Nosotras

¿Les molestan las viejas lesbianas? Nosotras, en el cine

“Os quiero contar una cosa importante para mí”. A veces, las confesiones, las revelaciones de los secretos más íntimos quedan atascadas en la garganta, pues hacen tambalear el decorado de nuestra vida y la imagen que los demás tienen de ella.

Ciudad de México, 11 de junio (MaremotoM).- Dos mujeres jubiladas, Nina y Madeleine, han estado secretamente enamoradas durante décadas. Todos, incluida la familia de Madeleine, piensan que son simplemente vecinas que comparten el último piso de su edificio, mientras ellas van y vienen entre sus dos departamentos, disfrutando juntas del afecto y las alegrías de la vida diaria, hasta que un evento imprevisto pone de cabeza su relación y lleva a la hija de Madeleine a desentrañar la verdad sobre ellas.

La película se llama Nosotras o Entre nosotras y está dirigida por el italiano Filippo Meneghetti  y protagonizada por Barbara Sukowa, Martine Chevallier, Léa Drucker, Muriel Benazeraf, Jérôme Varanfrain.

Nosotras
La película sólo en cines. Foto: Cortesía

“Os quiero contar una cosa importante para mí”. A veces, las confesiones, las revelaciones de los secretos más íntimos quedan atascadas en la garganta, pues hacen tambalear el decorado de nuestra vida y la imagen que los demás tienen de ella. Pero este silencio trae consecuencias… En Entre nosotras, su primer largometraje, Filippo Meneghetti, cineasta italiano radicado en Francia, disecciona con una delicadeza teñida de suspenso los amores clandestinos y problemáticos de dos jubiladas, que otorgan buenos papeles a la alemana Barbara Sukowa y a la francesa Martine Chevallier (miembro de la Comédie Française).

“¿Os molestan las viejas lesbianas?” Cuando Nina (Sukowa) descubre que su amante, Madeleine (Chevallier), no ha dudado en confesar sus preferencias sexuales a sus dos hijos (ya adultos), Anne y Frédéric (Léa Drucker y Jérôme Varanfrain) y que ha decidido aplazar el proyecto de vender su apartamento (situado en una ciudad de una provincia francesa) para mudarse juntas a Roma (“podremos ser quienes queramos ser”), se enfurece en público y el agente inmobiliario acaba pagando el pato.

Te puede interesar:  El crimen como un cálculo del destino en La ira de Dios

Conviene aclarar que las dos mujeres tienen un amor perfecto: viven una frente a la otra en la misma planta, pero siempre juntas en casa de Madeleine, tras la muerte de su marido. Pronto descubriremos que su flechazo se remonta a veinte años atrás. También es un drama terrible, una bomba que estalla cuando Madeleine sufre un accidente cardiovascular. Nina, devastada y obligada a aislarse en su casa, intenta inmiscuirse, con el pretexto de la amistad vecinal, en el difícil proceso de convalecencia de Madeleine, que pronto vuelve a su hogar pero permanece vigilada las 24 horas por una enfermera (Muriel Benazeraf) y rodeada de sus hijos. Los sentimientos de Nina y su certeza de que es la persona idónea para ayudar a Madeleine a volver a la vida, la llevan a arriesgarse cada vez más y a levantar sospechas…

Filippo Meneghetti orquesta un ballet sutil con variaciones en la trama (un guión muy bueno escrito por el director y Malysone Bovorasmy, en colaboración con Florence Vignon) que gira en torno a la lógica espacial y simbólica de dos apartamentos situados frente a frente. El director muestra sus habilidades para la puesta en escena, con una discreción elegante, sobre un tema interesante donde las dos actrices protagonistas interpretan muy bien los matices. El cineasta introduce un toque de misterio en el prólogo y una secuencia onírica para presentar con delicadeza un melodrama sentimental y social (la norma, la vejez) empático y muy bien contado, que confirma un debut prometedor. (Fabien Lemercier, para CINEEUROPA)

Entre nosotras ha sido producida por la compañía parisina Paprika Films con Tarantula Luxembourg y los belgas de Artémis ProductionsDoc & Film International gestiona las ventas internacionales.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*