Paul Auster

LOS LIBROS DE LUNES | Tombuctú, de Paul Auster

En esa vida sin Willy y sin hogar, se encontrará con gente malvada y otras necesitadas del amor incondicional que sólo los perros son capaces de dar. Los recuerdos y los sueños de Mister Bones también son parte de este viaje que obliga al lector a repasar los momentos clave de su propia existencia.

Ciudad de México, 19 de septiembre (MaremotoM).- Qué maravilloso es leer una historia conmovedora y a la vez existencialista. Esta obra es inmensa, aunque está escrita con una sencillez única,  ya que toca temas profundos y dolorosos como la muerte, los arrepentimientos y todo aquello que nos hace no querer abandonar la vida y su presente, pero narrado desde la perspectiva de un perro, el personaje principal.  En Tombuctú (Planeta), Paul Auster nos presenta a Mister Bones, una mascota de raza mixta y lanuda que posee  una gran cualidad para escuchar y entender a su mejor amigo, un hombre enfermo con el que ha compartido camino por años, Willy Gurevitch.

Paul Auster
Tombuctú, editado por Planeta. Foto: Cortesía

La muerte es lo único certero que tenemos y es algo a lo que rara vez prestamos atención. Paul Auster nos obliga a  reflexionar sobre el final mientras conocemos la vida de este hombre que pronto morirá y siente la obligación de aconsejar a Mister Bones para que logre sobrevivir, una vez que él se haya ido a Tombuctú o como él le dice a “el más allá”. Pero Willy se toma el tiempo necesario para hablarle a su perro de todo aquello que le remuerde la conciencia, de su vida antes de conocerlo, de las malas decisiones que tomó y sus consecuencias.

Te puede interesar:  Marilyn espera una película más luminosa, sin crueldad, sin sadismo

El pasado y las calles de Baltimore son parte del recorrido que hace este hombre junto a su mascota, mientras busca a una maestra querida que tal vez pueda hacerse cargo del perro y su única posesión, sus poemas sin publicar. La muerte de Willy no es el final de la historia, Mister Bones deberá enfrentar nuevos retos en solitario, en calles plagadas de peligros y amenazas, pero también de seres sensibles dispuestos a dar cariño y un techo dónde dormir.

En esa vida sin Willy y sin hogar, se encontrará con gente malvada y otras necesitadas del amor incondicional que sólo los perros son capaces de dar. Los recuerdos y los sueños de Mister Bones también son parte de este viaje que obliga al lector a repasar los momentos clave de su propia existencia.

Acudir al pasado puede ser otra manera de viajar a un sentimiento o emoción digno de ocupar un lugar importante en nuestra alma. A veces es necesario analizar las decisiones que nos han traído hasta el punto en el que nos encontramos y apreciar lo mucho que se ha disfrutado para dejar atrás todo temor ante la muerte. Ya lo decía Heidegger: el llamado silencioso de la muerte es lo que nos hace separarnos del mundanal ruido.

El libro lo pueden encontrar en cualquier librería del país en su versión física, digital y en audiolibro.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*