Arthur Machen

LIBROS DE LUNES | La casa de las almas, de Arthur Machen

Ese universo invisible para algunos, latente para otros es lo que aparece en cada una de sus historias y logra despertar en sus personajes una curiosidad insólita. En esta obra, tanto hombres como mujeres están  dispuestos a llegar al límite con tal de descubrir ese mundo inexplorado más allá de lo palpable.

Ciudad de México, 11 de julio (MaremotoM).- Cuando la realidad es acechada por aquello que no podemos ver, pero se puede sentir incluso en el rumor que trae el viento nocturno y nos enchina la piel es cuando entendemos que más allá del mundo material está el espiritual. Arthur Machen lo transmite con elegancia en esta obra, La casa de las almas (Perla Ediciones, 2020)  y dice sobre la maldad:  “Esas fuerzas no pueden nombrarse, no pueden decirse, no pueden imaginarse excepto bajo un velo y un símbolo que a muchos nos parecerá una curiosa ocurrencia poética y a otros un relato absurdo”.

Ese universo invisible para algunos, latente para otros es lo que aparece en cada una de sus historias y logra despertar en sus personajes una curiosidad insólita. En esta obra, tanto hombres como mujeres están  dispuestos a llegar al límite con tal de descubrir ese mundo inexplorado más allá de lo palpable.

Arthur Machen
Editó Perla Ediciones. Foto: Cortesía

La casa de las almas (Perla Ediciones, 2020) contiene cuatro historias, traducidas por Juan Elías Tovar y Ricardo Vinós. La primera es Un fragmento de vida, aquí conocemos a los Darnell, una pareja que vive sin contratiempos ni altibajos, ambos atrapados por la rutina, cumpliendo las expectativas sociales hasta que algo los despierta de ese  letargo  en el que cayeron casi sin darse cuenta. También narra el despertar interior del Sr. Darnell provocada por los libros, por  la historia familiar, por el pasado, por el contacto con la naturaleza y por esas voces que tararean cantos místicos y antiguos.

Te puede interesar:  Mi novela no es autobiográfica ni es de duelo: Emiliano Monge

En el segundo cuento, La gente blanca, Machen traza de manera extravagante una serie de rituales, apariciones y encuentros extraños. La protagonista escucha con atención los cuentos que su nana le transmite,  pero no  tiene claro si son  recuerdos de otras vidas o la semilla para una búsqueda que la atraerá hacia el bosque: “De los cerros a mi alrededor colgaban terribles bosques negros, como si estuviera en un salón enorme con cortinas negras. Las formas de los árboles me parecieron del todo diferentes a las que conocía. Entonces sentí miedo.”

En El gran dios Pan, la pluma de Arthur Machen deja claro que nadie está a salvo. Hay entidades que sólo están esperando el despertar de almas vulnerables, para marcarlas y dejar en ellas un resquicio para que otros caigan en el abismo. Se puede intentar dilucidar lo que hay más allá de toda oscuridad, pero no sin salir bien librado.

Y por último La luz más recóndita, una historia compleja sobre lo que nos habita. Los seres humanos somos seres fascinantes, poseedores de mucha luz pero también de una insondable oscuridad: “cuando la gente dice que en el mundo hay cosas raras, poco sabe de los tremendos terrores que le aguardan, tanto a su alrededor como en su interior.”

Además de ser una obra fundamental dentro del terror cósmico, este libro cuenta con un prólogo de Guillermo del Toro y un epílogo de S.T. Joshi.

El lector puede atestiguar con mayor nitidez lo que se percibe con el rabillo del ojo, en pesadillas o en rumores lejanos. La unión perfecta entre el mundo material y el espiritual que transgrede todo aquello que a veces creemos con certeza.

El libro lo pueden encontrar en físico en cualquier librería del país y en su versión digital.

Comments are closed.