de literatura Tlaxcala en narrativa del 2003 y la mención de honor en el Certamen Internacional Melpómene 2003 en Canarias, España. Publicó, en 2004, el libro de relatos Espejo sobre la Tierra.

En Tejidos, reúne documentos en los que españoles describen al pueblo tlaxcalteca como culto, leal y honorable, los cuales enriquecen las crónicas sobre sus propias vivencias en las ciudades norteñas.

“Tlaxcala es el Estado más pequeño de la República, tiene 60 municipios a pesar de ser el más pequeño y es gracioso porque hay municipios que sólo miden 4 kilómetros. Está a dos horas de la Ciudad, se parece mucho al altiplano oeste que plasmó Carlos Fuentes, es un pueblo pintoresco, el sol se ve todos los días perfectamente, es un lugar idílico porque es una ciudad, pero se maneja como si fuera un pueblo”, dice esta incansable trabajadora de la cultura.

ENTREVISTA EN VIDEO A GABRIELA CONDE

“Es como muchas ciudades que está atravesada por la violencia, pero en Tlaxcala hay una situación muy dolorosa que es la trata de personas. Comparte fronteras con Puebla y tienen una zona de trata de prostitución”, afirma.

Te puede interesar:  Patti Smith, la madrina del punk, es el centro de dos libros recientes

La mujer en Tlaxcala se parece a casi todas las mujeres de estas ciudades, donde la sensibilidad de la autora está desplegada en toda su armonía.

“Lo que hice para hacer estas crónicas fue poner todos mis sentidos, la vista y el tacto. Yo no veo bien y esa condición ha hecho que tengo que ir enfocando y el tacto lo ocupaba porque el trabajo textil me hizo acercarme a la historia de las mujeres tejedoras. A través de los tejidos van contando historias”, dice.

Gabriela Conde
Tejidos, editado por el Instituto Tlaxcalteca de Cultura. Foto: Cortesía

La narrativa de estas crónicas se diferencia mucho del estilo de Gabriela. No hay tanta fuerza, pero sí mucha dulzura.

“Tengo esta imagen de cuando era niña y cómo me encantaba colarme cuando ponían las etiquetas las señoras y contaban esas historias que luego yo las contaba en la escuela y me hacía muy popular”, cuenta.

Tejidos es un libro por encargo. Se lo pidieron del Gobierno de Saltillo, para contar la historia de las 400 familias tlaxcaltecas civilizadas, seres de paz que lograron pacificar las tierras del norte. “Cuando viajé me encontré con grandes y pequeñas dificultades y fue así cómo escribí el libro, esas crónicas de Tejidos, que el gobierno de Tlaxcala no quiso que se publicara. Pasaron como seis o siete años y ahora lo he publicado”, expresa esta autora que acaba de ser nombrada tutora del FONCA.

“Siempre es maravilloso ver la serie de circunstancias que hacen que una vida se haga para un lado o para el otro. En la beca del FONCA puedes escribir mucho y te puedes comprar libros, yendo de la mano de guías maravillosos que son tus tutores”, concluye.

Comments are closed.