Los 5 libros elegidos

Los 5 libros elegidos | No sólo de novedades vive el hombre

Esta hermosa lista del periodista cultural Baltazar Domínguez ilustra nuestro periódico. Desde Lydia Davis hasta el siempre presente Herman Melville, con su Moby dick y no podía faltar Enrique Serna.

Ciudad de México, 24 de diciembre (MaremotoM).- BREVE CONVERSACIÓN EN LA SALA DE ESPERA DEL AEROPUERTO

“¿Ese suéter es nuevo?”, una mujer le pregunta a otra, una extraña, sentada a su lado.

La otra mujer dice que no lo es.

No hay más conversación.

Lydia Davis.

Con estos cinco libros nos quedamos. También nos quedamos con la idea de Siri Hustvedt, “Las novelas son largas narraciones en prosa y pese a los avatares históricos por los que el género ha pasado, llevan siglos aquí. Si la narrativa es universal, probablemente perdurará mientras perduren los seres humanos”.

Siri Hustdvet
El nuevo libro de la ganadora del Princesa de Asturias. Foto: Planeta

Siri Hustvedt, en su estupendo ensayo The future of Literature, deja claro que “No somos lo que comemos; somos lo que leemos. Las lecturas que hacemos pasan a formar parte de nuestra memoria e imaginación”.

Dice también que el lenguaje en sí, en el fondo es dialógico. “Todos los libros son inventados, no sólo por su autor sino también por quien los lee. Llevamos al texto nuestro pasado, nuestras expectativas, nuestros intereses, gustos, prejuicios y limitaciones. La lectura es una forma de diálogo, una interacción con otro, el otro textual […]

La lectura es una forma de posesión por parte de otro, y eso no debe subestimarse”.

Bajo estas consideraciones hacemos una selección de cinco libros que dieron de qué hablar en este 2019, pero con la premisa de que no sólo de novedades vive el hombre.

Los 5 libros elegidos
Moby dick, por Sexto Piso. Foto: Cortesía
  1. Moby Dick, Hermann Melville.

Por el bicentenario del nacimiento de este autor –curiosamente también Walt Whitman nació ese mismo año y en esa misma zona conocida como Nueva York–, nos dimos la oportunidad de leer Moby Dick. Leer, no releer. Después de su lectura uno vuelve a creer en la literatura. Este monumental libro puede ser considerado una obra sobre el mar, un tratado sobre Cetología, la ciencia que estudia las ballenas; puede ser un libro de aventuras, de iniciación, sobre el tema de la venganza, sobre la soledad. Es, como nos recuerda el gran conocedor de esta obra Vicente Quirarte, un trabajo sobre la condición humana. También nos señala que es una obra moderna porque a la manera de Rayuela, puede leerse fragmentariamente. Desde luego que es un título adelantado a sus tiempos, como se dice, porque tras el caníbal polinesio Queequeg, el indio Tashtego, o el africano Dagoo, así como los oficiales Starbuck, Stubb o Flask, el mismo capitán Ahab o Ismael (Llamadme Ismael), es decir, en la tripulación del «Pequod», están las culturas, lenguas, razas, colores, que identifican la migración que a todos asusta en esta época.

De todas las ediciones de Moby Dick, algunas muy bellas, destaco la de Sexto Piso, con ilustraciones de Gabriel Pacheco; así como la de la UNAM, en su colección “Nuestros clásicos”, con la introducción de Carlos Fuentes, quien dice que Moby Dick es la historia de la lucha entre el capitán Ahab y la ballena blanca.

El Gatopardo - Anagrama
El Gatopardo – Anagrama
  1. El Gatopardo, Giuseppe Tomasi di Lampedusa, Editorial Anagrama, 2019.

Pocas obras de literatura influyen en otras disciplinas. De otra forma: Los buenos libros pueden ser referentes para otras áreas.

Entre sus páginas se haya una de las frases más brillantes que retratan el nuevo modo de vida político contemporáneo. La acuña un personaje secundario, Tancredi, sobrino de Fabrizio Salina el verdadero Gatopardo por las formas elegantes, “Si nosotros no participamos también, esos tipos son capaces de encajarnos la república. Si queremos que todo siga igual, es necesario que todo cambie”. Este libro se hizo famoso porque a partir de esta frase se desarrolló un concepto que llegó a la ciencia política, el gatopardismo. Un concepto que fue entendido como sinónimo de cambiar todo para que nada cambie, como sinónimo de gobernar, pero sobre todo que definió a una clase política, a un tipo de gobernante y a una época. En nuestro país se convirtió en seña de nuestros gobernantes. Pero no olvidemos que esta frase no representa la postura del autor ni la del personaje principal.

“Mientras tanto él, el príncipe, se puso de pie: el impacto de su peso de gigante hizo temblar el pavimento y sus ojos clarísimos reflejaron, un instante, el orgullo por esa efímera confirmación del poder sobre hombres y edificios.

[]

No es que fuese gordo: sólo era inmenso y muy robusto, su cabeza rozaba el rosetón inferior de las arañas; sus dedos eran capaces de enrollar como papel de seda las monedas de un ducado, y entre la mansión de los Salina y el taller de cierto platero había un constante ir y venir para hacer reparar los tenedores y cucharas que, mientras estaba en la mesa, su cólera tantas veces contenida acababa convirtiendo en aros”.

Desde su publicación, El gatopardo se convirtió en un fenómeno: fue un libro vendido y conocido, hubo traducciones a los principales idiomas, fue sujeto de estudio… rápidamente llegó a ser uno de los títulos representativos de la literatura italiana de posguerra. “El libro era inesperado e inesperada fue su eclosión”.

Muchos todavía se preguntan cuáles son los argumentos en los que se basa este éxito, sorprendente y repentino, de esta novela. La respuesta de los críticos, los expertos, es muy clara: El Gatopardo tuvo un gran éxito porque es un gran libro.

Enrique Serna
El vendedor de silencio. Foto: Cortesía
  1. El vendedor de silencio, Enrique Serna, Alfaguara, Tercera reimpresión, 2019.

De este libro se ha hablado desde su puesta en venta. Para realizar la biografía novelada de Carlos Denegri, Enrique Serna nos enseña que la historia dice «así fue»; la novela propone «así pudo ser». Esto es, mezclar lo verdadero con lo verosímil. “Lo que puede aportar la novela histórica, la novela biográfica, para el conocimiento del pasado es cómo se articula la vida pública con la vida privada”. Y eso es justamente lo que representa Denegri. Un Personaje sin escrúpulos, un líder de opinión por 30 años que se enriqueció vilmente, que se convirtió en el vocero extraoficial de la presidencia por ser un maestro de las relaciones públicas, un políglota en un oficio de monolingües, un encantador…

Te puede interesar:  Los escenarios creativos emergen de la melancolía, afirma Jesús Ramírez Bermúdez

Serna dice que la obligación de ser fiel a la época, a las reglas de la novela histórica, “puede ser quizá una cadena, pero yo creo a veces las cadenas estimulan la imaginación”.

Un trabajo de este tipo necesita datos, hechos, investigación hemerográfica, circunstancias que llevan a algunos descubrimientos interesantes, pero el autor confiesa que “Cuando la información que yo recopilé, no encaja bien dentro del rompecabezas literario, prefiero prescindir de ella”.

Aunque Enrique Serna dice que en esta obra “… también aparece la otra cara de la moneda: que son los periodistas por abrir espacios a la libertad de expresión”, uno se queda con la idea de que se le quita el aura romántica al periodismo, lo desenmascara, lo muestra tal cual es; nos ayuda a superar esa idea ficticia de que el periodismo es el mejor oficio del mundo que de tanto repetirla hemos terminado por creerla.

Los 5 libros elegidos
Felipe Ángeles, de Adolfo Gilly. Foto: Cortesía
  1. Felipe Ángeles, El estratega, Adolfo Gilly, Ediciones Era, 2019.

Hay pocos libros sobre Felipe Ángeles, pero los que se encuentran son importantes. De los más conocidos tenemos el Felipe Ángeles de Elena Garro, la obra de teatro que nos da una idea del general revolucionario y su importancia para el presidente Francisco I. Madero. Otro es La noche de Ángeles, de Ignacio Solares en donde el autor nos presenta a un personaje más maderista que el propio Madero. Novela que este 2019 cumple 30 años de publicada.

En el centenario del fusilamiento del general Ángeles, Ediciones Era puso a la venta esta edición del trabajo de Adolfo Gilly. La pasión por este personaje se ve reflejado en este título de más de 700 páginas (800 páginas con referencias bibliográficas), donde nos encontramos detalles de quien fue reconocido como un gran estratega militar, un hombre justo, pacifista, culto.

“Nunca me pareció fácil ubicar la figura del caudillo Felipe Ángeles en la Revolución Mexicana. Como es ley para los vencidos, el barniz opaco del silencio –tal vez de la calumnia– la ha cubierto a través de los años. Los intentos de rescate han venido de voces aisladas; la última –a mi conocimiento–, la de la obra de teatro de la periodista y dramaturga Elena Garro”, escribe Gilly en el prólogo.

Una obra para revisar, consultar, cotejar. Llama la atención que un hombre reconocido en el ámbito de la milicia sea un hombre pacifista. Parece una contradicción. Es conocida su lealtad a Madero, pero es poco conocida la relación de respeto y cercanía que mantuvieron al grado de que el autor de La sucesión presidencial le llegó a recomendar o regalar libros al militar. Aunque no llegó al misticismo al grado del presidente derrocado, sí se le conoce su pasión religiosa.

Este libro contiene nueve capítulos: La hora señalada, El destierro, La decena trágica, Exilio y regreso, El general encuentra su destino, La desobediencia, La toma de Zacatecas, La ruptura y Epílogo.

Es importante señalar que, si bien es cierto que los movimientos de Zapata, Villa y Felipe Ángeles fueron los movimientos derrotados en la Revolución Mexicana, a lo largo de la historia, al final de cierta época, son los movimientos ganadores con sus demandas reivindicadas.

Almadía
Lydia Davis, por Almadía. Foto: Cortesía
  1. Ciento cincuenta cuentos cortos, Lydia Davis, Antología personal, Almadía, 2019. Traducción de Mauricio Montiel Figueiras.

Lydia Davis es poco conocida aun entre los expertos de las formas breves o la minificción en México. Con este libro se hace presente, se visibiliza, se fortalece la autora norteamericana.

Para Lydia Davis la construcción del cuento breve debe tener unos muy buenos cimientos, que es el lenguaje, para elevar un edificio que se proyecte hacia el cielo. Además, ella entiende que la brevedad tiene que ver con el manejo cuidadoso de la palabra.

Con una excelente traducción de Mauricio Montiel Figueiras, consciente de su papel, así como del proceso mismo de la traducción (afirma que quien la realice no debe verse o sentirse, quien debe brillar es el autor), descubrimos a una autora con preocupaciones desde una mirada femenina.

Coincidimos con él al ver un hilo conductor en todos los textos de esta antología personal. “Una voz femenina que está a lo largo de todos los cuentos de Lydia. Es esa voz femenina la que va a ir narrando cada uno de los textos, la que va a estar narrando. Es interesante ver cómo esta mujer que se desdobla, se multiplica en distintas mujeres, nos da un panorama fragmentario o fragmentado de la identidad femenina.

Es muy interesante -como traductor hombre- ver lo que una escritora, a través de una narradora mujer, está viendo y está observando del mundo. Son muchos detalles que uno como hombre, como escritor, no se fijaría en ellos, y sin embargo aquí están muy presentes”. 

Comments are closed.