Peter Handke

Leamos a Peter Handke, el gran Premio Nobel 2019

Pero poco hemos hablado de su obra, que es en definitiva por la que le han dado el premio. Para todos aquellos interesados más en la literatura que en el transcurrir del mundo según con qué lente vea, Alfaguara ha sacado gran parte de la obra de Handke, con nuevas portadas y nuevos bríos.

Ciudad de México, 22 de enero (MaremotoM).- Cuando nos enteramos del Premio Nobel al escritor austríaco, nacido en Griffen, hace 77 años, muchas fueron las discusiones en torno a su postura frente a las Guerras Balcánicas.

El autor fue duramente cuestionado por su apoyo a Serbia, con visita de Slobodan Milošević a la cárcel y por defender las políticas del llamado dictador, muerto por causas naturales en prisión, a la edad de 64.

Pero poco hemos hablado de su obra, que es en definitiva por la que le han dado el premio. Para todos aquellos interesados más en la literatura que en el transcurrir del mundo según con qué lente vea, Alfaguara ha sacado gran parte de la obra de Handke, con nuevas portadas y nuevos bríos.

Peter Handke
Foto: Cortesía

La tarde de un escritor

Una tarde de diciembre, a la luz cambiante del ocaso, un escritor, sentado a su mesa de trabajo, decide dar un paseo por el mundo, deambular por patios, plazas y callejuelas, perderse por arrabales y volver a su casa amparado ya en la oscuridad.

En el camino quedará una doble huella: la de la mirada hacia lo exterior y la de la duda que contempla lo que está dentro de sí. Pero todo será visto como si fuera la primera vez, como si al cerrar los ojos la realidad apareciera en su verdad más pura.

Con La tarde de un escritor, Peter Handke, uno de los más grandes creadores en lengua alemana, prosigue su personal indagación en las relaciones del hombre consigo mismo y con lo que está a su alrededor.

Peter Handke
Foto: Cortesía

El miedo del portero al penalti

Josef Bloch, antiguo portero de un equipo de fútbol, es despedido de su trabajo como mecánico y debe empezar una nueva etapa en su vida por cauces tan dolorosos como desconocidos para él.

Vivirá escrupulosamente cada momento del día, pero también los atravesará como si un velo de algodón lo envolviera todo. Ni el cine, ni el crimen, ni el viaje lograrán crear sensaciones capaces de llegar a su conciencia de una forma clara. Sólo los recuerdos de su época de futbolista serán capaces de presentarse ante él de un modo más o menos aprehensible.

Te puede interesar:  Caroline Fourest: “Hay que aterrorizar a los racistas y a los violadores, no a los hombres ni a los blancos” 
Peter Handke
Foto: Cortesía

El momento de la sensación verdadera

Un hombre se levanta una mañana tras un largo sueño en el que se ha visto a sí mismo convertido en un asesino.

A partir del momento del despertar, los dos días en que seguiremos a este Keuschnig, diplomático austriaco en París, se convertirán en una espiral de repugnancia y sinsentido, de caída del mundo, de despojamiento hasta el propio horror.

Y es que, en definitiva, El momento de la sensación verdadera, una de las obras que más sólidamente ha cimentado el prestigio de Peter Handke, es una personal experiencia de la muerte cuyo desenlace habrá de ser, sin embargo, el nuevo brillo de lo cotidiano a través del espejo de la infancia.

Peter Handke
Foto: Cortesía

El juego de las preguntas

“No es para que nos contesten a una pregunta por lo que nos hemos puesto en camino, sino para que, en el silencio del lugar de los antiguos oráculos, cada uno descubra cuál es su pregunta.”

A la luz de esta afirmación, siete singulares peregrinos emprenden en esta obra una búsqueda espiritual compartida que, bajo distintas formas y en diferentes culturas, ha constituido siempre la piedra fundacional de la vida humana. En El juego de las preguntas, Handke propone que nos abramos al mundo por medio de una pregunta esencial que incluya todas las respuestas. Es este, en definitiva, el modo íntimo e inabarcable en que Peter Handke ha dado forma a todo su universo literario.

Y por Lumen:

Peter Handke
Foto: Cortesía

Poema a la duración

Peter Handke publicó Poema a la duración en 1986, el mismo año en que apareció su novela La repetición, con la que de alguna manera se relaciona. Lírico y épico a un tiempo, narrativo y filosófico, este poema largo explora la duración como algo que, a diferencia de la noción metafísica de la eternidad, se manifiesta en la irrupción súbita de algo que vuelve, arrastrándonos en el tiempo y dándonos la sensación de que en la vida humana hay una unidad interna muy fuerte y a la vez completamente desconocida.

Canto a la fugacidad y al movimiento incesante de la vida, Poema a la duración es una obra maestra del género que aquí publicamos en la extraordinaria y ya clásica versión de Eustaquio Barjau.

Comments are closed.