Ángel Miquel

Los sueños son nuestra esencia inaprensible: Ángel Miquel

Nuestro entrevistado y autor de este libro es cineasta y enseña materias ligadas con el cine en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. “Sin proponérmelo hice un rastreo histórico y cultural sin ningún afán de totalidad, pero sí ver qué pensaron en Grecia, en Egipto, en el Tibet, ¿cómo están representados los sueños en el Evangelio?

Ciudad de México, 18 de mayo (MaremotoM).- Los sueños forman parte de nuestra vida y esconden esa parte de misterio que muchas veces no nos animamos a definir. De los sueños han escrito de Sigmund Freud hasta Hugo Hiriart. Los sueños son la materia de Akira Kurosawa, no sólo en su técnica Rahosmon, sino en su película Los sueños, donde reflejan los cambios experimentados por Japón a lo largo de un siglo.

Precisamente, de sueños está también hecho el libro Residencia de Pegaso, editado por Trilce y escrito por Ángel Miquel.

ENTREVISTA EN VIDEO A ÁNGEL MIQUEL

“Todos los sueños son estrambóticos. Estoy de acuerdo con lo que dice Hugo Hiriart, que todos inventamos los sueños, aunque desde una perspectiva especial. Casi siempre los sueños están relacionados con algo, pero que no alcanzamos a ver. Hemos preparado en la vida nuestros sueños, pero su aparición es como un recordatorio que hay asuntos que tiene otra forma de mostrarse. Los sueños son el otro lado de la luna”, dice Ángel Miquel.

Te puede interesar:  Centroamérica es una región que sorprendentemente respira y vive una frecuencia similar a México: Diego Olavarría

“El análisis de los sueños en el curso de una terapia, sirve para algo. El gran Freud se pescaba de distintos elementos para un fin específico que era su propia terapia. Para él los sueños eran simplemente una herramienta para meterse en el inconsciente y ver qué hay”, agrega.

Residencia de Pegaso
Residencia de Pegaso, Foto: Cortesía

Nuestro entrevistado y autor de este libro es cineasta y enseña materias ligadas con el cine en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. “Sin proponérmelo hice un rastreo histórico y cultural sin ningún afán de totalidad, pero sí ver qué pensaron en Grecia, en Egipto, en el Tibet, ¿cómo están representados los sueños en el Evangelio? Hay miniensayos, sin pretensión de sistematicidad, para demostrar que ahí ha estado siempre este universo fascinante”, dice.

Ángel Miquel
Los sueños son una materia infinita. Foto. Cortesía

El subtítulo del libro es Sueños propios y ajenos, uno poco para demostrar que hay “una puesta en escena del sueño, que en mi caso es mi propia familia. Muchos se acuerdan de sus sueños y nos los contamos, para divertirnos. El sueño tiene algo muy profundo, eso que tiene la narrativa, los cuentos populares, los cuentos de hadas, tienen una sustancia mágica que entretiene”, afirma.

“Los sueños son una materia infinita y debo reconocer que por la escritura de mis sueños, hay una fuerte influencia del cine. Atender a los sueños es muy importante y a veces nos ayuda a resolver problemas”, acepta.

Comments are closed.