Concepción Company

Los mexicanos abusamos de las indiferencias y los afectos

La filóloga Concepción Company, integrante de El Colegio Nacional, dictó la conferencia Gramática, cultura e identidad III. Indiferencias y afectos sintácticos, que forma parte el ciclo La gramática en la construcción histórica de México. A través de la despersonalización se oculta la identificación respecto de quién se habla, es el equivalente a hacernos pa´lo oscurito, definió la investigadora.

Ciudad de México, 22 de mayo (MaremotoM).- Existen diversas formas en las que en español se oculta a la persona de quien se habla o se la convierte en anónimo, afirmó la filóloga, Concepción Company Company, integrante de El Colegio Nacional, quien impartió en línea la conferencia Gramática, cultura e identidad III. Indiferencias y afectos sintácticos.

Concepción Company dijo estar cerca de tratar el español actual de México al entrar en la indiferencia y los afectos, ángulo en el que los hispanohablantes se sienten reconocidos porque abusan de ellos. Expresamos por supuesto nuestra identidad a través suyo, señaló al dar continuidad al ciclo La gramática en la construcción histórica de México, mediante las plataformas digitales de El Colegio Nacional.

La sintaxis es la disciplina que analiza cómo se combinan y se disponen linealmente las formas de una lengua y cómo, a través de esas combinaciones, puede manifestarse la simbolización del mundo de los seres humanos. Lo fundamental es que la sintaxis, es el soporte esencial de la visión de mundo e identidad de un pueblo y su análisis permite entender mejor quiénes somos, afirmó.

Esto ayuda a entender cómo las lenguas manifiestan sus obsesiones culturales, como las denomina Concepción Company, porque su nombre técnico es patrón de gramaticalización o patrón de lexicalización, sobre lo que ofreció ejemplos en inglés y en español.

En inglés una obsesión o patrón de gramaticalización es el cambio del cuerpo en el espacio (up o down), mientras que, en español, se refiere a una afectación del cuerpo por el cambio de movimiento (se). Por ejemplo: En inglés kneeldown, que en español es arrodillarse; en inglés (stand up) que en español es levantarse; en inglés (wakeup), que en español es levantarse, y así, (sitdown), sentarse; (laydown), acostarse.

Un patrón de gramaticalización, paradójico, es que las indiferencias y los afectos sintácticos son opuestos en el mundo semántico, en gran parte comparten sintaxis, pero crean efectos semánticos opuestos, subrayó.

La conferencista definió la impersonalidad o indiferencia que se describe con muchos términos que forman distintos grados de distanciamiento, como un hacernos pa´lo oscurito. Se trata de mecanismos sintácticos que ocultan al responsable de los hechos o que impiden identificar a un agente de la acción que significa el verbo como fueron encontrados tres cuerpos, porque no hay un sujeto lógico, ni semántico ni gramatical al decir amanece temprano o hay pájaros en los alambres.

La afectación es el mecanismo contrario porque se trata de meter nuestra cuchara, aunque nadie nos pida nuestra opinión. El hablante codifica explícitamente su involucramiento en lo que está expresando de él, de lo que dice su interlocutor y de lo que considera relevante en su entorno como en el ejemplo yo te como de todo; me cae. En este mundo de hacemos pa´lo oscurito, el mecanismo de la impersonalidad, que es una obsesión del español, es el de mayor grado.

Otro grado de hacernos pa´ lo oscurito, pero más voluntario, es el de la despersonalización, porque se oculta el agente y lo expresado no se puede concebir sin la actuación de un ser humano: se rompió el jarrón; se me perdieron cien pesos o fueron hallados tres cuerpos. En los tres casos se trata de acciones que tienen sujeto lógico, pero no lo llevan en la sintaxis, ejemplificó.

Te puede interesar:  El asesinato de Margarito fue el número 75 que se comete en tan solo 17 días de enero
Concepción Company
Concepción Company. Foto: Cortesía

Respecto a impersonalidad y despersonalización y la indiferencia, la lingüista dijo que implican la indiferencia y el no involucramiento del hablante como  en los casos siguientes:

Con verbos meteorológicos:

Amanecí otra vez entre tus brazos, y

Me anochezco pensando en el arte.

Los verbos impersonales se pueden personalizar y se pueden conjugar.

Otras estrategias de impersonalidad son cuasi impersonales, porque el verbo factitivo hacer y los predicativos ser y estar se colocan con sintagmas de tiempo o que indican clima y expresan personalidad:

Hace mucho tiempo que las obras hubieran tenido que paralizarse

Hace un calor infernal a mediodía

…de manera que de un lado siempre es de día y en el otro siempre es de noche, expuso.

Las pasivas y los verbos en tercera persona son otro mecanismo de despersonalización, de hacernos pa´l oscurito porque nadie se responsabiliza: dicen por ahí…por lo que dicen…

Otros cuatro cadáveres fueron hallados. Ahora totalizan nueve.

Unos segundos después llaman a la puerta. Nadie contesta. Se abre.

En español el rey de la despersonalización es la partícula se, que usamos para todo:

Te extraño, como se extrañan las noches sin estrellas, como se extrañan las mañanas bellas.

Como al caballo blanco, /Le solté la rienda /A ti también te suelto. / Y te me vas ahorita.

Otros ejemplos son aquellos en los que se diluye el yo en una estrategia de solidaridad colectiva:

Tenemos que hacer sacrificios si queremos salir de la crisis (que en realidad significa háganlo ustedes no yo).

Que dice el padre prior que bajen al huerto, recojan las verduras y las frutas, rieguen, y subamos todos a comer.

Jugamos como nunca y perdimos como siempre.

Y si en la morfología y en la sintaxis hay estrategias de despersonalización, también  en el léxico:

Se acercó un amigo /un bato /un carnal/ un compa /un cuate/ un güey/ un morro/ un pendejo/ un tipo/un valedor… etcétera.

También están las estrategias discusivas de despersonalización:

Como dijo aquel, más vale prevenir que lamentar

… como dice el dicho

Bien dicen que quien mal anda mal acaba

Al buen comer llaman Sancho

Sobre la afectación, la investigadora recalcó que el hablante codifica explícitamente su involucramiento respecto de lo expresado, es decir metemos nuestra cuchara sin que nadie no lo pida como en las siguientes frases:

Se desayuna su toronja todos los días

Le ponemos al difunto su mole

Como al caballo, /Le solté la rienda/ A ti también te suelto. / Y te me vas ahorita

Sus cercanos tratan de hacerle más levadera su vida.

Vas a sentir que lloras/ sin poder siquiera derramar/ tu llanto

Aquí mis ojos que no puede dormir

Finalmente Concepción Company Company comentó que tanto este hacerse pa´l oscurito, como las afectaciones, proliferaron en el español como hongos y gusta más lo primero que lo segundo. Afectarse es más coloquial, más popular y las gramáticas lo estigmatizan, lo consideran propio de personas poco instruidas.  

Comments are closed.