Los escritores jóvenes se encuentran en Cuévano: Luis Felipe Pérez

Hablamos con el coordinador de Jóvenes escritores visitan Cuévano, un escritor y ex estudiante de la Universidad de Guanajuato, que revela sus propósitos. Una gran labor al frente de lo que ya es el quinto encuentro.

Guanajuato, 11 de abril (MaremotoM).- Luis Felipe Pérez anda de acá para allá. Combinar para comer con él es hacerlo con alguien que tiene los ojos puestos en sus alumnos, en sus niños, en sus escritores, con los que hará el Quinto encuentro de autores en Cuévano.

La actividad forma parte de la 61 Feria del Libro de la Universidad de Guanajuato y empezó el martes 9 de abril.

Dicho ciclo surgió desde el año 2014 con el objetivo de reunir autores que leyeran y charlaran con públicos universitarios. Desde esa fecha hasta la actualidad el V Ciclo de Escritores Jóvenes visitan Cuévano conserva un formato en el que se extiende la invitación a escritores menores de 35 años que comienzan o están consolidando su trayectoria literaria a través de la obtención de becas estatales y nacionales, premios literarios o publicación reciente de su obra.

Los autores invitados estarán participando en presentaciones de libros, lectura de obra, mesas de lectura organizadas en distintos espacios y una serie de visitas a escuelas de nivel medio llamadas “Citas textuales”. Cada año visitan la Escuela Normal Superior Oficial de Guanajuato y para esta edición también están en tres Escuelas de Nivel Medio Superior de la Universidad de Guanajuato: Irapuato, Guanajuato y León.

En el quinto año de este ciclo se llevarán a cabo cuatro presentaciones editoriales: Aquí había una frontera, de Gabriel Rodríguez Liceaga; Barranca, de Diana del Ángel; Como caracol, de Alaíde Ventura y Esta noche, el Gran Terremoto, de Leonardo Teja.

De igual forma hay una lectura dramatizada a cargo de estudiantes de la Licenciatura de Artes Escénicas de la Universidad de Guanajuato, la dramaturga invitada es Sara Pinedo.

Foto: Cortesía

El ciclo contará con tres mesas de lectura, una de poesía y dos más de narrativa en las que participarán escritores como: Beth Guzmán, Nabil Valles, Diana del Ángel, Scarlett Badó, Karla Evelia Macías, Emanuel Bravo y Alaíde Ventura.

Los eventos del V Ciclo de Escritores jóvenes visitan Cuévano tendrán lugar en la Cancha Arturo Larios mejor conocida como “cancha de Cristal”.

–¿Estás a cargo de los jóvenes?

–Sí. Es la quinta presentación y lo hicimos al principio como una especie de albur. ¿Qué hacemos para que la Feria represente su esencia universitaria? Podría yo invitar a nuevos amigos y enfrentar a los nuevos escritores con un público que luego no tienen hasta después. Ya vamos para 50 invitados y siempre estoy pensando en varias fuentes. Defiendo mucho que todos sean de la República Mexicana, siempre estoy pendiente de suplementos, de antologías, que vengan jóvenes de Colima, de Zacatecas, de San Luis de Potosí y de Aguascalientes, la zona que llamamos Centro-Occidente. Narrativa, Dramaturgia, Poesía y Ensayo son las categorías que presentamos. Es importante hacer mención a la lectura dramatizada que hacemos, porque el dramaturgo que participa, convive con los estudiantes de artes escénicas. Jóvenes dramaturgos con jóvenes actores.

Te puede interesar:  La música clásica no murió con Beethoven, Alejandro Escuer

–Tienes a Diana del Ángel presentando su nuevo libro, Barranca

–A ella la conocí en la Fundación de las Letras Mexicanas, he leído su obra, me parece siempre importante la noche en que se lee poesía, se valore la lectura en voz alta. Es una poeta que acude a la infancia, en el desencanto y en la dulzura de ir de vuelta a esos comienzos. Además, Diana del Ángel apadrina a dos poetas, una es Nabil Valles, quien viene de Ciudad Juárez y Beth Guzmán, que viene de Apatlitán, Jalisco. A ella la conocí en Interfaz, que hace conjuntos de becarios en diferentes regiones del país. En el caso de Beth, lo que me llama la atención es que tiene afición por lo brasileño, habla portugués y combina las dos culturas. Tiene mucha conciencia de lo que se apropia, de la sensualidad por ejemplo. Valoro mucho la poesía en voz alta, que el auditorio escuche a los poetas y que ellos mismos se den cuenta de cuánto funciona su lectura frente a un público determinado.

–¿Cuánto dura el encuentro?

–Es del martes 9 al jueves 11 de abril. Estará la presentación de Alaíde Ventura, Premio Gran Angular 2018, que hablará de Como caracol, no es una presentación sino una conversación con sus lectores. Entre las lecturas que podrá tener la gente que está estudiando para maestro, pocas veces tendrá una oportunidad como esta: hablar precisamente con el autor del libro que le van a dar a a sus alumnos. Eso se llama “Cita textual”. Nos vamos en las escuelas a las mañanas. Cuando nosotros hablamos de la lectura, también llevamos a los lugares donde los escritores no llegarían.

–¿La vida universitaria tú la viviste también?

–Sí, claro. Miguel Ayala, un amigo, siempre me decía que era bueno estudiar donde la vida universitaria fuera linda. Me tocó la suerte de que así fuera. Hay cineclubes, orquestas sinfónicas, la fiesta efervescente de una juventud alegre.

Cuando nosotros hablamos de la lectura, también llevamos a los lugares donde los escritores no llegarían, dice Luis Felipe Pérez

–¿Además eres escritor?

–Sí. No lo puedo evitar. Tengo una novela en dictamen. Yo estaba muy curioso en el 2015 de la sensación femenina en general. Empecé a escribir todo con una intención escudriñando el pensamiento de la mujer. Soy chismoso, escuchando pláticas en diferentes lados. Escuché una noticia trágica lanzada desde el baño femenino y la usé para hacer una mujer de 30 años que se pregunta cómo irá su vida. Fueron apareciendo personajes que me resultaron fascinantes.

–¿Qué te ha dado organizar estos encuentros?

–Hay una cosa que no le enseñan a uno cuando sale de la carrera de Letras. Ahora me apasiona lograr ciertos aspectos formativos fuera de la academia, ser gestor cultural, ahí es donde está el ciclo de Escritores jóvenes visitan Cuévano. Podemos soñar con ser escritores en estos encuentros, las cosas que les preocupan es la droga, la violencia, México, el futuro, hacen un poco manifiesta la memoria de reconstrucción de ciertas cosas. Alegorías de lo que ha sucedido, un lado testimonial y artístico.

Comments are closed.