La música del fin del mundo

LECTURAS | La música del fin del mundo, de León Plascencia Ñol

“Mi primera novela es una historia de amor y desamor, de desconsuelo”: León Plascencia Ñol

Ciudad de México, 25 de febrero (MaremotoM).-Una pareja viaja a Buenos Aires a pasar unos días. Él, Fuzzaro, es un artista conceptual mexicano que debe realizar un par de piezas que su galería le ha encargado. Ella, Hye, es una diseñadora de modas coreana que mantiene una relación amorosa con otra mujer en Seúl. Lo que se planteaba como unas tranquilas vacaciones porteñas se transforma en un imparable viaje hacia los miedos y las obsesiones de Fuzzaro cuando ella debe volver de emergencia a Corea. Sexo y dolor. Drogas, deseo y arte. Depresión y destrucción. El mundo ya no será igual para Fuzzaro. Diario de viaje, malograda historia de amor, lúcido relato sobre la “enfermedad blanca” del insomnio, La música del fin del mundo es una novela transparente sobre la oscura materia de la que están hechos los días.

León Plascencia Ñol
La música del fin del mundo. Editó Salto de Página. Foto: Cortesía

Fragmento de La música del fin del mundo, de León Plascencia Ñol, con autorización de Salto de Página

Hye amaba las listas, las palabras extrañas, los dibujos detallados y obsesivos que hacía en sus grandes cuadernos de hojas blancas, el otoño amarillo y oloroso de Seúl, los cientos de plumas idénticas de tinta azul que conservaba en cajas de metal, unos zapatos negros que yo le había regalado casi recién que nos conocimos, tres fotografías en blanco y negro de cuando era niña (en una de ellas su padre la abraza a orillas del mar y al fondo se ve la isla de Hansan), las notas realizadas con una caligrafía cuidadosa —escritas con alguno de esos bolígrafos— de lo que haría a lo largo de ese día y que luego iba a romper con meticulosidad porque todo lo había grabado en su memoria como una instantánea.

Hye amaba las listas y a Emile, y yo amaba a Hye.

Pero esa es una historia que se volvió un fantasma que avanzaba rengo conmigo, incómodo, que me murmuraba al oído palabras que ninguno escucharía: Corrientes, Suipacha, Pueyrredón, Córdoba, Junín, Soler, Tinagasta, Santa Fe, Libertador, Ayacucho, Alcorta. Y yo mismo era un fantasma que recorría barrios como si quisiera cansar mis pies con Buenos Aires. Con la ciudad que se extendía o se acortaba según el cansancio y el insomnio que taladraban mi cuerpo; de mi cuerpo que iba de un lado a otro, como si no bastara la quietud, como la inamovible quietud de los plátanos —los árboles de cuerpo melancólico y de piel que parece siempre a punto de caer—, que cubrían las calles de Palermo, Rawson, Chacarita y Coghlan, y el verano era inalterable. Pensé muchas veces en unas enormes piezas de Guillermo Kuitca vistas en otra ciudad y otro tiempo; las obras eran colchones intervenidos con el mapa impreso de Buenos Aires, con ciertas zonas del centro quizá, de algunos barrios, ya no lo recuerdo con precisión. Ahora yo estaba haciendo mi propia cartografía, una cartografía casi básica, elemental, que consistía en tratar de recordar un pequeño elemento de la ciudad: detalles de casas, edificios, parques, o simplemente de las personas que iba encontrando al paso de los días, o escenas muy precisas. Y a veces resultaba. Se quedaban impregnadas en mi memoria ciertas cosas sin importancia: la mujer que mordía con lentitud una media luna, el hombre sentado con un niño en una banca solitaria cerca del Jardín Japonés, las putas de Once, Constitución, Plaza Italia, que veía a través de la ventana del auto, las ancianas que tomaban el sol en tumbonas en el parque Rivadavia, los inmigrantes yugoslavos de Monserrat, las mujeres espectaculares que observaba pasar por la zona norte de la ciudad, el homeless de Lavalle que limpiaba su ropa con una navaja de afeitar mientras una niña oriental lo miraba a su lado, el cuerpo desnudo y bocabajo de Hye, o el de Luciana. Yo lo miraba todo buscando algo que me sirviera para las piezas que debía hacer, los encargos que tenía con la galería que me representaba en Corea. Dos coleccionistas, uno en Nueva York y otro en Ciudad de México, querían obras mías pero hechas a la medida, como el traje que se comprarían quizá mañana.

Y yo estaba en una ciudad que me fue carcomiendo.

Buenos Aires siempre fue otra cosa en mi memoria, una ciudad distinta. Una ciudad en donde me volví un fantasma.

Llevé en mi diario una serie de notas puntuales, de dibujos, de datos absurdos, de diálogos, porque todo revoloteaba a mil imágenes por segundo y mi cabeza era una onda expansiva.

Pero en realidad esta es una historia de amor, fallida.

León Plascencia Ñol
Los argentinos miran más hacia Europa y hacia ellos mismos y México mira más a los Estados Unidos. Foto: Facebook

Primer mes

Jueves

Vuelvo a Buenos Aires más de una década después, pero no vuelvo solo, Hye me acompaña porque se propuso pasar unos días de vacaciones y porque quiere escaparse del frío. Estamos a finales de la primavera. El calor está por arriba de los treinta y cinco grados, y siento en el aire un ligero estremecimiento, una sensación de extraña alegría. Al bajar del avión, con el jet lag encima, vuelvo a recordar ciertos gestos, voces, calles, edificios que están instalados en una película que avanza a trozos, por destellos, con sonidos que no pertenecen a las imágenes.

Recordar tiene algo aleatorio, de una impostada certeza. Las cosas no son como se recuerdan, o casi. Lo cierto es que el que fui no se parece mucho al que soy ahora. Así lo quiero ver, así lo imagino. No somos ya más que una pequeña sombra o réplica o algo muy distinto al que éramos; ni siquiera somos ahora ese que imaginamos que seríamos hace diez o quince años.

La brisa del río de aguas verdosas humedece el ambiente y es posible avanzar unas cuantas calles sin la pesadez del bochorno de la mañana. Hay en la atmósfera un espíritu de despreocupación porque están a punto de empezar las vacaciones, y en las calles, en los parques, los hombres y las mujeres se cubren con poca, poquísima ropa. Se agradece la primavera, se agradece el verano que ya casi está aquí.

Nuestro apartamento en Recoleta, en la calle Junín, se encuentra a pocos metros de la entrada del cementerio.

En cuanto llegamos del breve paseo que dimos, Hye se desnuda rápido, se tira en la cama, se abre y sonríe. Yo veo su pubis depilado, sus labios carnosos, húmedos, que toca ligeramente, al desgaire, con la punta de su dedo índice, sus piernas juguetean un poco con la sábana. Me extiende un brazo y me acerco a ella con lentitud. Ambos estamos cansados del largo viaje desde Seúl, nuestra ciudad. Queremos dormir, después de caminar un poco por el barrio. Apenas lo suficiente para ver el movimiento de los cuerpos, comprar algo de comida en el supermercado de los chinos que está a tres edificios de distancia. Me tiro en la cama con ella, sin desnudarme, con los ojos casi a punto de cerrarse. Y con ese olor que dejan los aviones y aeropuertos. Me levanto para bañarme.

Es diciembre.

Escucho las charlas de los vecinos, vuelvo a oír mi lengua.

Salgo del baño y Hye sigue en la cama, tocándose suave la entrepierna, abierta y sudorosa a pesar del aire acondicionado. Afuera la lluvia, las gotas golpean el cristal de la ventana, los autos avanzan lentamente por la calle.

Desde el celaje se ve algo del Río de la Plata y su grisura.

Me siento para ver a Hye. Desde el punto en el que me encuentro la veo a ella y a la Avenida del Libertador, las dársenas, el río.

Llueve de manera intempestiva, violenta. Una gasa de humedad cubre el cielo porteño. Diciembre. Finales de primavera.

Sudestada.

La lluvia torrencial y Buenos Aires convertida en una imagen borrosa.

Cruzo las piernas lentamente. Tomo de la pequeña mesa mi cuaderno de apuntes y un lápiz.

Los senos de Hye se mueven despacio debido a su respiración tranquila.

Acuéstate conmigo, Fuzzaro.

Ahora no.

Trazo con el lápiz en el cuaderno de hojas de papel de arroz. Son movimientos rápidos. Sin ver la hoja. Miro el coño de Hye, su pubis limpísimo, lampiño, los labios entreabiertos.

Acuéstate. Ven, no seas malo.

La habitación es fría, glacial. Diciembre. Afuera la temperatura es de treinta y cinco grados. La sudestada. La primavera como una mancha. El verano se asoma casi y el estruendo de la lluvia.

Tengo los dedos manchados de negro.

Las sábanas huelen a Hye. Me acuesto a su lado, la abrazo por la espalda tersa, la penetro lento, muy delicado, sin lastimarla. Cada embestida es dulce. Nos quedamos dormidos.

La primavera, sus restos, afuera.

La felicidad aquí.

Viernes

Salimos en el auto hacia San Telmo. Quiero mostrarle a Hye algunos de los lugares en los que estuve hace una década. Vamos por la Avenida Leandro Alem, luego vemos de reojo la Casa Rosada desde Paseo Colón y giramos en Avenida 25 de Mayo para dejar el auto estacionado y caminar. Hye luce espectacular con su falda minúscula café que le resalta sus piernas largas y delgadas, unas sandalias estilo gladiador romano, una blusa holgada, cruda, que deja entrever ligeramente sus senos, y unos lentes oscuros.

Te puede interesar:  Al escribir a veces veo muertos, quiero decir sombras: Javier Pérez Andújar

El sol del fin de la primavera es inclemente.

Me recuerda Seúl, Fuzzaro. Me recuerda el calor de su chingada madre, como dices tú.

Los dos reímos y cruzamos la avenida para retroceder hacia el Parque Lezama, el lugar donde hace más de una década encontramos mis amigos y yo a un grupo de jovencitas, quizá de Constitución o La Boca, que ofrecían una mamada por unos pocos pesos. Tan sólo dos años antes había sido el Corralito y todavía era posible ver a familias enteras que vivían en la calle y recolectaban cartón.

En San Telmo hay hordas de turistas de todas partes del mundo, que entran a los conventillos casi destartalados que funcionan como tiendas de souvenirs de mal gusto, for export, les dicen; caminan por las calles angostas, entran y salen de restaurantes, cafés, heladerías, tiendas de antigüedades.

El bar Británico, en la esquina de Brasil y Defensa, sigue igual, con sus sillas viejas y grandes ventanales acristalados. Lo único diferente es que ahora hay un estanquillo por la calle Brasil que obstaculiza una parte del lugar. Acá, dicen, Sábato, el hombre que vivió en Santos Lugares, escribió buena parte de su libro Sobre héroes y tumbas, que tiene algunos referentes en sitios cercanos de La Boca.

Escribo estas notas como una costumbre. Desde hace años guardo decenas de cuadernos con mis anotaciones.

El impulso de escribir viene de una zona oscura.

Escribo porque quiero saber más de las voces que están ahí.

Tomo algunas fotos del lugar, unas cuantas de Hye posando como si fuera modelo de cualquier revista de modas: me besa con suavidad y dulzura en la boca.

Te amo, tonto, me dice en coreano, que es la lengua que usa cuando cogemos.

La tomo de la nuca. Le acaricio el pelo y emprendemos nuestra caminata por la calle Defensa, hacia el centro. Atrás se queda Parque Lezama con los grupos de gente sentada en el césped, haciendo su día de campo, rodeados de cervezas, porrones o botellas de litro, y las pavas con el mate infaltable. Suena el teléfono de Hye y sé que habla con Emile porque se aleja de mí con discreción para no ofenderme con su charla. Supongo que Emile quiere saber cómo llegó o cuándo volverá.

Hye y yo caminamos por San Telmo, deteniéndonos en cualquier sitio, besándonos, tomando fotos de los hippies que venden baratijas en la plaza, de las pequeñas peleas o bravatas de algunos jóvenes que toman cerveza en la calle.

Yo sabía que ella, en algún momento, me hablaría de lo que había charlado con Emile. Seguimos caminando hasta Avenida de Mayo. Antes, mucho antes, cruzamos por Venezuela, la calle donde vivió Gombrowicz. Le tomo fotos al edificio deslucido, como un fan absoluto, y pienso en el falso conde, en su desparpajo, en su habitación minúscula donde tenía todo lo que poseía en el mundo.

Hye lee en la guía de viajes que lleva en su celular que se debe conocer el Tortoni, el café mítico. Yo no tengo gratos recuerdos de él, pero entramos a ese mausoleo donde los meseros sienten que forman parte de algo que proviene de otro mundo, como si fueran seres especiales. Está atestado y pedimos unos cafés. Mientras los traen voy al baño y encuentro a un hombre, de pie, a un lado de los lavabos, defecando parado, con los pantalones a la altura de las rodillas; defecando con placer y embarrando con sus dedos todo con enorme alegría. Lo miro sin saber si es verdad o no y estoy a punto de vomitar. El hombre de cola de caballo, joven, me descubre y se levanta rápido los pantalones, sin haber terminado, y sale corriendo hacia la calle, dejando un tufo enorme. Regreso a la mesa, asqueado, con la imagen en la cabeza, y lo único que quiero es irme de ahí. Se lo digo a Hye y ella ríe sin parar.

Mi amor, no pasa nada. Es un poco de mierda y ya.

Quiero irme, pero Hye me dice que primero tomamos nuestros cafés y luego nos vamos, que no haga tanto escándalo.

Regresamos por el auto y adentro, cuando Hye se sienta, levanto su falda y la toco por encima de su tanga con mi dedo. Lo hago suave, abro los calzones y siento su flujo caliente. Meto un dedo, dos, mientras ambos estamos sentados, quietos, y en la radio sale un tango de Troilo desde una radiodifusora que sólo toca esa música. Mis dedos están mojados. La cara de Hye tiene un rictus, como si se hubiera ido del mundo. Estira su brazo y me toca la verga, busca con la otra mano y abre mi pantalón. Me chupa ávida. Eyaculo en su boca mientras ella tiene ligeros espasmos. Afuera la temperatura es menor a la nuestra.

La música del fin del mundo
Presentación en el Palacio de Minería. Foto: Cortesía

Sábado

Aparece de nuevo el insomnio. Tiene una consistencia parda. No he podido dormir casi nada y he vagado por la casa. En algún momento de la madrugada sentí el destello de la migraña que se anuncia. Me encierro en una habitación. Tomo una pastilla y me preparo.

Migraña. Aura visual. Cefalea de Horton. Una luz brillante que es como un anuncio de lo que vendrá después. El cuerpo avisa y de pronto todo se inunda con una luz que arropa al mundo. Primero empiezan puntos lumínicos en el ojo izquierdo y después se expanden por toda la cabeza. No recuerdo la primera vez, pero sé que viene el dolor por temporadas. A veces me gusta comparar la migraña con ciertos loops de música electrónica: es un zumbido que se repite primero lento y después se acrecienta veloz. He intentado de todo. Alguna vez, uno de los neurólogos que visité me dijo que es imposible saber de dónde proviene. Hace dos meses, una quiropráctica en Seúl me dijo que probablemente el dolor se debe a un movimiento de rotura que sufrió la columna hace muchos años. Vimos las radiografías y algunas vértebras aparecen como fantasmas que pellizcan diversos nervios. He intentado de todo: dejé ciertos alimentos, bebidas, pero nunca se va, o se va por temporadas. Cuando creo que ya la he olvidado, regresa como una amante del pasado que busca repetir ciertos encuentros. Es mi compañera más constante; somos fieles cada uno a su manera.

Hace poco, mientras escuchaba Ich bin meine maschine de Atom TM, descubrí que su música tiene mucho de la frecuencia de la migraña. La repetición de ciertos acordes es como el racimo del dolor que se abre y va cubriendo capa tras capa. Sacks dice: «Migraña no es sólo una descripción, sino también una meditación sobre la unidad de la mente y el cuerpo y sobre la migraña como manifestación ejemplar de nuestra transparencia psicofísica». En El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, el neurólogo retoma ciertas notas suyas sobre Hildegard von Bingen (1098-1180), la mística que creía que los fosfenos que aparecían frente a sí eran ángeles que la visitaban. Sacks escribe: «La experiencia de estas auras viene acompañada de una gran intensidad extática, sobre todo en las raras ocasiones en que a la estela del centelleo original sigue un segundo escotoma». Y luego transcribe un texto de la mística: «La luz que veo no está localizada, aunque sea más brillante que el sol, ni puedo examinar su altura, longitud, anchura, y la llamo “la nube de la luz viva”. Y lo mismo que el sol, la luna y las estrellas se reflejan en el agua, así los escritos, las palabras, virtudes y obras de los hombres brillan en ella ante mí… A veces veo dentro de esta luz otra luz a la que llamo “la nube de la luz viva en sí”… Y cuando la contemplo se borran de mi memoria todas las tristezas y pesares, de tal modo que vuelvo a ser una simple doncella y no una anciana».

También en Migraña, Sacks menciona una cita de Novalis: «Toda enfermedad es un problema musical, y toda cura una solución musical». Porque las visiones que produce la migraña tienen un punto tonal y momentos alucinatorios, vómitos, mareos, náuseas, temblores internos y pesadillas. Estamos instalados en un mundo enrarecido. Debe dejar de fumar, me dijo la quiropráctica mientras mi espalda tronaba y de mi cuerpo salía un sudor frío. La migraña es una partitura musical dislocada.

León Plascencia Ñol (Jalisco, 1968) es narrador, poeta y editor mexicano. Director de la editorial Filodecaballos, ha publicado varios libros de poemas, entre ellos Polaroids de grullas volando bajo un cielo naranja y El lenguaje privado. En Malpaso ha publicado su único proyecto narrativo, Tratado de la infidelidad, una colección de cuentos escrita junto con Julián Herbert. Esta es su primera novela.

Comments are closed.