Iván Farías

“Los libros llegarán, pero que hay que ser pacientes”: Iván Farías

Como en toda batalla, primero se deberá hacer un inventario de lo perdido y pensar en cómo recuperar, en la medida de lo posible, el ritmo que llevábamos como librería y como seres humanos. Quien sabe cuánto tiempo pasará para que podamos viajar, para que las ferias del libro se regularicen y los encuentros en vivo puedan celebrarse.

Ciudad de México, 19 de mayo (MaremotoM).- Editorial Anagrama está entrevistando a libreros de España y Latinoamérica y a nombre de El Péndulo hablé sobre la contingencia, los libros y el café.

-¿Cómo llevas estos días? ¿Qué mensaje enviarías a los lectores desde tu confinamiento?

-Son días raros, días donde se extrañan pequeñas cosas como el olor del café en las mañanas, que es uno muy distinto al de la casa, el saludo de las compañeras y compañeros, el inicio del día pensando en la jornada y la calle, mucho la calle. Para llegar al trabajo uso bici (o usaba, no sé en qué tiempo conjugar el verbo), así que tiene ya varios días que no me subo a una. También se extraña el contacto con los visitantes, con los lectores, esas pequeñas charlas cuando llegaba alguien a preguntarte por algún libro. Seguimos tratando de mantener el contacto, porque El Péndulo, a diferencia de otras librerías grandes, es mucho del contacto con los visitantes. Ahora lo hacemos a través de las redes sociales, aunque claro, no es lo mismo. Eso sí, constatamos que hay gente que nos considera su segunda casa. No sabes cómo nos emociona leer esos mensajes de apoyo y de cariño. Desde acá, y a nombre todos, les decimos gracias por sus palabras a todos.

-¿Qué actividades está haciendo la librería durante estos días?

Te puede interesar:  La industria editorial mexicana en números, los libros digitales en aumento

-Tomamos una pausa para reagruparnos, porque si bien la tienda en línea funcionaba muy bien antes de la contingencia, los pedidos se desbordaron una vez que no se pudo salir a la calle. Para serte sincero, yo pensaba que la gente no gastaría en libros y fue todo lo contrario. Toda esta situación es inédita, así que uno va aprendiendo sobre la marcha. Ahora la tienda en línea ha vuelto a abrir y estamos a todo vapor, aunque eso sí, luego deben de parar un día o dos porque hay muchos pedidos. También se propusieron unos bonos literarios y gastronómicos para hacerlos efectivos una vez que nuestras puertas vuelvan a abrir, que han funcionado muy bien. Como también somos cafetería, la gente puede donar propinas a nuestros compañeros de restaurante y cocina. Dentro de poco retomaremos los cursos, solo que ahora serán en línea. De mi parte, le diría los lectores que sean pacientes, que los libros llegarán, pero que hay que ser pacientes.

Iván Farías
Librería El Péndulo. Foto: Cortesía

-¿Qué haréis cuando volvamos a la normalidad?

-Gritar de alegría, caminar horas por la calle sin rumbo fijo, platicar con los amigos. El regreso será paulatino y, de nuevo, inédito. Como en toda batalla, primero se deberá hacer un inventario de lo perdido y pensar en cómo recuperar, en la medida de lo posible, el ritmo que llevábamos como librería y como seres humanos. Quien sabe cuánto tiempo pasará para que podamos viajar, para que las ferias del libro se regularicen y los encuentros en vivo puedan celebrarse. Esperemos que pronto llegue el momento de abrir las puertas y ver entrar a nuestros queridos visitantes.

Comments are closed.