Francisco J.Múgica

“Los dejamos entrar como amigos y los vamos a tener que sacar, si podemos, como enemigos”: Anna Ribera Carbó

La historiadora cuenta lo que decía Francisco J.Múgica a la hora de dejar entrar bases estadounidenses en territorio mexicano durante la Primera Guerra Mundial. Un héroe novelesco de la Revolución Mexicana, en un libro editado por el FCE.

Ciudad de México, 23 de febrero (MaremotoM).- Hablar de los héroes de la Revolución Mexicana es hacer un poco de justicia y traer a la memoria las cosas que no debemos olvidar. “Las cosas siempre se repiten, con distintos actores y distintos tiempos, pero siempre se repiten”, dice Al Pacino, el protagonista de Hunters. Su lucha es el fascismo, la nuestra es recuperar la historia más allá de los clichés.

La historiadora Anna Ribera Carbó realiza el libro Francisco J.Múgica, el presidente que no tuvimos (FCE), pensando en rescatar a figuras “del siglo XIX y del siglo XX mexicanos, que no son las grandes figuras que acaparan la historia, son de segundo plano y tienen un papel relevante en los cambios sociales. Múgica es relevante, aunque no es un protagonista, sí está al lado del gran proceso de la Revolución Mexicana, en momentos clave”.

Francisco J.Múgica
La historiadora Anna Ribera Carbó realiza el libro Francisco J.Múgica, el presidente que no tuvimos (FCE). Foto: Cortesía

El general Francisco J.Múgica (Tingüindin, Michoacán, 1884 – Ciudad de México, 1954) fue un maderista temprano, radicalizado por la creciente influencia de los reclamos campesinos y obreros. “Tiene una trayectoria interesantísima, entre ellos se destaca el Congreso Constituyente, es el gran radicalizador del proyecto constitucional de Carranza, en lo social con el tema agrario, con el tema obrero, con el tema educativo”, dice Anna Ribera.

“Llegué a Múgica hace años, cuando me puse a trabajar los apuntes personales de él. Se publicó en Memorias mexicanas, del CONACULTA. Acabé escribiendo una biografía política, que en los últimos años perdió cartel. La idea de la modernización económica, de la apertura de los mercados, hizo que ganara el porfiriato”, agrega.

“Múgica es una figura realmente novelesca. Su gubernatura en territorio sur de Baja California, que le toca ejercer en la Primera Guerra Mundial y él termina negociando con los Estados Unidos que querían poner bases militares en México. Él dice: de ninguna manera, los dejamos entrar como amigos y los vamos a tener que sacar, si podemos, como enemigos”, expresa Ribera Carbó.

Francisco J.Múgica
Francisco J.Múgica hubiera continuado con el proyecto radical de Lázaro Cárdenas. Foto: MaremotoM

Tuvo una actuación destacada como gobernador, ¿qué hubiera pasado si Francisco J.Múgica hubiera sido Presidente?

–Hubiera continuado con el proyecto radical de Lázaro Cárdenas, aunque la verdad que eso era muy difícil. En los ’40, el mundo estaba entrando en una Primera Guerra Mundial con el ascenso del fascismo. Acaba de terminar la Guerra de España y en México había una gran polarización. La derecha se había puesto en guardia frente a las reformas cardenistas y hubo miedo de que una candidatura radical convergiera a una confrontación. Por el Partido de la Revolución Mexicana acabó optando por un candidato moderado como fue Manuel Ávila Camacho.

Te puede interesar:  Feos, flacos y geniales, de Bibiana Ricciardi, con Ofelia Medina, en Storytel

–Usted habla de esa época y pareciera que está hablando de esta. Son cosas que no hemos resuelto

–No hemos resuelto, efectivamente. Cuando uno ve por ejemplo el ascenso de las derechas europeas en los días actuales da terror. Ese ascenso desfachatado, es impúdico, como en el caso español que hacen apología del franquismo. Múgica es de estos personajes que creía en que el Estado debía intervenir para paliar las diferencias sociales, que debía garantizar que los recursos naturales sirvieran a México.

Francisco J.Múgica
Ese ascenso desfachatado, es impúdico, como en el caso español que hacen apología del franquismo. Foto: MaremotoM

–¿Múgica era socialista?

–Creo que no, pero simpatizó enormemente con el socialismo. Todos estos que llamamos socialistas de la Revolución Mexicana lo que hacían era una lectura radical de nuestra constitución. No se planteaban la socialización de los medios de producción, pero sí un equilibrio con la propiedad agraria colectiva en México, con la intervención del Estado para garantizar la justicia social, con el respeto a los derechos de los trabajadores. Eso los acercaba al pensamiento socialista. Aunque es un socialismo sui generis. Ellos leyeron en el magonismo, habían leído a Flores Magón, luego vino el triunfo de la Revolución Soviética y adoptaron todo ese lenguaje con el afán justiciero del socialismo.

–Fueron más anarquistas que socialistas

–Sí, México fue más anarquista. Para los 20 o 30, el anarquismo estaba en crisis, pero sí habían abrevado en esa teoría.

–¿Qué figura intelectual se parece a Francisco J.Múgica hoy?

–No sé si lo asociaría con una figura intelectual en concreto, pero creo que hoy el gobierno actual de México, en esta crítica al neoliberalismo, está apostando por una idea del Estado como un garante de bienestar social, el que debe paliar las desigualdades. Andrés Manuel López Obrador ha hablado que admira muchísimo a Múgica. Fue un hombre que puso por delante los beneficios comunitarios a sus intereses privados. Es una figura que los que creen en el libre mercado como el gran reactor de la vida colectiva resulta muy atractivo. Este es un libro de historia, pero los historiadores hemos abandonado la idea de objetividad de la historia. Es un libro escrito desde la admiración por el personaje.

Comments are closed.