Rita Segato

Le tengo miedo a la palabra cultura: Rita Segato, en conversación con Francisco Carballo

Hoy la lucha generacional es tan importante como la lucha de clases: Francisco Carballo

“Palestina somos todos. Cuando una ciudad necesite ser invadida, destruida y genocidada eso puede ocurrir. La razón moral no es más vigente. Podemos hacer muy poco por los pueblos que están siendo exterminados. Y no nos damos cuenta de que eso es el destino posible de todos los pueblos”, dijo entre otras cosas la prestigiosa teórica argentina.

Ciudad de México, 19 de mayo (MaremotoM).- El ciclo de conversaciones Arte, política y contracultura, organizado por el Museo del Chopo y su director, José Luis Paredes “Pacho”, tuvo lugar ayer con una charla entre la teórica y escritora argentina Rita Segato, quien tuvo de interlocutor a Francisco Carballo, uno de los curadores del ciclo y también codirector del Centro de Estudios Postcoloniales de Goldsmiths, de la Universidad de Londres, en Reino Unido, la otra institución organizadora.

“Este fue un ciclo organizado con personalidades de distintas trayectorias, prácticas y experiencias, con la intención de pensar al mundo luego de un año de confinamiento pandémico. Enfrentados a una crisis de las certidumbres, requerimos de reflexiones plurales y diversas que se enriquezcan entre sí”, dijo el director del Museo Universitario del Chopo.

“La pandemia evidenció lo frágiles que somos. Las diversas gobernanzas comunitarias, nociones como convivialidad o comunidad, así como la imaginación contracultural que ya existe o las probables heterotopías que ya existen”, agregó Paredes.

Rita Segato es antropóloga. Se la considera una de las pensadoras más influyentes de América Latina. Es además un referente feminista indiscutible en las dos orillas del Atlántico.

Museo del Chopo
La pandemia evidenció lo frágiles que somos. Foto: Cortesía

Acerca de la relación que tiene con la antropología, le preguntó Francisco Carballo, teniendo como lema que “la conversación es el futuro” y en vistas del público asiduo al Museo del Chopo es que casi todo fan de Rita Segato.

“Soy una antropóloga, pero por alguna razón he sufrido una crisis con mis colegas. La pregunta me tomó por sorpresa, mi primera fidelidad es con el campo. En mi formación la entrevista tenía un valor relativo, casi secundario, porque la entrevista es una entrevista de relación y para el entrevistado es la búsqueda de una verdad. Ahí la gran diferencia entre la antropología británica y la norteamericana, basada en la entrevista, que tanta influencia tuvo hace unos años aquí. Eso no sirve. Lo que sirve es estar por lo menos un año completo, las 24 horas del día, semana tras semana, en el terreno”, dice la teórica.

“Si uno escucha a la gente, se da cuenta de que la gente es impresionantemente sofisticada en su inteligencia. ¿Por qué antropología? La antropología entró en una etapa de gran inseguridad epistémica y eso tiene que ver con que las personas hablan por sí, no necesitan un intermediario. Cuando lo necesitan, lo solicitan. Es una antropología por demanda”, dice Segato.

Te puede interesar:  Argentina recuerda al periodista José Luis Cabezas, a 25 años de su asesinato

Francisco Carballo dice que se ha distanciado un poco de la palabra cultura y Rita contestó que “yo le tengo miedo a la palabra cultura”.

“La gente lo ve y lo usa de manera conservadora. Cultura e historia son como la luz y la onda. La cultura es la luz y la historia es la onda. La deformación de nuestra episteme es la búsqueda de estos modelos que son más o menos estables. Todo bien, es nuestra deformación. Hasta ahí es normal. Está en todas partes esa idea de esencializar la palabra cultura, pero no ha tenido éxito. La palabra cultura es fuerte y sirve a la gente con una fuerza conservadora. El fundamentalismo como un mal está en todas partes”, agrega.

Museo del Chopo
Un gran conversador en Francisco Carballo. Foto: Cortesía

“El hombre vencido de las sociedades coloniales generalmente usa la violencia no contra el colonizador sino contra su propia gente”, le apuntó Francisco Carballo, haciendo referencia al psiquiatra Frantz Fanon.

“En el mundo doméstico la usa sobre su propia gente, porque necesita ser hombre, porque la masculinidad existe como prestigio en las sociedades originarias. Lo que no existe es lo trans, el hombre transcurría como un montón de papeles, ejerciendo un rol. Esas dos posiciones se biologizan, se fijan al cuerpo, con la transición colonial moderna. Lo que no existía es el carácter biológico de las posiciones. La raza y el género forma parte de los vencedores y vencidos”, afirmó.

La pedagogía de la crueldad es una lógica del poder, se transmite, se aprende, a veces consciente o inconscientemente y chupa la vida de los seres humanos. Se opone a lo diverso en nombre de lo único. Nos cosifica, nos reduce a mercancías. Esa pedagogía es la lógica patriarcal y es la lógica de la modernidad.

Museo del Chopo
Palestina somos todos. Cuando una ciudad necesite ser invadida, destruida y genocidada eso puede ocurrir. Foto: Cortesía

¿Cuál es tu idea de la modernidad, Rita Segato?

“No podemos pasar página a la modernidad, la vida no se cambia por decreto. La vida cambia, la historia tiene una movilidad que nadie detiene, el mundo del uno es el mundo binario. Los preceptos de la constitución francesa le faltan dos: pluralidad y reciprocidad. Mi brújula ética es la pluralidad, que por otro lado constituye la supervivencia de nuestra especie. La razón humanitaria está obsoleta, no vale más. Yo tengo un texto que quisiera publicar que se llama El grito inaudible a la lucha inevitable. Ese grito no se escucha más. Palestina somos todos. Cuando una ciudad necesite ser invadida, destruida y genocidada eso puede ocurrir. La razón moral no es más vigente. Podemos hacer muy poco por los pueblos que están siendo exterminados. Y no nos damos cuenta de que eso es el destino posible de todos los pueblos ”, dijo.

Comments are closed.