Tim Bouverie

Los líderes de hoy no son honestos y no tienen esa valentía moral de Churchill: Tim Bouverie

El 30 de septiembre de 1938, el primer ministro británico, Neville Chamberlain, recién llegado de Múnich, anunciaba que su reunión con Hitler había evitado la mayor crisis de la época contemporánea y que la “paz para nuestra era” estaba asegurada. Menos de un año después, Alemania invadía Polonia y estallaba la Segunda Guerra Mundial.

Ciudad de México, 28 de abril (MaremotoM).- “Apaciguar a Hitler es el brillante relato del desastroso periodo de inacción política que permitió la consolidación del régimen nazi.

Narrado de forma trepidante y repleto de escenas memorables, este libro es el resultado de una profunda y exhaustiva investigación, ofrece un retrato perturbador e inquietante de los ministros, aristócratas y diplomáticos amateurs de la época y desvela los mercadeos y vulgares intereses, las falsedades y posverdades que hicieron posible el ascenso del nazismo y acabaron provocando la gran deflagración”, dice Ian kershaw en la introducción.

Es también una mirada al futuro y por cierto una visión sobre el presente, porque pareciera ser que la historia se repite año tras año.

El 30 de septiembre de 1938, el primer ministro británico, Neville Chamberlain, recién llegado de Múnich, anunciaba que su reunión con Hitler había evitado la mayor crisis de la época contemporánea y que la “paz para nuestra era” estaba asegurada. Menos de un año después, Alemania invadía Polonia y estallaba la Segunda Guerra Mundial.

¿Fue la predicción de un inocente? ¿Hitler había persuadido a Chamberlain, quien terminó sus días odiado por su pueblo?

ENTREVISTA EN VIDEO A TIM BOUVERIE

“Es cierto lo que dices, que este libro es una apuesta hacia el futuro y hay muchos paralelos entre el tiempo presente y el pasado. Podemos usar el pasado como guía para navegar el presente y lo podremos considerar como advertencia. Estaba el extremismo, había mucho peligro en el mundo, era el inicio de una crisis con la caída de la Bolsa de Valores octubre de 1929, la Gran Depresión, similarmente tuvimos una crisis financiera en 2007, en 2008 y hay una falta de confianza, los líderes occidentales unir al Occidente, a mantener los valores democráticos, a lidiar con las necesidades de los ciudadanos. Este es el fracaso de los líderes de los Estados, tanto en los años 30 como ahora”, dice el historiador Tim Bouverie, nacido hace 34 años en Reino Unido.

Tim Bouverie
“No comparo a Putin con Hitler”, dice Tim. Foto: Cortesía

¿Los líderes de hoy son inocentes o se rigen por sus propios intereses?

“Creo que son intereses, aunque no es inocente Vladimir Putin. Sí hay apoyo para Ucrania, aunque sea insuficiente. Hay que considerar que los líderes son gente exitosa y es su trabajo persuadir. Esto no se traduce exactamente al entorno global, porque los otros líderes tienen su propia política e ideologías. Es un error pensar que solo por llevarse bien entre los líderes eso va a cambiar las cosas. El tema es mucho más complejo. Thatcher, Reagan y Gorbachov se llevaban bien, en la Guerra Mundial, Churchill y Roosevelt se llevaban bien, pero eso es totalmente ilusorio. Chamberlain pensaba que se había ganado la confianza de Hitler, pero no era así”.

Te puede interesar:  Centroamérica es una región que sorprendentemente respira y vive una frecuencia similar a México: Diego Olavarría
Apaciguar a Hitler
Editado por Debate. Foto: Cortesía

¿Putin es como Hitler?

“No, de ninguna manera digo eso. Tampoco creo que el Occidente esté apaciguando a Rusia ahora. La verdad es que Adolf Hitler tenía como ambición, maldad, destrucción sin paralelo. Putin no tiene esa ideología. Putin tiene una ideología más sencilla, la grandeza de Rusia, es como los líderes rusos previos, los comunistas y los zaristas. Ellos pensaban que estaban destinados a tener el derecho a dirigir en su región. Quiere lograr eso. Rusia ha lanzado una guerra sangrienta y sin provocación en contra de Ucrania, ¿qué hubiera pasado si hubieran resistido en Checoslovaquia?”, afirma Bouviere.

Este libro destaca la presencia de Winston Churchill, como gran estadista de los ’30. ¿Qué cualidades tenía el ex mandatario de Reino Unido que pudieran haber servido en esta crisis actual?

“Lo que hacía Churchill era que hacía cosas que no eran populares. Se equivocó muchas veces, incluso afectó su trayectoria, pero siempre lo que hacía era con integridad y con valentía moral. Eso es lo que falta hoy. Los líderes de hoy no son honestos y no tienen esa valentía moral, nos hemos acostumbrado a ello, pero no deberíamos tolerarlos, deberíamos exigir más”.

“Me da mucho placer que mi libro haya tenido tanto éxito. Abarca todo el periodo desde 1933 hasta 1940 y quería mostrar las actitudes, cómo cambiaban, cómo se desarrollaban. Para cambiar el presente no se puede ver el pasado inmediato, hay que mirar décadas para entender. Lo que quise hacer fue una gran trenza y juntar las narrativas para que el lector de mi libro pudiera experimentar los mismos dilemas políticos que enfrentaban los líderes de ese momento. ¿Qué hubiera hecho yo?, es la pregunta para los lectores”, concluye.

Comments are closed.