Dahlia de la Cerda

Las mujeres tenemos una potencia para actuar y resistir: Dahlia de la Cerda

“Para mí, a la hora que planteé estos textos era muy importante recuperar la voz de las mujeres, porque históricamente han sido narradas desde la voz de otras personas, generalmente otros. Había un objetivo político”, dice Dahlia de la Cerda, la autora de Perras de reserva.

Ciudad de México, 24 de noviembre (MaremotoM).- Dahlia de la Cerda ha ganado Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2019 con su singular libro Perras de reserva, que ahora ha publicado Sexto Piso.

“Me encomendé al Diablo porque Dios en esto no hace el paro”, dice la escritora en estos 13 cuentos que conforman el libro.

“Para mí, a la hora que planteé estos textos era muy importante recuperar la voz de las mujeres, porque históricamente han sido narradas desde la voz de otras personas, generalmente otros. Había un objetivo político”, dice Dahlia de la Cerda, la autora.

Perras de reserva narra la vida de Yuliana, la macabramente entrañable heredera al trono de un capo del narcotráfico. También cuenta sobre su amiga Regina y su deseo de tener “un novio buchón con ropa de marca que no fuera a Zara y que en lugar de tener gatos Sphynx tuviera leones de mascota”. Son protagonistas que comparten las dificultades y peligros implicados en el mero hecho de nacer mujeres y los enfrentan con los recursos que la vida les ofrece, obligadas a formular sus propias categorías para situar la frontera entre el bien y el mal. Y nos cuentan sus vidas siempre en primera persona, haciéndonos parte íntima de su forma de habitar el mundo, con un lenguaje sumamente oral y coloquial, casi siempre cargado de una fuerte dosis de humor negro.

Dahlia de la Cerda
Editó Sexto Piso. Foto: Cortesía

Esa es la sinopsis que reparte Sexto Piso, para un libro delirante, que algunos críticos ortodoxos han calificado de malo y que otros lectores impulsivos y jóvenes como la propia Dahlia lo consideran insustituible.

Tiene la voz de una autora con unas nuevas reglas, con cuentos que probablemente no respeten la teoría de dos cuentos en uno, como decía Ricardo Piglia o no se quiebre con una pulsión espiritual, como decía Julio Cortázar. Pero, independientemente de las reglas para cada escritor, esas historias tienen mucho para decir.

Dahlia de la Cerda nació, creció y vive actualmente en Aguascalientes. Estudió la licenciatura en Filosofía. Ha sido empleada de un call-center, un bar y una fábrica de dulces. Ha trabajado como editora de noticias internacionales y como vendedora de Avón, rosas negras en la calle y de ropa de segunda en un tianguis. En 2009 ganó el certamen literario Letras de la Memoria, convocado por el Centro Cultural Los Arquitos. En 2015 fue becaria del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Aguascalientes (PECDA). Fue beneficiaria del Programa Jóvenes Creadores del Fonca en las emisiones 2016 y 2018. Ganadora del Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2019. Ha participado en las antologías mexicanas. Trece narrativas contemporáneas (Fondo Blanco, 2021), Los cuerpos que habitamos, ficción y no ficción sobre el derecho a decidir (AN-ALFA-BETA, 2021), Tsunami 2 (Sexto Piso, 2020) y Ecstasy (Astra Magazine, 2022).

Te puede interesar:  Estamos ciegos con la selección mexicana: Alonso Pérez Gay J

“No todas las historias tienen que ver conmigo, pero sí tienen que ver con lo que pasamos las mujeres por serlo”, afirma.

Habla del aborto, de las pruebas, cuando da positivo “es muy dramático. Siempre acompaño a personas que necesitan ayuda y cuesta mucho convencerlas de que se hagan la prueba de embarazo. Es un horror enfrentarse a esos exámenes. Postergamos todo el tiempo. Yo me tardé tres meses en hacerme la resonancia magnética que necesitaba, había que descartar un tumor en la vejiga y me daba mucho miedo”, dice.

“Las mujeres somos mucho más que la violencia con que se nos identifica. No somos solo personas agredidas sexualmente, sino que también somos toda la potencia para actuar y para resistir. Cómo salir adelante, cómo sacar adelante a nuestras familias, hay que visibilizar esa parte”, afirma.

Dahlia de la Cerda
Quiere recuperar la voz de las mujeres. Foto: Cortesía

“Más allá de la crítica y de lo que mucha gente dice alrededor del libro Perras de reserva, me sorprende mucho la cantidad de mujeres que me escriben y que me dicen que se han identificado con mis textos. Esos textos están resonando mucho entre las mujeres”, dice Dahlia.

“La crítica de que lo que escribo no es literatura no me interesa. Yo le hablo principalmente a las mujeres, sobre todo a quienes nunca estuvieron representadas por la literatura y mientras ahí resuene mi voz, estoy satisfecha”, afirma.

Tiene un nombre muy dulce y un apellido muy duro y de niña “siempre he sido aguerrida para defenderme. Siempre hice escándalos, aunque también soy muy dulce. Rescaté la semana pasada a un gatito que estaba abandonada. La ternura lo hizo cambiar”, explica.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*