Los demonios y los días: Una revista para jóvenes sale en Guanajuato

Por Mariana del Carmen Estrada Gaytán

Guanajuato, 26 de mayo (MaremotoM).- ¿Qué pasa cuando en un mundo vertiginoso, lleno de incertidumbres y pulsiones por beber de la copa nueva, los jóvenes sienten en arrebato la necesidad de difundir los descubrimientos literarios? ¿Qué, cuando la avidez poética y una suerte de esperanza asaltan a un grupo de amigos que creen compartir entre ellos un mismo espíritu de congojas?

Muchas páginas de suplementos culturales y revistas emergen bajo la necesidad de abrir espacios para difundir la obra de nuevos autores (y no tan nuevos); bajo la iniciativa de divulgar impresiones de viva voz acerca de libros recién publicados. Otros proyectos editoriales afloran por la simple admiración al diálogo y por la sed de campos alternos para la crítica, porque pensémoslo, ¿cómo puede haber crítica en un país donde no hay revistas literarias? De la combinación entre todas estas ideas nació la revista impresa Los demonios y los días, un proyecto editorial creado por estudiantes de la Universidad de Guanajuato.

El primer número de Los demonios fue presentado el pasado miércoles 22 de mayo en la librería universitaria. En el evento charlamos sobre el concepto que encierran los pliegues de la revista y sobre el contenido de este primer número: en los forros se encuentra una fotografía de Enrique Metinides: “Suicida albañil rescate”; hay escritos de jóvenes que residen en Guanajuato y Zacatecas, así como colaboraciones de la Dra. Lilia Solórzano Esqueda y del Dr. Andreas Kurz; además, entre las tres secciones que la comprenden (ensayo, poesía y prosa) se recoge en Sala de espera –bajo lecciones de Hebe–, la reedición de “El Centinela”, un cuento escrito por un mexicano casi abandonado por los estudios decimonónicos: Carlos Díaz Dufoo. Durante el evento también se abrió un espacio para el deleite musical y recordamos con noción de caritas al poeta mexicano Rubén Bonifaz Nuño.

Te puede interesar:  La poesía es lo que te permite afirmar de manera categórica que estás en el centro del mundo: Jorge Humberto Chávez

A Una pandilla de buenos –como dice el texto que abre la revista– nos asaltó el deseo de recoger voces emergentes y voces que de a poco se han vuelto afónicas (¡infortunio en la historia literaria!). Producto de un seminario, llegaron después unas ráfagas directas al corazón lanzadas por Bonifaz Nuño, en ese momento supimos que entre sus líneas estaba un sentimiento que reconocíamos como nuestro y que tomamos pronto como retrato filial: “Para los que llegan a las fiestas / ávidos de tiernas compañías”, “Para los que pisan sus fracasos y siguen”. ¿Quién no se ha pensado alguna vez en su miseria (aunque fuese un poco), ni sentido el abatimiento al perder un combate? ¿Quién no se identifica con aquellos versos que conmueven siempre que son recitados?

Los demonios y los días
Los jóvenes presentan su revista en Guanajuato. Foto: Cortesía

Epígonos del poeta mexicano, el título de la revista abraza en un sentir de juventudes esa “miseria de congojas y de inutilidades en el mundo”, que, ya en el fondo, terminan por contener el sentido valioso de la vida: la verdadera batalla se encuentra en el origen del hombre que está siempre dispuesto al combate; aunque no pueda, aunque no lo vaya a lograr, aunque no gane la pelea.

A algunos autores se les tendría que elogiar con timidez y a otros con moderación, pero esto no es posible con Bonifaz Nuño. Ante él, hay que tomarle la palabra a Vauvenargues –a nuestro modo, se entiende– y reconocer que “elogiar moderadamente es un signo de mediocridad”. De manera que a los creadores de Los demonios nos quedó celebrarlo de la mejor manera que creemos: leyendo sus versos y haciendo con manos primerizas un proyecto que lo evoque en ánimo compartido: a través “del hombre pobre que está escribiendo para hombres como él.”

Comments are closed.