LECTURAS | Una jaula de oro, de Camilla Läckberg

Una nueva y sorprendente Camilla Läckberg nos mantiene pegados a las páginas de Una jaula de oro.

Ciudad de México, 13 de junio (MaremotoM).-Una nueva y sorprendente Camilla Läckberg nos mantiene pegados a las páginas de Una jaula de oro, una novela de suspense psicológico, sexy y con una protagonista fascinante y ambigua.

Faye, con un oscuro pasado, ha conseguido todo lo que siempre había soñado, un marido atractivo, una hija a la que quiere y, sobre todo, estatus social y una vida llena de lujo.

Pero cuando, de un día para otro, esta vida perfecta se va al traste, surge una nueva mujer intrépida y vengadora.

Con Faye ha nacido una nueva heroína sorprendente y polifacéticay con algunos secretos muy oscuros.

Camilla Läckberg es la exitosa autora de la serie de Los crímenes de Fjällbacka, de la que se han vendido hasta la fecha más de 25 millones de ejemplares en todo el mundo.

Con Una jaula de oro, abandona por ahora el universo de Fjällbacka y hace una incursión en el género del suspense psicológico con una protagonista, Faye, que es una nueva heroína que ha llegado para quedarse.

Fragmento de Una jaula de oro, de Camilla Läckberg, con autorización de Océano.

–¿Y no cabe la posibilidad de que sólo esté herida? –dijo Faye.

Bajó la mirada y clavó la vista en la mesa, incapaz de mirarlos a los ojos.

Un instante de vacilación. Después, una voz lastimera.

–Hay mucha sangre. De un cuerpecito tan pequeño… Pero no quiero especular antes de que un forense haya podido hacer una valoración.

Faye asintió. Le dieron agua en un vaso de plástico transparente, se lo llevó a la boca, pero le temblaba tanto la mano que unas gotas le rodaron por la barbilla hasta la blusa. La agente rubia de amables ojos azules se inclinó y le dio una servilleta de papel para que se limpiara. Ella se secó despacio. El agua dejaría manchas en la blusa de seda.

Aunque eso ya no tenía la menor importancia.

–¿No cabe ninguna duda? ¿Ni la menor duda?

La policía miró de reojo a su colega y luego meneó la cabeza. Sopesó cuidadosamente sus palabras.

–Como ya he dicho, es preciso que un médico haga una valoración a partir de los hallazgos procedentes de la escena del crimen. Pero, en esta fase, todo apunta a una única posibilidad: Jack, tu exmarido, mató a tu hija.

Faye cerró los ojos y ahogó un sollozo. 

Julienne se había dormido por fin. Tenía la cabellera extendida por la almohada de color rosa. Respiraba pausadamente. Faye le acarició las mejillas despacio, para no despertarla.

Jack regresaría esa noche de su viaje de negocios a Londres. ¿O era Hamburgo? Faye no se acordaba. Llegaría a casa cansado y estresado, pero ella procuraría que se relajara por completo.

Cerró con cuidado la puerta del dormitorio para no despertar a Julienne, se dirigió sigilosamente a la entrada y comprobó que la puerta estaba cerrada con llave. En la cocina, pasó la mano por la encimera. Tres metros de mármol blanco. De Carrara, naturalmente. Por desgracia, nada práctico, pues era tan poroso que lo absorbía todo como una esponja, y ya estaba cubierto de múltiples manchas que lo afeaban. Pero para Jack era impensable elegir una opción más práctica. La cocina del departamento de la calle Narvavägen les había costado poco menos de un millón, y no habían escatimado un ápice en nada.

Faye echó mano de una botella de amarone y puso una copa de vino en la encimera. Las copas que resuenan sobre el mármol, el sonido rumoroso al escanciar el vino…, a eso ni más ni menos se reducía su existencia las noches que Jack pasaba fuera. Se sirvió el vino cuidadosamente, para no salpicar el mármol blanco de más manchas de vino tinto, y cerró los ojos al llevarse la copa a los labios.

Redujo la intensidad de la luz con el regulador y se dirigió a la entrada, donde colgaban los retratos en blanco y negro de Julienne, Jack y ella. Eran de Kate Gabor, la fotógrafa no oficial de la princesa heredera, que todos los años hacía unas fotografías adorables de los hijos de los reyes jugando entre el manto de hojas otoñales, vestidos de un blanco radiante. Jack y ella habían optado por tomarse fotos estivales. Aparecían los tres de pie, alegres y relajados a la orilla del mar. Julienne entre los dos, con el pelo rubio aleteando al viento. Vestidos de blanco, naturalmente. Ella con un sencillo vestido de algodón de Armani, Jack con camisa y pantalones arremangados de Hugo Boss, Julienne con un vestido de encaje de la colección infantil de Stella McCartney. Habían discutido minutos antes de tomar las fotos. Faye no recordaba el motivo, pero sí sabía que era culpa suya. Sin embargo, en los retratos no se reflejaba el menor rastro de discordia.

Subió la escalera. Dudó ante la puerta del despacho de Jack, pero luego la abrió. Se encontraba en una torre con vistas a todos los puntos cardinales. Una solución única en un edificio único, como bien dijo el agente inmobiliario cuando les mostró el departamento cinco años atrás. Ella estaba embarazada de Julienne y tenía la cabeza llena de esperanzas de futuro.

A Faye le encantaba la sala de la torre. El espacio y la luz que entraba por las ventanas le daban la sensación de estar volando. Y ahora que la oscuridad exterior se había tornado compacta, las paredes abovedadas la envolvían como un caparazón.

Había decorado el espacio ella misma, al igual que el resto de la vivienda. Eligió el papel tapiz, los libreros, el escritorio, las fotografías y los cuadros que decoraban las paredes. Y a Jack le encantaba el resultado. Él nunca cuestionaba su buen gusto; además, se sentía orgullosísimo cuando los invitados le pedían el número del decorador.

En esos momentos, permitía que ella resplandeciera.

Mientras las demás habitaciones tenían una decoración moderna, luminosa y despejada, el despacho de Jack era más masculino. Más grave. Faye había dotado de más carácter aquel cuarto que el dormitorio de Julienne y que el resto del hogar. Jack pasaría allí mucho tiempo, y allí debería tomar decisiones importantes que afectarían al futuro familiar. Lo menos que podía hacer ella era ofrecerle un refugio allá arriba, debajo de las nubes.

Camilla Läckberg
Camilla Läckberg, la escritora sueca de gran éxito. Foto: Cortesía

Faye pasó la mano con satisfacción por la mesa de Jack. Un escritorio de estilo rústico por el que pujó en una subasta de Bukowski y que perteneció en su día a Ingmar Bergman. Jack no era buen conocedor de Bergman, prefería las películas de acción de Jackie Chan o las comedias de Ben Stiller, pero, igual que a ella, sí le gustaban los muebles con historia.

Cuando tenían invitados y enseñaban la casa, Jack siempre daba dos palmadas en el tablero de la mesa antes de contar, como de pasada, que aquel escritorio tan hermoso estuvo en su día en casa del mundialmente conocido director sueco. Cada vez que lo hacía, Faye sonreía complacida, porque al mismo tiempo que Jack pronunciaba aquellas palabras, sus miradas solían cruzarse. Era una de las miles de cosas que habían compartido y que seguían compartiendo en la vida. Esa forma cómplice de mirarse, esos instantes, insignificantes y significativos, que conformaban una relación.

Se hundió en el sillón delante de la computadora, giró media vuelta y quedó frente a la ventana. Afuera caía la nieve y se iba transformando en agua sucia en la calle, allá abajo. Al inclinarse hacia delante a mirar la calle vio que un coche avanzaba lentamente abriéndose paso por la oscuridad de la noche de aquel mes de febrero. A la altura de la calle Banérgatan, el conductor giró y desapareció rumbo al centro de la ciudad. Por un instante, Faye olvidó a qué había ido allí, por qué estaba en el despacho de Jack. Era demasiado fácil perderse en la oscuridad y dejarse hipnotizar por los copos de nieve que caían atravesando la negrura.

Una jaula de oro
Una jaula de oro

Faye parpadeó, se irguió en el sillón y lo giró de nuevo hasta quedar de cara a la gran pantalla Apple. Movió el mouse y la pantalla se iluminó. Se preguntó qué habría hecho Jack con el mouse pad que ella le había regalado por Navidad, el de la foto de Julienne y ella. En su lugar tenía uno muy feo, de color azul, del banco Nordea. Regalo navideño de la compañía a todos sus clientes de banca privada.

Faye conocía la contraseña. Julienne2010. Al menos no tenía a Nordea como fondo de pantalla, sino que seguía usando la foto que les hizo a ella y a Julienne en Marbella. Estaban acostadas en la orilla, y ella levantaba a Julienne en alto con los brazos totalmente rectos. Las dos reían, pero su risa se intuía más que verse, pues estaba boca arriba con el pelo flotando en el agua. Los ojos azul claro de Julienne miraban directamente a la cámara, al objetivo. A los ojos de Jack, de un azul idéntico.

Faye se acercó un poco a la pantalla, recorrió con la mirada aquel cuerpo, que relucía bronceado y brillante por el agua y la sal. A pesar de que sólo habían transcurrido unos meses desde el parto, se encontraba en mejor forma que ahora. Tenía el vientre plano. Los brazos finos. Los muslos delgados y firmes. Ahora, más de tres años después, pesaba por lo menos diez kilos más que cuando estuvieron en España. Tal vez quince. Hacía mucho que no se atrevía a pesarse.

Apartó la vista del cuerpo que se veía en la pantalla y abrió el navegador, hizo clic en el historial y escribió “porno”. Los enlaces fueron apareciendo uno tras otro, clasificados por fecha. Podía rastrear sin dificultad las fantasías sexuales de Jack durante los últimos meses. Como un índice de su grado de excitación sexual. Una guía de “Fantasías sexuales para torpes”.

El 26 de octubre había visto dos videos. “Jovencita rusa azotada por un pene enorme” y “Jovencita flaca intensamente embestida”. Se dirá lo que se quiera del sector de la pornografía, pero al menos los títulos eran concretos. Nada de circunloquios. Ningún intento de usar eufemismos, de suavizar, de mentir sobre lo que se iba a mostrar y sobre lo que la persona que estaba delante de la pantalla quería ver en realidad. Un diálogo directo, comunicación abierta y sincera.

Jack veía porno desde siempre, ella también lo veía a veces cuando estaba sola. Despreciaba a aquellas amigas que aseguraban Una jaula de oro que a sus maridos nunca se les ocurriría ver porno. Eso sí que era dar la espalda a la realidad.

Antes el porno que Jack veía nunca había afectado a la vida sexual conjunta. Nunca fue excluyente. Pero ahora había dejado de acudir a ella, aunque sí seguía buscando satisfacción en videos tipo “Jovencita flaca intensamente embestida”.

El nudo le iba creciendo en el estómago a medida que iba viendo los videos. Las chicas eran jóvenes, escuálidas y sumisas. A Jack siempre le habían gustado las chicas delgadas y jóvenes. No era él quien había cambiado, sino ella. Porque, ¿no era así como las querían la mayoría de los hombres? En el barrio de Östermalm no había lugar para el envejecimiento y el aumento de peso. Al menos, no para las mujeres.

El último mes, Jack había visto el mismo video siete u ocho veces. “Colegiala menudita penetrada por su profesor.” Faye oprimió reproducir. Una jovencita con una minifalda estampada, camisa blanca, corbata, calcetines y trenzas a lo Pippi Calzaslargas tiene problemas en el colegio. Las dificultades más serias se las plantea la asignatura de biología. Sus padres, preocupados y responsables, le buscan un profesor y la dejan sola en casa. Llaman a la puerta. Es un hombre de unos cuarenta años con blazer con coderas y portafolio. Entran en una cocina muy luminosa. La chica va a buscar los libros y los abre. Repasan los músculos del cuerpo humano.

–Cuando yo diga el nombre de un músculo, tú te lo señalas, ¿sabrás hacerlo? –pregunta el profesor con voz grave.

La chica abre los ojos con asombro, asiente y pone gesto de fastidio. Dice bien dos músculos. Cuando el profesor le pregunta por el gluteus maximus, el glúteo mayor, se sube un poco la falda de modo que el borde de los calzones aparece en la pantalla y señala la línea de la ingle. El profesor menea la cabeza sonriente.

–Ponte de pie, te lo voy a enseñar –dice.

Ella aparta la silla y se levanta. Él le pone la mano en la pantorrilla; la mano se ve enorme, la va subiendo y la mete por debajo de la falda. Se la levanta más aún y aparta el borde de los calzones. Le mete un dedo. La chica deja escapar un suspiro. Un largo suspiro perfectamente porno. Pero, al mismo tiempo, con un toque de sorpresa inocente y de leve remordimiento. Una forma de reconocer ante el observador que es consciente de que no debería. De que está prohibido. Pero que no puede evitarlo. Que es imposible resistir la tentación.

Él mete y saca el dedo varias veces. Luego hace que se incline sobre la mesa y la penetra. Ella chilla, suspira, araña la mesa. Pide más. La cosa termina con que él le pide que se ponga las gafas –que se le cayeron durante el viajecito–, antes de venirse en su cara. Con una expresión de placer y la boca entreabierta, la colegiala recibe el esperma.

Las películas porno son el contexto en el que con más claridad se aprecia la alta consideración que los hombres tienen de su esperma. Siempre lo reparten entre mujeres anhelantes y devotas que lo reciben con la boca entreabierta, siempre con la boca entreabierta, como si se tratara de un regalo.

Faye apagó la computadora con un par de golpes de mouse contra el horrendo mouse pad de Nordea. Si aquello era lo que Jack quería, eso tendría.

Empujó la silla, que protestó con un crujido, y se levantó. Afuera ya era noche cerrada. La leve nevada había cesado. Con la copa de vino en la mano, salió del despacho.

En el vestidor tenía cuanto necesitaba. Miró el reloj. Las nueve y media. El avión de Jack estaría a punto de aterrizar, pronto tomaría el taxi. Naturalmente, disfrutaba del servicio VIP del aeropuerto de Arlanda, así que no tardaría en salir.

Faye se dio una ducha rápida y se afeitó el escaso vello que le había crecido sobre el monte de Venus. Se lavó bien todo el cuerpo, se maquilló, no como solía, sino algo más a la ligera, más juvenil. Se aplicó rubor en abundancia, utilizó bastante rímel y, para rematar, un lápiz de labios rosa chicle que encontró en el fondo del cajón del maquillaje y que, seguramente, iría incluido en la bolsa de regalo de algún evento.

Jack no la encontraría a ella –a Faye, su mujer, la madre de su hija– sino a alguien más joven e inocente, a alguien intacto. Era lo que él necesitaba.

Eligió una de las corbatas finas de Jack, de color gris, y la anudó descuidadamente. Se puso unas gafas de vista cansada que él se avergonzaba de tener que usar delante de otros, y que siempre escondía cuando tenían visita. Rectangulares, negras, Dolce & Gabbana. Observó el resultado en el espejo. Parecía diez años más joven. Casi como la que era cuando abandonó Fjällbacka.

No era la mujer de nadie. La madre de nadie. Era perfecto.

Entró en el cuarto de Julienne en busca de uno de sus cuadernos y un lápiz con un pompón rosa en el extremo. Se detuvo al oír que la niña murmuraba en sueños. ¿No estaría a punto de despertarse? No, pronto volvió a oír su respiración pausada.

Fue a la cocina para servirse más vino, pero se detuvo y abrió un cajón donde guardaba los vasos de plástico de Julienne. Se sirvió el vino tinto en un gran vaso de Hello Kitty que tenía una tapa con popote. Perfecto.

Te puede interesar:  "No me sorprende que este virus no se vaya": enviado especial de la OMS advierte que a la "tibia" Europa le espera una tercera ola de covid-19

Cuando oyó que giraban la llave en la puerta estaba sentada hojeando The Economist, que Jack se empeñaba en tener a la vista. Ella era la única de la familia que lo leía de verdad.

Jack dejó la maleta en el suelo, se descalzó y metió los pies en los zapatos italianos hechos a mano la horma de cedro necesaria para que la fina piel conservara la forma. Faye permaneció inmóvil. A diferencia de su discreto brillo de Lancôme, el lápiz rosa se le pegaba a los labios y despedía un olor ligeramente sintético.

Jack abrió cuidadosamente la puerta del refrigerador, aún sin detectar su presencia. Se movía sin hacer ruido, seguramente en la creencia de que tanto ella como Julienne dormían.

Faye lo observó desde la oscuridad del rincón de la sala. Igual que un extraño que mirara por la ventana desde la calle, pudo observar a su marido sin que él se supiera observado. Por lo general, Jack estaba siempre en tensión total. Ahora que creía que no lo veía nadie, se movía de otro modo. Distendido, casi descuidado. Aquel cuerpo por lo general tan erguido se veía ahora algo hundido, no mucho, pero sí lo suficiente para que ella, que tan bien lo conocía, apreciara la diferencia. Tenía el rostro más relajado, sin aquella arruga pertinaz que le asomaba a la cara a últimas fechas, incluso en las reuniones sociales tan íntimamente relacionadas con su carrera, con sus vidas, donde las risas y el tintineo de las copas podían traducirse en un negocio multimillonario al día siguiente.

Recordó cómo era Jack de joven, cuando se conocieron. Aquella mirada traviesa, aquella risa alegre, aquellas manos que no podían dejar de tocarla en todo momento, que nunca se cansaban de ella.

La luz del refrigerador le iluminó la cara. Faye no podía apartar la vista de él. Lo quería. Adoraba aquella espalda ancha. Aquellas manos que ahora agarraban el envase de jugo y se lo llevaban a la boca. Pronto las tendría encima, dentro de su cuerpo. Dios, qué ganas tenía.

Quizás esas ganas la hicieron moverse, porque de pronto él volvió la cara hacia la puerta reluciente del horno y vio en ella su reflejo. Se sobresaltó un poco y se giró con el envase de jugo aún en la mano, camino de la boca. Lo dejó en la isla de la cocina.

–¿Estás despierta? –dijo sorprendido. Y allí estaba de nuevo la arruga del entrecejo. Faye no respondió, simplemente se levantó y dio unos pasos hacia él. Jack escrutó su cuerpo. Hacía mucho tiempo que no la miraba de ese modo.

–Ven aquí –le dijo ella con voz dulce y clara.

Jack cerró el refrigerador y la cocina volvió a quedar a oscuras. Pero las luces de la ciudad iluminaban lo suficiente para que se vieran. Él rodeó la isla, se secó los labios con el dorso de la mano y se inclinó para besarla. Pero ella apartó la cara y lo sentó en una silla. Ahora era ella quien mandaba. Cuando él alargó la mano hacia la falda, ella se la retiró. Para, un segundo después, llevarla hasta la pantorrilla. Se levantó un poco la falda para que él viera los calzones de encaje, con la esperanza de que los reconociera, con la esperanza de que viera que eran iguales. Que eran como los de ella. Los de la jovencita. La inocente.

Él fue subiendo la mano y ella no pudo evitar un gemido. En lugar de apartar los calzones como en el video, él los desgarró de golpe. Ella volvió a gemir, más alto ahora, se inclinó sobre la mesa, hundió la espalda mientras él se desabrochaba el pantalón y se bajaba los calzoncillos con un solo gesto. Luego la agarró del pelo y la empujó hacia abajo en la mesa. Echó sobre ella todo su peso, le olfateó el cuello entre fuertes mordiscos y ella notó el olor al jugo de naranja con whisky que Jack se había tomado en el avión. Él le separó los pies con movimientos resueltos, se puso detrás de ella y la penetró.

Jack lo hizo con fuerza, con agresividad y, a cada embestida, el borde de la mesa se le clavaba a Faye en las costillas. Le hacía un poco de daño, pero el dolor fue una liberación, la hizo olvidar todo lo demás, de modo que pudo concentrarse sólo en disfrutar del placer.

Ella le pertenecía. Su placer le pertenecía. Su cuerpo le pertenecía.

–Dime cuando te vengas –dijo entre gemidos con la mejilla pegada a la fría superficie de la mesa, donde el lápiz labial había dejado un rastro pegajoso.

–Ahora –dijo él jadeando. Ella se colocó de rodillas ante él, que le clavó entre jadeos el pene en la boca abierta. Le agarró la cabeza con las dos manos y la presionó con fuerza. Ella combatió el reflejo del vómito, tratando de no apartar la cabeza. Solamente recibir. Siempre y solamente recibir. Faye rememoró la escena de la película porno y, cuando Jack se vino, ella disfrutó al ver en su cara la misma expresión que la del profesor cuando poseyó a la joven virgen.

–Bienvenido a casa, cariño –dijo Faye con una sonrisa triunfadora. Fue una de las últimas ocasiones en las que lo hicieron de casados.

Estocolmo, verano de 2001

Las primeras semanas en Estocolmo resultaron solitarias. Dos años después de terminar la preparatoria, dejé atrás Fjällbacka. Tanto mental como físicamente. No veía la hora de alejarme del ambiente claustrofóbico del pueblo. Me asfixiaban aquellas calles pintorescas y aquella gente curiosa cuya mirada nunca me dejaba en paz. Llevaba quince mil coronas y la máxima calificación en todas las asignaturas.

En realidad, habría preferido irme antes. Pero me llevó más tiempo del calculado organizar todos los aspectos prácticos. Vender la casa, hacer limpieza, oponer resistencia a todos los fantasmas que querían abrirse paso.

Los recuerdos eran muy dolorosos. Mientras recorría la casa de mi infancia los veía ante mí continuamente. Sebastian. Mamá. Y, por supuesto, papá. En Fjällbacka no me quedaba ya nada. Sólo habladurías. Y muerte.

Nadie me apoyó entonces. Tampoco ahora. Así que hice la maleta y tomé un tren a Estocolmo, sin mirar atrás.

Y juré que nunca volvería.

En la Estación Central de Estocolmo me paré junto a un bote de basura, abrí el celular y tiré la tarjeta SIM. Ya no podría alcanzarme ninguna sombra del pasado. Nadie podría amenazarme ni perseguirme.

Para pasar el verano, alquilé una habitación en un apartamento que se encontraba en el mismo edificio que el Fältöversten, ese centro comercial tan feo que los habitantes del barrio de Östermalm miran disgustados murmurando “culpa de los socialdemócratas, tenían que estropear nuestro precioso barrio”. Pero de aquello no sabía yo entonces nada de nada. Yo estaba acostumbrada al supermercado ICA Hedemyrs de Tanumshede y me parecía que el Fältöversten era maravilloso.

Me encantó Estocolmo desde el primer momento. Por la ventana del séptimo piso veía las hermosas fachadas de los alrededores, parques frondosos, coches elegantes; y pensaba que un día yo viviría en uno de aquellos imponentes edificios decimonónicos con un marido, tres niños perfectos y un perro.

Mi marido sería artista. O escritor. O músico. Tan distinto de mi padre como fuera posible. Sofisticado, intelectual y hombre de mundo. Olería bien y vestiría con elegancia. Sería un tanto severo con los demás, pero no conmigo, porque yo sería la única que lo comprendería.

Aquellas primeras noches largas y claras de verano las pasé recorriendo las calles de Estocolmo. Veía las peleas en los callejones cuando cerraban los bares. Oía los gritos, los llantos, las risas. Vehículos de emergencias que cruzaban la ciudad con las sirenas a todo volumen para afrontar peligros y salvar vidas. Admirada, observaba a las prostitutas del centro, maquilladas como en los ochenta y con botas de tacón alto, la piel blancuzca y blanda y los brazos llenos de marcas de agujas, que trataban de ocultar debajo de camisas o suéteres de manga larga. Les pedía un cigarro y me imaginaba sus vidas. La libertad de encontrarse en el fondo del pozo. Sin riesgo alguno de caer más aún en la mierda. Jugaba con la idea de plantarme allí yo misma, sólo para comprender qué implicaba esa vida, qué hombres compraban un rato de cariño sucio en el Volvo, con la silla infantil en el asiento trasero y el pañal extra y las toallitas en la guantera.

Fue entonces, en aquellos días, cuando mi vida empezó de verdad. Notaba en los pies la carga del pasado como un grillete. Tiraba de mí hacia abajo, me incordiaba, me coartaba. Pero cada célula de mi cuerpo vibraba de curiosidad. Era yo contra el mundo. Lejos de mi lugar de origen, en una ciudad con la que llevaba soñando toda la vida. No sólo había ansiado irme. También ansiaba llegar. Poco a poco, hice de Estocolmo mi ciudad. Y ella me dio la esperanza de poder sanar y olvidar.

A primeros de julio, mi casera, una maestra jubilada, se fue a Norrland a ver a sus nietos.

–Nada de visitas –me dijo con tono autoritario antes de partir.

–Nada de visitas –respondí obediente.

Aquella noche me maquillé y me bebí el alcohol que había en la casa. Ginebra y whisky. Licor Kirsberry y Amarula. Tenía un sabor asqueroso, pero no importaba, lo que me interesaba era la embriaguez, esa embriaguez que prometía olvido y que se extendería por todo mi cuerpo en forma de calor.

Cuando había bebido lo bastante para ser valiente, me puse un vestido de algodón y me fui caminando a la plaza de Stureplan. Tras unos instantes de duda, me senté en una terraza que parecía agradable. Rostros conocidos que sólo había visto en televisión pasaban de vez en cuando. Riendo. Borrachos. Ebrios de alcohol y de estío.

Hacia las doce de la noche me puse a hacer fila delante de una discoteca que había al otro lado de la calle. Todo el mundo parecía muy impaciente y yo no estaba segura de que me permitieran entrar. Trataba de imitar a los demás. De comportarme como ellos, aunque más tarde comprendí que ellos también debían de ser turistas. Tan perdidos como yo, pero fingiendo más valor.

Oí a mi espalda unas risas. Dos chicos de mi edad se saltaron la fila y se fueron derechos a los vigilantes. Un gesto con la cabeza y un apretón de manos. Todos los miraban con envidia y fascinación. Horas de preparativos y de risitas tomando vino rosado para luego esperar de pie detrás de un cordón con las piernas heladas. Con lo fácil que podía resultar. Siempre y cuando fueras alguien.

A diferencia de mí, aquellos dos chicos eran personas a las que todos veían y respetaban, que formaban parte de. Eran alguien. Y en aquel preciso momento y en aquel lugar, decidí que yo también llegaría a ser alguien.

En ese preciso momento uno de los dos chicos se volteó y examinó con curiosidad a la multitud que acababan de dejar atrás. Nuestras miradas se cruzaron.

Yo aparté la vista, empecé a buscar los cigarrillos en el bolso. No quería parecer una tonta, no quería parecer lo que era: una chica de pueblo en su primera noche de discoteca en la capital. Ebria de ginebra y Amarula robadas. Pero un segundo después, el chico estaba delante de mí. Llevaba el pelo rapado y tenía los ojos azules y amables. Las orejas un tanto despegadas. Vestía una camisa beige y jeans oscuros.

–¿Cómo te llamas?

–Matilda –respondí. Aquel nombre que tanto odiaba. Aquel nombre que pertenecía a otra vida, a otra persona. Alguien que ya no era yo. Alguien que había dejado atrás cuando subí al tren rumbo a Estocolmo.

–Yo soy Viktor. ¿Estás sola? No respondí.

–Adelántate y ponte al lado del portero –dijo.

–Es que yo no estoy en la lista –dije con un hilo de voz.

–Yo tampoco. Una sonrisa radiante. Me separé de la fila. Las chicas, con ropa de menos, y los chicos, con gel de más, me miraron llenos de envidia y de ganas de entrar.

–Viene conmigo. La montaña de carne que había en la puerta levantó la cuerda y dijo:

–Bienvenida. En medio de la masa de gente, Viktor me tomó la mano y me condujo a la oscuridad del interior. Sombras de gente, destellos de luces en distintos colores, el retumbar de la línea del bajo, cuerpos enroscados entre sí, baile. Nos colocamos al final de una larga barra y Viktor saludó al camarero.

–¿Qué quieres tomar? –me preguntó.

Aún con el sabor pegajoso del licor dulzón en la boca, respondí:

–Estupendo, me gustan las chicas que beben cerveza. Eso es clase.

–¿Clase? –Sí, que está bien, vamos. Auténtico. Me pasó una Heineken, alzó la botella para brindar. Yo le sonreí y tomé un trago.

–¿Y tú con qué sueñas en la vida, Matilda?

–Con ser alguien –respondí. Sin reflexionar un segundo.

–Pero tú ya eres alguien, ¿no? –Otra persona.

–Pues a mí no me parece que tengas ningún defecto visible. Viktor dio unos pasos de baile hacia un lado, balanceando la cabeza al ritmo de la música.

–¿Y tú, con qué sueñas?

–¿Yo? Yo sólo quiero hacer música.

–¿Eres músico? Tuve que inclinarme hacia él y levantar la voz para que me oyera.

–DJ. Pero esta noche descanso. Mañana sí trabajo. Entonces estaré ahí arriba. Seguí la dirección que señalaba con el dedo. En un escenario no muy grande, junto a una pared, detrás de un tocadiscos, bailaba el chico con el que había llegado Viktor. Unos momentos después bajó adonde estábamos. Se presentó como Axel. Parecía amable e inofensivo.

–Un gusto conocerte, Matilda –dijo, y me dio la mano. Pensé en lo distintos que eran de los chicos que había en mi pueblo. De comportamiento refinado. Se expresaban bien. Axel pidió algo de beber y desapareció. Viktor y yo volvimos a brindar. A mí casi no me quedaba cerveza.

–Antes de trabajar mañana haremos una fiestecita con unos amigos. ¿Por qué no vas?

–Puede –dije, y lo miré dudosa–. Dime, ¿por qué querías que entrara contigo?

Apuré la cerveza dejando claro que era el último trago, con la esperanza de que Viktor pidiera otra. Cosa que hizo, en efecto. Una para mí y otra para él. Luego respondió a mi pregunta. Sus ojos azules relucían en la oscuridad.

–Porque eres guapa. Y porque parecías sola. ¿Te arrepientes?

–No, para nada.

Sacó un paquete de Marlboro del bolsillo trasero y me ofreció un cigarro. Yo no tenía nada en contra de que me invitaran, así me duraría más el dinero. Ya no me quedaba mucho de las quince mil coronas que me correspondieron después de la venta de la casa, una vez pagado el préstamo y todo lo demás. Nuestras manos se rozaron cuando me encendió el cigarrillo. La suya estaba caliente y bronceada. Eché de menos su tacto en cuanto la apartó.

–Tienes los ojos tristes, ¿lo sabías? –dijo, y dio una buena calada.

–¿Qué quieres decir?

–Que parece como si llevaras dentro una pena. Y me parece bonito. La gente que siempre está contenta me aburre. No estamos hechos para ser felices sin solución de continuidad, de ser así, se pararía el mundo.

Yo no respondí. Sospechaba que se estaba burlando de mí. De repente empezó a darme vueltas la cabeza por la borrachera. Decidí que me llevaría un souvenir, me incliné, le puse la mano en la nuca y acerqué la cara. Un gesto que debió de hacerme parecer más segura de mí misma de lo que en realidad estaba. Nuestros labios se juntaron. Viktor sabía a cerveza y a Marlboro y besaba bien. Con dulzura e intensidad a la vez.

–¿Vamos a mi casa? –preguntó.

Comments are closed.