Mónica Ojeda

LIBROS DE LUNES | Las voladoras, de Mónica Ojeda

Mónica Ojeda tiene una prosa poderosa y poética para tratar temas necesarios e incómodos, hay sangre y vísceras, fluidos corporales, deseos femeninos, abortos, violaciones y feminicidios.

Ciudad de México, 22 de marzo (MaremotoM).- Hay libros que duelen hasta el alma, que no son fáciles de asimilar, pero deseas devorar por la belleza de su composición. En este caso resulta inmediato identificarse con los personajes, con sus luchas, con sus cicatrices, con sus pérdidas. Las heridas arden mientras se lee la obra de Mónica Ojeda en Las voladoras (Páginas de Espuma, 2022). En esta serie de cuentos las mujeres y sus cuerpos son los protagonistas. Sus historias son de violencia y sangre, de muerte y podredumbre, de resignación y valentía. Las mujeres de estos relatos enfrentan las situaciones de la vida con una fuerza que ruge, que brota desde las entrañas y las empodera. La simbología es atrapante, el horror y el miedo se presentan a través de leyendas y mitos. La hostilidad de la realidad se mezcla con los relatos orales que la autora rescata del gótico andino. El miedo brota desde lo íntimo, lo cercano, la misma familia. Los monstruos se aparecen en lo cotidiano y aquí los vemos siempre al acecho.

Mónica Ojeda tiene una prosa poderosa y poética para tratar temas necesarios e incómodos, hay sangre y vísceras, fluidos corporales, deseos femeninos, abortos, violaciones y feminicidios.

Te puede interesar:  ¿Los técnicos van a elecciones?

Las atmósferas creadas por la autora son esenciales para poder entender la relación que hay entre lo hermoso y la brutalidad. El mundo andino, los volcanes y las montañas que forman el Cinturón de Fuego son el escenario en que la muerte, la sangre y la violencia también se presentan. El paraíso no está exento del terror, está habitado por brujas con un solo ojo y muertos que vuelven a la vida, seres que transitan en paralelo con una realidad macabra.

Mónica Ojeda
Editado por Páginas de Espuma. Foto: Cortesía

Los personajes son laberintos que se van descifrando conforme avanza la historia y son quienes construyen puentes entre la fantasía y la realidad con tal de sobrevivir.

Hay una soledad que se desborda, las víctimas no tienen a quién pedir ayuda. La repetición de la violencia es tal que termina por normalizarse, esa es la verdadera raíz del mal.

Los personajes viven diversos duelos, se pierde la esperanza, la vida y a veces hasta la muerte. Piel y huesos que caminan sin saber bien a dónde van o por qué continuar, tal vez sólo para sanar el dolor de alguien más. Hay poesía en la oscuridad y Mónica Ojeda sabe cómo plasmarlo en este libro bellísimo y doloroso.

Las voladoras (Páginas de Espuma, 2021) lo pueden encontrar en cualquier librería del país en físico, en digital y en audiolibro.

 

Comments are closed.