“Los libaneses en el cine mexicano”, un libro de Carlos Martínez Assad

Desde los hermanos Bichir hasta Salma Hayek, más adelante José María Yázpik, todos son mencionados en este libro escrito por Carlos Martínez Assad, nacido en Jalisco, el 19 de octubre de 1946.

Mérida, 24 de marzo (MaremotoM).- Entre las muchas cosas de la Feria Internacional del Libro en Yucatán (FILEY), una de las más simpáticas fue la presentación de Los libaneses en el cine mexicano (UNAM), escrita por el sociólogo Carlos Martínez Assad, autor también de libros como Los libaneses maronitas y sus lazos de identidad, Los libaneses inmigrantes y sus lazos culturales desde México y Libaneses cristianos, judíos y musulmanes en México.

Fue en el Club Libanés de Mérida, un libro que era para ellos mismos y que reivindicaba la labor de gente como el director y productor Miguel Zacarías, quien lanzó al estrellato a María Félix en El peñón de las ánimas.

Un club maravilloso, hay que decirlo y con unos bocadillos recontralibaneses, hechos por el restaurante Byblos, que hicieron las delicias de los presentes, entre ellos la escritora Sara Sefchovich y sus colegas Rosa Beltrán, Ernesto Alcocer y Michael K. Schuessler.

“Durante los tiempos de la Revolución veíamos siempre entre los inmigrantes el sufrimiento, las dificultades para instalarse en el nuevo país, para asumir las costumbres y frente a eso fue surgiendo esta veta de la participación en el cine y es cierto que a algunos les fueron bien. Hay una participación muy activa en el cine mexicano”, dice Carlos Martínez Assad, al presentar su libro editado por la Filmoteca de la UNAM y el Festival Internacional de Cine de Guanajuato.

El sociólogo y estudioso hace hincapié en la época de oro de nuestra pantalla grande y menciona, además de Zacarías, a Antonio Helú (hijo de un poeta del Líbano, Joseph Helú), “el primero que hace una revista escrita en árabe en México, llamada Las ideas, lo que demuestra la veta intelectual que tienen algunos directores”, dice.

Te puede interesar:  Cuatro aspectos que definen a los nuevos líderes de la revolución turística en Latinoamérica
Carlos Martínez Assad, rodeado por su esposa y colegas escritores. Foto: MaremotoM

“Lo que más me sorprendió era que iba conociéndolos a todos ellos y hablaban de México con agradecimiento, buscando siempre temas que eran muy mexicanos. Comenzaron a llegar otros rostros, había una mujer muy bella, Leonora Amar, ligada a la gente del poder y que si bien no es tan famosa trabajó en muchísimas películas mexicanas”, agrega.

Sin olvidar por cierto a Joaquín Pardavé, “de quien todo el mundo me pregunta de qué lugar del Líbano era. Lo cierto es que era muy mexicano, pero se caracterizó por hacer de libanés en el cine. El señor se apropió tanto de la figura del libanés, que hizo cinco películas en las que actuó como libanés. Deja ese testimonio donde internaliza la idea del libanés como bueno, honesto, trabajador, dispuesto a cualquier sacrificio por la familia, un arquetipo muy bien construido”, afirma Martínez Assad.

En los ‘40, Antonio Badú y Esperanza Issa y en los ‘50 se destacó Mauricio Garcés, “quien probablemente ocultó su verdadero nombre (Mauricio Feres Yazbek) para tener más seguidores”.

Desde los hermanos Bichir hasta Salma Hayek, más adelante José María Yázpik, todos son mencionados en este libro escrito por Carlos Martínez Assad, nacido en Jalisco, el 19 de octubre de 1946.

Luego de los bocadillos libaneses exquisitos, vimos la película hecha por el propio autor en 2006, un hecho que comprueba los lazos que unen a México con Medio Oriente.

Comments are closed.